¿Qué implicaciones tendría un Brexit “duro” para la industria de la moda?

Durante más de dos años, el Brexit ha sido un tema recurrente en las noticias. Desde que Reino Unido votase su “salida” el 23 de junio de 2016, ningún otro tema ha dominado de tal manera la política europea como lo ha hecho el Brexit. Sin embargo, no ha habido ningún progreso real desde entonces. Theresa May prometió una vez que "Brexit significa Brexit y vamos a hacer de él un éxito". Sin embargo, observando las noticias de los últimos días, es difícil reconocer al Brexit como una verdadera historia de éxito.

Actualmente, no está nada claro qué camino tomará el Reino Unido, lo cual complica la identificación de los problemas que puede plantear el Brexit en relación con los derechos de propiedad industrial. La Oficina de Propiedad Intelectual del Reino Unido ha publicado una serie de directrices en su página web, aunque nada parece seguro. Por consiguiente, este artículo debe considerarse meramente como un reconocimiento de ciertas cuestiones potenciales:

Muchas de las casas de moda han expresado sus temores acerca de las potenciales consecuencias de un Brexit para su industria, la cual se estima que alcanza los 50 mil millones de libras. No obstante, todas las marcas que se han aferrado a la esperanza de un Brexit regulado o de una "salida del Brexit" deberían ahora tomar medidas de precaución.

¿Qué supondría para la industria de la moda, tanto europea como británica, un escenario de Brexit "sin acuerdos"?

Libre circulación de mercancías: ¿Podré seguir distribuyendo mis productos de moda a través de la nueva frontera entre el Reino Unido y la UE después de un Brexit “sin acuerdo”? Cuando el Brexit realmente ocurra, toda la normativa europea perderá automáticamente su eficacia en el Reino Unido. Por ello, el Parlamento ha adoptado medidas y ha promulgado una ley que declara que todos los reglamentos de la UE siguen siendo aplicables, a menos que se haya encontrado un nuevo reglamento para esa ley en particular. Esto puede sonar como una solución simple, pero no implica que el status quo se vaya a mantener.

El Reino Unido no puede simplemente decidir mantener abierta la frontera con la UE. El efecto inmediato del Brexit podría dar lugar a controles aduaneros y peajes en todas las fronteras de la UE. Dado que estos controles se habían abandonado hace años, actualmente no está claro si las autoridades británicas tendrán la capacidad de gestionar esta cuestión a tiempo. Famosos minoristas como “London´s Harrods” han comenzado a almacenar grandes cantidades de productos para asegurarse de que no se encontrarán con ninguna escasez durante el próximo verano. Algunos expertos advierten que incluso retrasos de entre 10 y 30 minutos en la frontera podrían dejar a las empresas fuera del negocio.

Entonces, ¿qué tienen que hacer las casas de moda? Todas las empresas que importen del Reino Unido a la UE o viceversa deberán preparar todos los trámites para el despacho de aduanas en la frontera, asegurándose de disponer de los recursos necesarios para abordar este problema (por ejemplo, número adecuado de personal, infraestructura informática apropiada y capacidad de almacenamiento). Al mismo tiempo, las casas de moda deberán revisar los contratos con sus proveedores para determinar qué parte puede tener que soportar costes adicionales y quién será responsable de los potenciales daños, debiendo incluso considerarse la posibilidad de renegociar estos acuerdos.

Obligaciones relacionadas con los productos: ¿Qué cambiará en un escenario en el que no haya acuerdo?

Los productos de moda procedentes del Reino Unido que se entreguen a través de la "nueva frontera" hacia la UE podrían "ponerse a disposición" por primera vez en el mercado interior de la UE, existiendo la posibilidad de que la casa de moda en cuestión fuese considerada como "fabricante" o "distribuidor" de estos productos, lo que conllevaría responsabilidades y deberes adicionales. A modo de ejemplo, dicha casa de moda podría al menos ser corresponsable de cumplir con las leyes pertinentes que rigen el etiquetado textil. Esto puede hacer que la responsabilidad del carácter de un producto recaiga en estas casas de moda en lo que respecta a las mercancías que cruzan la nueva frontera en su pedido. Protección de marcas y diseños

En particular, las marcas protegen el activo más valioso de la industria de la moda: el esfuerzo creativo y la marca (¿qué vale un bolso Louis Vuitton sin el famoso monograma o un abrigo Burberry sin el famoso patrón de cuadros?)

En el supuesto de que no haya acuerdo es posible que las marcas, los dibujos y los modelos pierdan, al menos parcialmente, su validez. Para asegurarse de que esto no suceda, las casas de moda deberían registrar sus derechos de propiedad industrial en Reino Unido.

¿Qué ocurrirá con mis marcas y licencias europeas?

Los titulares de alguna de los 11 millones de marcas registradas a nivel Europeo pueden estar tranquilos. Independientemente de si se llega a un acuerdo o no, la Oficina de Propiedad Intelectual del Reino Unido ha anunciado que creará un "gemelo británico" para todas las marcas europeas registradas. La Oficina ha anunciado que copiará todas las marcas europeas que estén registradas en la fecha del Brexit y creará su marca homóloga a nivel nacional de manera gratuita para el titular. Presumiblemente, todos los titulares serán contactados y recibirán información sobre la creación de estas nuevas marcas.

Esto implica que todos los titulares de marcas europeas registradas no tienen que adoptar medidas inmediatas para mantener la protección de sus marcas a nivel nacional. Sin embargo, las empresas deben tener en cuenta que, a partir de la fecha del Brexit, serán titulares de dos marcas completamente independientes, lo que significa que todas las marcas nacionales tendrán que ser gestionadas por separado. Asimismo, las empresas que se apoyan en despachos de abogados para gestionar su cartera de marcas deberán comprobar si el bufete en cuestión es capaz de continuar representándolas en Reino Unido. De no ser así, el titular deberá considerar la posibilidad de instruir a nuevos representantes.

Sin embargo, las marcas europeas que no se hayan registrado en la fecha en la que se produzca el Brexit no tendrán su marca homóloga nacional, por lo que las empresas que deseen que su solicitud de marca comunitaria pendiente cubra también el Reino Unido deberán presentar una solicitud de marca nacional del Reino Unido por separado. Especialmente cuando se trata de marcas clave, las casas de moda deberán tomar precauciones para asegurarse de que sus competidores no se apropien de sus marcas.

Todos los fabricantes de productos bajo licencia también tendrán que ser proactivos para proteger sus productos. Esto no sólo afecta a los fabricantes de camisetas de Star Wars y calcetines Snoopy, sino también a los fabricantes de otros productos como perfumes, cosméticos y gafas de sol, que a menudo son fabricados por licenciatarios especializados.

Toda casa de moda que conceda licencias de marcas a terceros o que sea licenciatario de una marca europea deberá comprobar los contratos correspondientes, debiendo evaluar cuidadosamente si el actual acuerdo de licencia todavía permite fabricar y vender los bienes pertinentes después del Brexit a través de la nueva frontera. Es posible que haya que renegociar algunos de los acuerdos, debiendo considerarse la posibilidad de inscribir la licencia en el registro nacional pertinente.

¿Qué ocurre con mis diseños de la UE?

Para la industria de la moda, los diseños son también un activo clave. La mayoría de las casas de moda protegen ciertos estilos, cortes y el carácter estético de sus artículos de moda mediante el registro de diseños europeos. Como ejemplo reciente del valor de estos derechos, el grupo Only the Brave consiguió una gran victoria para sus marcas Diesel y Marni al dictaminar un tribunal italiano que el gigante de la moda rápida Zara había infringido el derecho de diseño de sus competidores para un modelo de vaqueros llamado "Skinzee-SP2".

Al igual que en el caso de las marcas de la UE, la Oficina de Propiedad Intelectual de Reino Unido ha anunciado que los dibujos y modelos comunitarios registrados también recibirán un “gemelo británico”, no teniendo por tanto que registrar de nuevo sus creaciones.

Con respecto a las solicitudes de dibujos y modelos comunitarios registrados que aún estén pendientes de registro en la fecha del Brexit, las casas de moda deberían registrar los mismos, pero a nivel nacional.

Una solución similar podría adoptarse para el denominado dibujo o modelo comunitario no registrado. Los diseñadores también pueden reclamar derechos sobre los dibujos y modelos contra imitaciones en Europa sin pagar tasas y sin necesidad de un proceso de registro siempre que cumpla determinados requisitos. Sin embargo, los beneficios de un diseño comunitario no registrado tienen un precio. En comparación con el dibujo o modelo comunitario registrado, la duración de la protección es mucho más corta y, en la práctica, la ejecución de este es una tarea mucho más ardua. Siguiendo con el ejemplo anterior, la demanda contra ZARA se basaba tanto en los diseños registrados como en los no registrados. Junto al diseño registrado de los vaqueros, Only the Brave también consiguió demostrar que ZARA había infringido su innovador diseño no registrado de sandalias y ordenó a la empresa española que cesara toda venta de los productos afectados.

La Oficina de Propiedad Intelectual de Reino Unido ha anunciado que todos los dibujos y modelos comunitarios no registrados existentes seguirán siendo reconocidos en el Reino Unido. Este derecho se refiere a todos los dibujos y modelos no registrados que se comercializaron por primera vez en la Unión Europea. Tras el Brexit, el Reino Unido ha anunciado la aprobación de una legislación que conceda diseños no registrados a los diseñadores británicos, pero todavía no está claro cómo será la protección. Las empresas que no hayan registrado sus diseños deberían seguir de cerca la evolución de la situación en el Reino Unido para determinar dónde tienen que publicar sus diseños para obtener la protección que desean, ya que una simple aparición en la London Fashion Week puede decidir qué derechos adquiere una empresa. Teniendo en cuenta estas incertidumbres y el hecho de que el registro de diseños es bastante barato, se aconseja a los diseñadores que confíen más bien en los derechos de diseño registrados.

En contraposición con las cuestiones relativas a los despachos de aduana, el Reino Unido ha adoptado medidas bastante claras sobre cómo proceder con las marcas y los diseños europeos, pudiendo las empresas de moda pueden proteger su propiedad industrial con la estrategia adecuada por lo que ha llegado el momento de auditar la cartera de propiedad intelectual y de adoptar las medidas pertinentes. El consentimiento del titular de los derechos puede ser necesario cuando se transportan mercancías a través de una nueva frontera entre la UE y el Reino Unido.

Cuando se importen o exporten productos de moda a través de la "nueva frontera entre la UE y el Reino Unido", el principio de "agotamiento" de las marcas, dibujos y modelos ya no podrá aplicarse a esta situación. En este contexto, los derechos de propiedad industrial, como las marcas y los diseños, podrán "agotarse" para un producto determinado en caso de que dicho producto se haya comercializado en la UE con el consentimiento de sus titulares. En consecuencia, el titular del derecho ya no podrá prohibir el libre comercio de este producto en el mercado interior de la UE.

En caso de que no se produzca un acuerdo respecto al Brexit, el principio de agotamiento podría dejar de aplicarse en la relación UE-Reino Unido, o al menos no de la misma manera. Por lo tanto, una reimportación o importación paralela de artículos de moda del Reino Unido a la UE y viceversa podría seguir infringiendo los derechos de marca y diseño si no hay consentimiento del titular del derecho. Consecuentemente, es fundamental garantizar que el titular de los derechos de propiedad industrial de su correspondiente consentimiento antes de la circulación de mercancías "a través de la nueva frontera entre la UE y el Reino Unido".

Tareas para las casas de moda:

  • Preparar el despacho de aduanas

  • Verificar el etiquetado textil y otros requisitos relacionados con el producto

  • Comprobar los acuerdos de licencia y la necesidad de renegociación

  • Realizar una auditoría de los derechos de propiedad intelectual actuales y comprobar la necesidad de solicitar marcas y diseños nacionales del Reino Unido.

  • Comprobación y documentación de la prueba del uso efectivo en el territorio del Reino Unido

  • Contactar con los representantes nacionales de marcas y diseños

  • Desarrollar una estrategia para la protección de los dibujos y modelos no registrados; en caso de duda: registrar los dibujos y modelos.

  • Comprobar el consentimiento de los titulares de los derechos al comercializar productos a través de la nueva frontera

  • Queda por ver cómo un Brexit duro va a afectar a la economía europea. Ciertamente, el Brexit cambiará significativamente la industria de la moda en Europa.

José Mariano Cruz, Inmaculada López and Lourdes Castillo están especializados en litigios y propiedad industrial, asesorando a clientes tanto nacionales como internacionales de diferentes sectores (farmacéutico, construcción, financiero, automotriz y cosmético) en materia de propiedad intelectual, competencia desleal, incumplimiento contractual, responsabilidad civil por productos defectuosos, consumidores y litigios en materia de publicidad, entre otros.

Photo: Brexit Mural (Banksy) 03, source Wikimedia Commons

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO