Puig ultima la compra de la británica Charlotte Tilbury

Madrid – El grupo español Puig, especializado en el sector de la perfumería y con ramificaciones en la industria de la moda como matriz y principal accionista de firmas como Paco Rabanne, Jean Paul Gaultier, Nina Ricci o Dries van Noten, estaría ultimando las conversaciones dirigidas a la adquisición —todavía no cerrada— de Charlotte Tilbury. Firma de maquillaje londinense muy popular entre diferentes celebridades, cuya compra podría costarle a la española cerca de unos mil millones de dólares (892 millones de euros).

Así al menos se encargaba de adelantarlo la agencia de noticias económicas Bloomberg a principios de esta misma semana, citando fuentes cercanas a la operación. Para la que desde el grupo Puig se habrían asociado con el fondo de inversiones BDT Capital Partners de Byron Trott, logrando posicionar su oferta por encima de la de competidoras como la francesa L’Oreal, la japonesa Shiseido o las estadounidenses Estée Lauder y Unilever. Grandes corporaciones especializadas en el sector de la cosmética, que habrían mostrado igualmente su interés por lograr sumar a su portafolio de marcas a la popular firma británica.

La venta de Charlotte Tilbury, ya cayese finalmente en manos de Puig o de otra de sus competidoras, supondría la primera gran adquisición por parte de una multinacional tras esta pandemia por coronavirus. Representado con ello en todo un revulsivo y en una muestra inequívoca de la paulatina normalización de las actividades económicas y comerciales. Pues cabe recordar que la repentina irrupción del coronavirus ha logrado paralizar, cuando no dar por finiquitados, acuerdos de adquisición que parecían en firme. Como la compra de la cadena de supermercados Asda por parte de Walmart, o la venta del 55 por ciento de Victoria’s Secret, propiedad de L Brands, al fondo de inversiones estadounidenses Sycamore Partners. Contrato de adquisición que finalmente era rescindido de mutuo acuerdo entre las partes.

Del “Pillow Talk” a la “Magic Cream

Fundada en el año 2013 por la maquilladora británica Charlotte Tilbury, la firma de cosméticos homónima surgió tras las intenciones de la maquilladora —criada en Ibiza hasta los 13 años— de fundar su propia marca, y de proteger así algunos de sus ahora productos estrella, entre los que se encuentran el lápiz labial “Pillow Talk” y la crema hidratante “Magic Cream”. Una composición ideada por la propia Tilbury, que la maquilladora empleaba con gran resultado sobre las modelos de pasarela de firmas tan conocidas como Prada, Alexander McQueen o Lanvin, para las que ha llegado a ostentar el cargo de directora de maquillaje. Editora de belleza y consultora de la edición británica de la revista Vogue, ha trabajado igualmente junto a fotógrafos y personajes tan conocidos como Mario Testino, la supermodelo Kate Moss, Gisele Bündchen, Sara Sampaio o Kim Kardashian.

En lo relativo nuevamente a su marca, de la que Tilbury tendría intención de conservar un porcentaje minoritario tras la venta, actualmente sus productos se encuentran disponibles en multitud de establecimientos comerciales de grandes almacenes como Harvey Nichols, Harrods, Bergdorf Goodman y en cadenas de perfumería como Sephora. Pudiéndose adquirir sus productos desde el año 2019 en Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Hong Kong, Países Bajos, Alemania, Francia, España, Irlanda, Dubai, Kuwait y Qatar, así como en un total de 76 mercados de manera online.

Photo Credits: Puig, página oficial.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO