Nylstar presenta un ERE por problemas técnicos y aprovecha la parada para convertirse en proveedor de hilos de lujo

Nylstar acaba de comunicar a sus empleados que va a presentar un ERE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo). Esta medida se ha visto acelerada y ampliada a la mayoría de la plantilla por los graves problemas técnicos detectados en la última revisión de la caldera, que han obligado a parar inmediatamente la planta de hilatura de Nylstar para evitar riesgos en la seguridad de las personas y en el medio ambiente que su utilización podría suponer.

La empresa comunicaba a sus clientes, el pasado 16 de febrero una causa de Fuerza Mayor por los problemas con la caldera, que estaba concebida como sistema auxiliar y que se venía utilizando como sistema principal desde agosto del verano pasado, cuando Nylstar tuvo que parar la cogeneración que explotaba con Solvay al instalar ésta su propia generación de vapor.

Objetivo: convertir la empresa en un proveedor de hilos de lujo

La compañía aprovechará este tiempo de parada forzosa para apresurar las inversiones en Nylstar y convertir la empresa en un proveedor de hilos de lujo. Durante este período serán necesarias inversiones de mejora en los procesos de urdido (mediante la instalación de nuevos motores y sistemas de control digital de la producción) y de fabricación de hilos tintados y de microfibras. Para conseguir este objetivo la empresa hará modificaciones importantes en la planta y en la organización del trabajo. Nylstar destaca que no habrá despidos.

En palabras de Alfonso Cirera, Presidente del Grupo Praedium,”Abandonamos el mercado de las commodities para abordar un plan de especialización. No podemos ni queremos competir con China.” Tan pronto como sea posible, la compañía irá informando a sus clientes de las fechas de entrega para pedidos actuales, y a los empleados sobre situación particular durante este período, con el objetivo de minimizar las consecuencias de este evento.

En enero de 2009 el fondo de inversión Praedium invirtió en la histórica SAFA con el objetivo de reindustrializar una fábrica destinada al olvido.

Desde entonces, y sobre todo desde que Nylstar recuperara el control de la marca Meryl, la empresa ha reinventado el modelo de negocio para abordar toda la cadena de producción: desde el hilo a la prenda.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO