• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • Puma eleva previsiones, pero alerta del riesgo de interrupciones en su cadena de suministro

Puma eleva previsiones, pero alerta del riesgo de interrupciones en su cadena de suministro

Por Jaime Martinez

28 oct 2021

Empresas

Photo Credits: Puma.

La multinacional alemana Puma, compañía especializada en el diseño, la venta y distribución de artículos y prendas de moda deportiva, hacía públicas ayer sus cuentas relativas al tercer trimestre de su actual ejercicio fiscal de 2021. Periodo de tres meses finalizado el pasado 30 de septiembre, durante el que la compañía siguió la tendencia al alza del sector deportivo, registrando un importante aumento en términos de ventas y de beneficios sobre sus valores prepandemia. Cifras que han llevado a la compañía a elevar sus previsiones de cara a lo que resta de ejercicio, pese a los avisos que evidencian, y así lo explican desde su propia directiva, de la continua interrupción a la que deberá de hacer frente la compañía dentro de su cadena de valor en el corto plazo.

Poniendo justa medida a estas valoraciones, Puma registró durante este último tercer trimestre del año unas ventas totales por valor de 1.900,4 millones de euros. Cifra superior en un +20,02 por ciento sobre los 1.583,4 millones en ventas que la compañía llegó a generar durante el mismo periodo de 2020, y en un +28,61 por ciento superior a los 1.477,6 millones de 2019. Un aumento de la facturación que se vio de esta forma igualmente reflejado en términos de beneficios, capítulo en el que la compañía ha logrado firmar un beneficio neto por valor de 144 millones de euros. Cantidad un +26,32 por ciento superior a los 114 millones que reunía a lo largo del mismo trimestre de 2020, así como un +43,28 por ciento por encima de los 100,5 millones de euros de beneficios del mismo trimestre de 2019.

Como resultado de esta última actualización sobre sus cuentas, a lo largo de estos primeros nueve meses de ejercicio Puma ha totalizado ventas por valor de 5.038 millones de euros. Cantidad un +35,65 por ciento superior a los 3.714 millones de 2020, y un +25,2 por ciento por encima de los 4.024 millones de 2019. Facturación que, en términos de beneficios, dejan a la multinacional sumando unas ganancias netas por valor de 302 millones de euros, un +459,26 por ciento más que frente a los 54 millones del complejo ejercicio de 2020, y un +23,27 por ciento por encima que con respecto a los 245 millones que reunía al cierre de los mismos nueve primeros meses de su ejercicio de 2019.

Photo Credits: Puma.

“El tercer trimestre fue otro trimestre muy fuerte para nosotros”, en el que “a pesar de muchos problemas operativos, nuestras ventas aumentaron un +20 por ciento y pudimos elevar nuestro EBIT desde los 190 a los 229 millones de euros para el trimestre”, entraba a explicar Bjørn Gulden, director ejecutivo de Puma, a través de unas declaraciones difundidas desde la propia compañía alemana. “Un bloque de producción relacionado con el Covid-19 en Vietnam del Sur, un mercado global de carga sobresaturado con tarifas altas y falta de una mayor capacidad”, así como “la congestión portuaria y una situación muy difícil en el mercado de la China, fueron algunos de los obstáculos que tuvimos que superar a lo largo de este trimestre”. A pesar de ello, “la demanda de nuestros productos fue alta, nuestros equipos trabajaron muy arduamente para poder hacer entrega de la mayor cantidad de productos posibles, y continuamos mostrándonos lo más flexibles y con vocación de servicio para nuestros socios comerciales que pudimos ser”.

Mejora de previsiones para el cierre de 2021

De cara a lo que resta de ejercicio, desde la dirección de la compañía alemana estiman seguir con la tendencia al alza sobre la demanda de sus productos. Lo cual esperan que se traduzca en un aumento de ventas para el cierre del año de un +25 por ciento. Porcentaje superior al +20 por ciento de crecimiento con el que la compañía preveía llegar a cerrar este ejercicio de 2021.

Como resultado de este incremento de su facturación, la compañía deportiva espera registrar para el cierre de ejercicio un resultado operativo (EBIT) de entre 450 y 500 millones de euros, frente a su anterior estimación de entre 400 y 500 millones. Manteniendo no obstante su rechazo a poder adelantar una estimación más detallada sobre su utilidad bruta o sobre cuáles serán sus gastos operativos. Limitándose a este respecto solamente a destacar a que esperan que el beneficio neto mejore “significativamente” al cierre del año, eso sí, al tiempo que remarcan los permanentes riesgos de interrupción que presenta su cadena de suministros en el corto plazo.

“Como resultado del cierre más prolongado de lo esperado en Vietnam del Sur, así como de la congestión portuaria y la falta de contenedores, la industria se enfrenta a unos retrasos, que están teniendo un impacto negativo en el suministro de productos de Puma en el corto plazo”, entran a detallar desde la multinacional alemana. Aún así, “Puma continuará maniobrando sobre estos desafíos aprovechando el fuerte impulso de su marca y su flexibilidad operativa”. “El fuerte y rentable crecimiento cosechado a lo largo de los nueve primeros meses de 2021, una sólida linea de productos, así como las buenas valoraciones que recibe de sus socios minoristas y consumidores, nos dan la confianza necesaria para garantizar dentro del medio plazo el éxito y el crecimiento de Puma”.

”Prevemos que continuará la alta demanda de nuestros productos, pero también vemos que las limitaciones dentro de la cadena de suministros seguirán suponiendo un problema durante el resto del año”, añade Gulden. Para hacerles frente, “continuaremos sorteando los problemas operativos de la mejor manera posible, al tiempo que también continuaremos invirtiendo en nuestra marca, productos e infraestructuras”, con la mirada puesta en el “medio y largo plazo”. “En mi opinión”, concluía, “las perspectivas para nuestra industria en general, y para Puma en particular, son muy positivas”.