Agnès b. cree que los jóvenes serán los protagonistas de un mundo pos-covid más solidario y ecológico y llama a los "ricos a compartir", fiel a un mensaje que la veterana diseñadora francesa y mecenas de proyectos como la célebre goleta Tara, lleva años promoviendo.

Pregunta: Se habla de un "mundo de después" de la pandemia de la covid-19. ¿Cree que se frenará el frenesí por el consumo?

Respuesta: Espero que esta especie de retiro haya cambiado las perspectivas. ¿Cómo compartir nuestra tierra? Hay una sensibilización entre los jóvenes formidable. Todo está relacionado: los campesinos piden a los habitantes de las ciudades que les vengan a ayudar, hay jóvenes que tienen previsto instalarse en granjas... Saldremos diferentes de todo esto.

P: ¿Cómo vivió el confinamiento?

R: Nunca había pasado una primavera así. Nunca había trabajado tanto. Tengo la suerte de tener un gran jardín, era como una isla. Vi todas las flores abrirse, una detrás de otra, de forma cronológica. Tomé fotos.

P: ¿Cree que la crisis económica exacerbará las tensiones sociales y el populismo?

R: No me gustaría estar en el lugar del presidente. En Francia, siempre hay que criticar. Lo más importante es traer dinero a Francia, que los ricos compartan, absolutamente. Hay muchos pobres y ricos demasiado ricos. Yo sé lo que es ser pobre. Hay personas que viven en viviendas precarias, otras sin techo. Las diferencias siempre existieron. Hubo la Revolución Francesa pero no cambió nada.

P: ¿De qué manera se puede apoyar ahora a los países en desarrollo?

R: Hay que fabricar allí donde se puede ayudar. Fabricamos todo lo que podemos en Francia, pero tenemos una política que consiste en aportar un valor añadido en lugares como Perú, que produce la alpaca, y Mongolia, que fabrica la cachemira. También hay bordados de Madagascar. Siempre hubo esta ética en mi firma.

P: ¿Teme que con la epidemia la ecología pase a un segundo plano?

R: La juventud es consciente de la importancia creciente de la ecología. Yo sigo apoyando a Tara, la goleta (de investigación científica, ndlr) que ha dado la vuelta al mundo. Es mi contribución personal a la ecología haber comprado este barco hace 13 años. ¿Qué pasará en los océanos? ¿Pondremos fin a estas redes gigantescas que rascan los fondos marinos? Tengo muchos nietos y me doy cuenta hasta qué punto se sienten implicados.

P: ¿Cómo se está apropiando la moda de las mascarillas como complemento?

R: Nosotros hemos fabricado muchas mascarillas, cada tejido debía ser aprobado, todo está muy reglamentado. Compramos las reglamentarias para nuestros trabajadores. Y yo he diseñado mascarillas con patrones, con sonrisas con pintalabios de tres colores diferentes. Para los hombres, dibujo solo una boca.

También fabricamos 2.000 batas en el norte de Francia para dar a los hospitales de los suburbios, ¡contribuimos como podemos!(AFP)

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO