• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • Reindustrialización, incentivos fiscales y menos burocracia: las claves de la CEOE para impulsar la recuperación

Reindustrialización, incentivos fiscales y menos burocracia: las claves de la CEOE para impulsar la recuperación

Por Jaime Martinez

26 nov 2020

Empresas

Madrid – La Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE presentaba, en el día de ayer, sus recetas para la recuperación económica. Un informe bajo el nombre “Documento marco para la recuperación, la transformación y la resilencia de la economía española”, que viene a ofrecer la visión empresarial sobre el Plan para la recuperación “España Puede” elaborado por el Ejecutivo liderado por Pedro Sánchez.

Tal y como defienden los empresarios en el mencionado informe, para abordar los duros trabajos de recuperación de los que deberá ser objeto la economía española, se deberían acometer importantes y significativas reformas y aplicarse un estudiado plan de inversiones. Medidas que deberían de complementarse con la puesta en marcha de mayores incentivos fiscales, así como de la eliminación de aquellas trabas burocráticas que impidan el ágil desempeño y la creación de empresas. Y todo ello sin dejar de lado el importante papel que en esta fase de recuperación ejercerán los conocidos como fondos europeos. La mayor aportación de recursos económicos en la historia de la Unión Europea, y cuya finalidad, bien empleados, debiera ser la de no solamente acelerar la recuperación de una economía como la española, de las más castigadas como consecuencia de esta pandemia, sino el acelerar la transformación del modelo productivo.

“Los fondos europeos son una oportunidad histórica para un momento excepcional”, se encarga de señalar a modo de introducción de este informe Antonio Garamendi, presidente de la CEOE. “Esta respuesta de la UE combina, por un lado, la necesidad de recuperar la economía del impacto de la pandemia y, por otro lado, la apuesta por la transformación del modelo productivo hacia uno más digital, sostenible y resilente”. Un proceso de transformación que puede contribuir de manera excepcional al impulso de las distintas economías europeas, pero frente al cual la española, “uno de los países más afectados” deberá acometer unos esfuerzos extras, siendo “la previsión de la Comisión” la de que experimente “una caída del 12,4 por ciento del PIB en 2020, la mayor de los países europeos”, y con “las estimaciones de los organismos nacionales e internacionales” alumbrando “un camino difícil para 2021”.

“En este contexto”, añade Garamendi, “el Plan ‘España Puede’ y los Presupuestos Generales del Estado para 2021 constituyen dos pilares fundamentales” a la hora de “generar un marco de actuación de confianza y estabilidad” que ayude a asentar las bases de la recuperación. Una finalidad para cuyos trabajos debieran pasar, según los empresarios, por la puesta en marcha de “reformas e inversiones”, así como de todas aquellas medidas “adicionales que permitan su ejecución y puesta en marcha”, como “la eliminación de trabas burocráticas” o la aplicación de “incentivos fiscales y/o avales públicos que sirvan para proteger al tejido productivo y asegurar su liquidez”.

Más inversión privada, reformas estructurales y mayores recursos para la reindustrialización de la economía

Como principales objetivos para la recuperación de la economía española, la CEOE sitúa así el recomponer, reactiva y afianzar la estructura empresarial afectada por la crisis del coronavirus; promover un plan de inversiones privado, que incluya un esquema colaborativo público-privado; así como impulsar un programa de reformas estructurales que sepa responder a los principales retos y oportunidades de la economía española.

En este sentido, y sobre estos principales ejes, desde la patronal consideran prioritario destinar los recursos económicos a proyectos de inversión, liderados por el sector privado, que permitan impulsar el crecimiento y la competitividad a futuro de la economía española. Punto en el que el sector financiero debiera de participar de manera activa, gestionando los recursos y canalizándolos, vía crédito. Sin olvidar en este aspecto la importancia, entienden los empresarios, de destinar una mayor parte de recursos económicos a la reindustrialización de la economía, teniendo en cuenta el menor peso del sector industrial de España, un 16 por ciento sobre el PIB, en comparación con el de otros Estados miembros, muy lejos del 20 por ciento marcado como objetivo de la UE para 2020.

En cuanto al tema de las reformas estructurales, desde la CEOE defienden modernizar y flexibilizar la economía, y mejorar su crecimiento, a través de medidas como la consolidación fiscal, una mejora en la coordinación y contratación con las administraciones públicas y con la reducción de la complejidad administrativa y de la burocracia, avanzando con ello hacia una mayor unidad de mercado. Mientras que en otras cuestiones, como las pensiones, apuntan a la búsqueda de mecanismos que aseguren la sostenibilidad del sistema público; en el mercado laboral, por fomentar su flexibilidad; y en educación por una mayor capacitación que ayude a hacer frente al déficit de capital humano y tecnológico de las empresas.

Más incentivos frente a las subidas de impuestos propuestas por el Gobierno

Mención aparte merece la férrea defensa por maximizar el impacto de los fondos europeos, a través de mayores incentivos fiscales, que defienden desde la CEOE. Objetivo para el que apuntan a unas ayudas y/o avales públicos que sirvan para proteger al tejido productivo y asegurar su liquidez, especialmente de las Pymes y autónomos. Punto en el que censuran la “dirección contraria” que toman los Presupuestos Generales del Estado para 2021 elaborados por el Ejecutivo.

“En vez de apostar por incentivos fiscales en el corto plazo que aumenten el potencial de crecimiento, se apuesta por una mayor presión fiscal” mediante “una subida de impuestos” como los de “sociedades, IRPF, Patrimonio, etc”, que “genera mayor presión aún a empresas y familias en un contexto de máxima debilidad de la economía”. Por esa razón, “sería deseable que el ‘Plan España Puede’ se viese acompañado por un marco adecuado de incentivos fiscales y/o avales públicos, que facilite la supervivencia del tejido productivo y permita la reactivación de la inversión empresarial lo antes posible”.

Photo Credits: Unsplash.

ceoe
CORONAVIRUS
GOBIERNO DE ESPAÑA