Trump frena una nueva subida arancelaria para los bolsos fabricados en China

Madrid- El Gobierno de Estados Unidos anunció durante el pasado fin de semana que suspende la subida arancelaria del 25 al 30 por ciento a las importaciones chinas que tenía previsto implantar mañana martes.

La medida se ha situado como un “gesto de buena voluntad” por parte de Estados Unidos, y llega después de que ambos países hayan alcanzado un principio de acuerdo para poner fin a su creciente guerra comercial. Acuerdo que podría sellarse durante la cumbre del foro de la APEC (Foro de cooperación económica Asia-Pacífico) del próximo mes de noviembre en Chile.

“Hemos llegado a una primera fase sustancial en el acuerdo con China”, indicaba, tal y como recoge el medio económico Expansión, el presidente de los Estados Unidos momentos después de su reunión en la Casa Blanca con el viceprimer ministro chino Liu He. “El acuerdo que acabo de alcanzar con China es, con diferencia, el mejor y más grande acuerdo que se haya hecho para nuestros patriotas granjeros en la historia de nuestro país”, declaraba más tarde el propio presidente a través de su cuenta oficial en Twitter. “De hecho, está la pregunta de si podrá o no product tanta cantidad de producto. Nuestros agricultores lo resolverán. ¡Gracias China!”.

A la espera de la retirada completa de los aranceles

Fruto de este principio de acuerdo, la subida arancelaria para los bolsos fabricados en China que estaba incluida dentro de las medidas que debían implementarse este martes, queda paralizada. Una medida que sin embargo no conllevará la retirada de los aranceles para ropa, calzado y complementos que se impusieron hace apenas un mes.

“Si bien acogemos con beneplácito la decisión del Presidente de paralizar un nuevo aumento adicional de tarifas arancelarias para muchos de nuestros productos, lo cierto es que esta serie de aranceles de carácter punitivo siguen cobrándose”, indicaba a través de un comunicado Rick Helfenbein, presidente y CEO de la asociación American Apparel & Footwear. “Esto significa que los estadounidenses todavía hacen rente a un 25 por ciento de coste adicional en mochilas, bolsos, maletas, sombreros y guantes. Y también que el 92 por ciento de nuestra ropa, el 53 por ciento de nuestros zapatos y el 68 por ciento de nuestros texilte importados desde China, se siguen viendo afectados por unos aranceles adicionales del 15 por ciento. Tarifa que se suma a los altos precios que ya se cobran por esta clase de productos”.

“Como ya hemos dicho a lo largo de esta guerra comercial”, proseguía Helfenbein, “no creemos que continuar imponiendo impuestos a los estadounidenses nos brinde de una mayor influencia en la mesa de negociaciones con China, y ya es hora de que se eliminen estos equivocados aranceles”, ya que “los continuos costes e incertidumbres asociados con esta política de tarifas podrían terminar provocando que el Grinch nos robara finalmente la Navidad”.

Y es que con esta congelación no terminan los temores ni las incertidumbres para la industria de la moda. Que mantiene su mirada puesta en la próxima subida arancelaria anunciada para el día 15 de diciembre , mientras espera con optimismo, y con grandes dosis de esperanza, que ambos países lleguen a un buen entendimiento y que finalmente no se produzca una nueva subida de aranceles que afectará a toda clase de artículos de moda y calzado, además de ordenadores portátiles o videojuegos.

Photo Credits: Pixabay.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO