(Publicidad)
(Publicidad)

Ciudad de México – Javier Ferrán, ha dejado el consejo administrativo de Desigual debido a su incorporación a Diageo, por el momento no ha habido ningún nombramiento para su sustitución por medio de la marca española.

Ferrán se incorporó al equipo de la marca española en el verano del 2014, como consejero de la marca presidida por Thomas Meyer. El anuncio de la incorporación de Javier al equipo de Diageo se anunció en la primavera del 2016, se dijo que Ferrán se incorporaría en Enero del 2017 a la marca dueña de las bebidas J&B, Johnnie Walker, Guinness y Tanqueray. Lo que daría la impresión de que la marca de moda española anunciaría su remplazo a principios de este año, lo cual, no ha sucedido y al parecer no hay planes para ello.

Según la información extraída por Boletín Oficial del Registro Mercantil, la salida de Javier Ferrán como consejero de Desigual tuvo efecto el pasado 6 de febrero. Según datos de moda.es, no está previsto que su puesto en el consejo sea cubierto. Ferrán también era hasta ahora miembro del consejo de administración de SABMiller y Primark.

Los miembros del consejo se mantienen como dos por el momento, con la participación de Marcelo Bottoli y Pierre Cuilleret. La marca ha visto pocos movimientos dentro de su consejo, siendo solo este último y la incorporación de Bernardo Hernández en 2016, los únicos dos cambios de la marca en años. La incorporación de Hernández a la marca fue debido a sus grandes conocimientos en tecnología, y tiene el propósito de “potenciar la adaptación a la nueva realidad digital como una forma de conocer y responder mejor a los clientes” según datos otorgados por la marca.

La marca española todavía no publica los resultados de su último ejercicio fiscal que abarca el año 2016. Los últimos datos financieros de la marca, concluyen que la compañía cerro el 2015 con una baja en sus ventas del 6,8 por ciento a comparación con el año anterior. Si los resultados de este año que concluyó son parecidos a los del 2015, se puede decir que la empresa ha bajado a los 900 millones de facturación.