La empresa catalana Puig toma las riendas del negocio de perfumes de Jean Paul Gaultier, la firma de la que es propietaria desde hace casi cinco años, pero que tenía a Shiseido como licenciatario de sus perfumes.

Según la publicación especializada WWD, desde el pasado día 1, el equipo de Puig se encarga no sólo de la marca de moda, sino también de los perfumes, con fragancias como Le Mal (cuyo frasco es el torso de un marinero) y Classique (en forma de cuerpo femenino). Se trata de un negocio que supera los 150 millones de euros al año.

Para esta adquisición, Puig ha desembolsado 70 millones de euros, a los cuales hay que añadir otros 20 millones para garantizar la transición ordenada de los activos, y una compensación a Shiseido por el cese de su licencia antes de plazo.

 

Related Products

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO