Richemont se prepara para plantarle cara asociándose con Alber Elbaz

Nueva York – El enfant terrible de la moda francesa y el grupo suizo – el tercero del sector lujo mundial por capitalización - han anunciado un acuerdo de colaboración. Richemont se prepara así para hacer frente a una lucha cada vez más encarnizada por dominar la industria de moda y accesorios de lujo.

En un momento en el que LVMH redobla su apuesta por la joyería, el que ha sido hasta ahora el punto fuerte de Richemont, el grupo suizo saca la artillería pesada: a principios de semana anunciaba un acuerdo de colaboración con el diseñador marroquí Alber Elbaz, considerado por muchos como el ‘enfant terrible’ de la moda parisina.

Richemont saca la artillería pesada para hacer frente a una posible unión de LVMH y Tiffany

De llevarse a término, la adquisición de Tiffany & Co. será la mayor llevada a cabo por LVMH en toda su historia, lo que no hace más que añadir presión sobre los rivales directos del grupo presidido por Arnault, Kering y Richemont.

Richemont, más conocido como un negocio de joyería y relojería con etiquetas como Cartier, dio pocos detalles de la "puesta en marcha", y se negó a comentar si Elbaz lanzaría una marca completa y colecciones de ropa.

El proyecto supone un punto de inflexión para Richemont, que tiene menos peso en el segmento de moda de alta gama en comparación con sus rivales LVMH (LVMHA.PA), propietario entre otras marcas de Louis Vuitton y Christian Dior, o el dueño de Gucci, Kering (PRTP.PA). La creciente presión ha llevado a Kering a apostar por un crecimiento inorgánico para ampliar su cartera de marcas, entre las que se incluyen Yoox Net-a-Porter, Chloe y Azzedine Alaia.

Las marcas de joyería de Richemont - Cartier y Van Cleef & Arpels en particular - han tenido un buen desempeño, pero al igual que sus rivales de lujo, la compañía está expuesta a la agitación en Hong Kong, un gran centro comercial.

Elbaz rompe con el perfil bajo mantenido desde su salida de Lanvin para lanzar AZFashion

La empresa resultante de esta asociación será AZ Fashion, una startup innovadora y dinámica, destinada a convertir los sueños en realidad", según un comunicado conjunto. La firma se centrará en "desarrollar soluciones para las mujeres de nuestro tiempo", dijo Elbaz en un comunicado.

Cabe recordar que durante sus 14 años al frente de Lanvin, se le atribuyó a Elbaz la renovación de la casa de alta costura francesa, con versiones modernas de vestidos de cóctel de seda y diseños coloridos y femeninos. No obstante, las ventas de Lanvin se desplomaron después de su partida en 2015 y la marca fue finalmente comprada por Fosun.

Desde entonces, destaca Bloomberg, Elbaz ha sido cortejado por marcas de lujo: colaboró con el zapatero italiano Tod’s en algunos diseños de mocasines y bolsos, aunque no se hubiera comprometido con una marca en concreto.

"Al escuchar a Alber Elbaz describir su visión de la moda y los proyectos que inspira en él, otra vez me impresionó su creatividad y perspicacia", explicó el presidente de Richemont, Johann Rupert, comentando el anuncio a principios de semana. “Su talento e inventiva, con su sensibilidad hacia las mujeres y su bienestar, serán de gran valor para nuestro grupo y sus maisons. Damos una calurosa bienvenida a Alber a Richemont y esperamos una asociación emocionante”, concluyó Rupert en el mismo comunicado.

Por su parte, Elbaz apuntó que está “muy feliz de asociarme con Richemont y establecer mi ‘fábrica de sueños’, que se centrará en desarrollar soluciones para las mujeres de nuestro tiempo. Estoy extremadamente emocionado de colaborar con buenas personas, personas talentosas e inteligentes, y espero también divertirme mucho con esta nueva aventura”.

Richmont publicará una actualización financiera el 8 de noviembre.

Photo: Christophe Archambault / AFP

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO