• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • Thom Browne dice a los diseñadores emergentes que la creatividad es su ventaja más valiosa

Thom Browne dice a los diseñadores emergentes que la creatividad es su ventaja más valiosa

Por Jackie Mallon

2 sept. 2021

Empresas

Foto: ThomBrowne.com

Hablando con Peter Arnold, director ejecutivo del Fashion Scholarship Fund, el diseñador aconseja a la próxima generación del mundo de la moda que lo haga por su cuenta. Aunque los mentores son algo único, y uno de los de Browne es su antiguo jefe Ralph Lauren, es demasiado fácil confiar en cómo se han formado las carreras en el pasado y en cómo otros han alcanzado el éxito. "Realmente quería hacerlo a mi manera", dice. "Tienes que descubrir tu manera de hacer las cosas".

Y nadie puede negar que lo hizo. La claridad de visión de Browne, su forma de pensar fuera de lo común, sus shows imprescindibles de pasarela, le convierten en un modelo de creatividad dentro de la industria de la moda estadounidense. Pero no estudió moda, sino que nadó de forma competitiva en el colegio, antes de estudiar economía y japonés, para acabar convirtiéndose en un creativo en apuros en Los Ángeles. Su primera incursión en el mundo de la moda fue el resultado de la necesidad de un trabajo y la noticia de que había una vacante en Giorgio Armani. Se presentó y el resto es historia viva de la moda. Su ingenuidad fue, sin embargo, una ventaja: "Mi entrada en la moda fue más fácil porque no sabía dónde me metía".

Todos estos años de evolución del traje sastre, jugando con las proporciones, incorporando la inspiración vintage, para centrarse en atraer a una generación más joven han supuesto un sinfín de retos. Las gratificantes colaboraciones con marcas tan diversas como Moncler y Brooks Brothers han reforzado económicamente su negocio, aunque los altibajos del comercio minorista no le han dejado indemne. Entre los momentos decisivos de su carrera, recuerda que su primera colección fue comprada por la boutique parisina Colette y por la marca neoyorquina Bergdorf Goodman, pero los momentos más bajos no son mucho más bajos que su quiebra en 2009. Aunque su empresa es ahora propiedad mayoritaria del Grupo Ermenegildo Zegna, Browne no se siente en deuda con nadie y mantiene el control total. Los sacrificios forman parte del proceso. "Nunca podría volver a hacer esto, así que tuve que hacer todo lo posible para que siguiera adelante", dice.

Browne no sigue las tendencias ni persigue el espíritu del tiempo, ni siquiera presta demasiada atención al mercado. "Hay que saber lo menos posible de lo que ocurre en el exterior porque eso te libera", dice, un mensaje que parece ir en contra de las enseñanzas fundamentales de las escuelas de moda. "Estás paralizado por las ideas brillantes que ya han pasado". No utiliza pizarras de ideas, ni bocetos para el brainstorming creativo inicial. Habla de sus ideas con su equipo de diseñadores y patronistas de gran talento. "Luego, simplemente dejo que suceda", dice.

Cómo construye Thom Brown su equipo creativo

"Rara vez contrato a alguien con demasiada experiencia", dice Browne. "Tengo mucha gente que empezó su carrera aquí". Suele contratar a quienes han hecho prácticas para él y han demostrado que están "abiertos a sumergirse". Sin duda, los estudiantes y graduados se deleitarán al oír esto, pero añade la advertencia de que los candidatos deben entender su enfoque y lo que significa su marca. "Si no te gusta un traje gris, no sé por qué quieres trabajar conmigo", dice.

Cree que todos los licenciados deberían trabajar primero para una marca, aprendiendo con su dinero a apreciar el valor del trabajo duro y ver lo que implica el negocio, antes de plantearse siquiera lanzar algo. Los jóvenes diseñadores también deben abogar por sí mismos, hablando de aumentos o ascensos, porque la mayoría de las veces los jefes no piensan en estos asuntos. Él no piensa en estas cuestiones.

En los portafolios, a Browne le gusta ver intereses ajenos a la moda, así como pruebas de habilidades como el patronaje y la costura. Aunque se lamenta de que no hay nada más decepcionante que una idea provocativa que resulta ser prácticamente una cinta adhesiva, dedica estas palabras finales para los jóvenes creativos que empiezan en moda: "Nunca perdáis esa creatividad pura. Es lo más valioso".

La editora de moda Jackie Mallon es también educadora y autora de Silk for the Feed Dogs, una novela ambientada en la industria internacional de la moda.Este artículo ha sido previamente publicado en FashionUnited.COM, y traducido y editado al español por Veerle Versteeg.