• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • Nextil eleva precios para mitigar la inflación

Nextil eleva precios para mitigar la inflación

Por Jaime Martinez

15 nov 2021

Empresas

Photo Credits: Nextil.

El Grupo textil español Nextil, compañía fundada en el año 1954 en Barcelona y uno de los principales grupos europeos dedicados a la producción textil, acaba de dar a conocer una última actualización sobre sus cuentas, concerniente a la suma de los nueve primeros meses de su actual ejercicio fiscal de 2021. Periodo comprendido entre los meses de enero a septiembre de este mismo año, durante el que la compañía ha logrado regresar a un resultado de explotación positivo, Ebit, de 0,048 millones de euros. Cifra que contrasta frente a las pérdidas por valor de -8 millones de euros que la compañía terminaba sumando durante el mismo periodo del pasado año.

Según las informaciones que nos trasladan desde el propio Grupo industrial, tanto la rentabilidad como las ventas de la compañía “mejoraron sustancialmente” durante estos nueve primero meses de ejercicio, con una facturación que se situaba en los 44,8 millones de euros a finales de septiembre. Cifra que representa aproximadamente el 80 por ciento de la facturación de 2019, y que se mantiene en línea de los 44,6 millones que llegó a generar la compañía durante el mismo periodo del pasado año. Algo que desde Nextil considerarían todo un avance, debido a la salida que han llevado a cabo del segmento del “fast fashion”, consecuencia de su decidida apuesta por colecciones de mayor valor añadido.

Deuda destinada al aprovisionamiento

Tras dejar atrás los principales riesgos que representaba la pandemia por coronavirus para la compañía, con la consecuente paralización de la actividad comercial que trajo consigo, ahora desde Nextil colocan a la desbocada inflación como el principal peligro para sus cuentas. Todo ello debido a un aumento de los precios de las materias primas, a la energía y al transporte, que el Grupo, controlado por el grupo Sherpa Capital, ha logrado mantener en cierta medida vigilado, por ahora, pero frente al que ya ha tomado iniciativas como la de elevar sus precios frente a sus clientes.

En lo que respecta al periodo de nueve meses finalizado al cierre del mes de septiembre, Nextil lo culminaba con un Ebitda acumulado por valor de 3,2 millones de euros, un +498 por ciento más que frente al Ebitda de apenas 0,6 millones de euros que reunía durante el mismo periodo del pasado 2020. Algo que sin embargo no ha impedido a la compañía elevar su deuda financiera neta un +13 por ciento desde diciembre de 2020, hasta los 55,9 millones de euros.

“A pesar del incremento del precio de las materias primas, la energía y el transporte, el Ebitda acumulado a septiembre creció un +498 por ciento, hasta los 3,2 millones de euros”, sintetizan desde la compañía española a través de un comunicado. Una aumento que “demuestra”, añaden, “que las medidas de optimización puestas en marcha en el grupo, así como la apuesta por segmentos de mayor valor añadido, han impactado de forma positiva en los resultados”. Mientras que la deuda se ha incrementado, se justifican, “debido a una mayor necesidad de fondos para el aprovisionamiento de materias primas y por la recuperación de la actividad productiva”.

Photo Credits: Nextil.

Mejora del Ebitda, por unidades de negocio

Poniendo nuestra atención sobre el comportamiento experimentando por la compañía durante el tercer trimestre del año, periodo para el que las ventas lograron aumentar un +50 por ciento frente a 2020, por áreas de negocio en la Unidad de Prendas se logró aumentar el Ebitda de los 0,6 millones de 2020 a los 2,4 millones de euros. Aumentando su margen desde el 20,8 por ciento de 2019, hasta el 26,7 por ciento de este 2021.

En cuanto a la Unidad de Tejido, su Ebitda por su parte pasó de los -1,4 millones de 2020 a los -1,1 millones de euros. Una falta de rentabilidad que supone una mejora del 22 por ciento, y que desde la propia Nextil señalan que se habría situado en tan solo unos -0,3 millones de euros en el caso de tener en cuenta el incremento de los precios.

“Las ventas en la unidad de tejido crecieron un 34 por ciento, pero habrían podido ser mayores puesto que la cartera de pedidos se ha incrementado un 180 por ciento respecto a 2019”, subrayan. “Sin embargo”, añaden, “los continuos cortes en la cadena de suministro de hilo, tanto en Europa como en América, obligaron a cierres intermitentes en las fábricas que impidieron dar respuesta a toda la demanda”.

Aumento de precios para mitigar las tendencias inflacionistas

De cara a lo que resta de año y de este último trimestre fiscal en el que se encuentra ya inmersa la compañía textil, desde Nextil se confiesan como “muy optimistas” gracias al enorme tirón que estarían observando en categorías clave como las destinadas al mercado del lujo y al de prendas deportivas. Un aumento de la demanda y del número de pedidos, para los que la compañía tomó ya la decisión a finales de este pasado mes de octubre de elevar los precios de sus artículos, con la intención de compartir con sus clientes los efectos inflacionistas a los que la multinacional debe de hacer frente como consecuencia del aumento generalizado de los precios.

“Las perspectivas para el último trimestre del año son muy optimistas”, destacan desde Nextil. “En Prenda, en el mercado de Lujo, se están desarrollando colecciones de mayor valor añadido y volumen; y en Deporte se espera consolidar el gran crecimiento del año pasado”; mientras que en la división de Tejido, “la cartera de pedidos sigue creciendo”, y “ya se aprecia la recuperación en Íntima y Baño, que supera en 4,6 millones de euros las cifras de 2020”. Pese a estos signos de recuperación, “a finales de octubre se tomaron las medidas organizativas y comerciales necesarias para trasladar el impacto del alza de los precios a los clientes”, decisión dirigida a poder “mitigar así el efecto inflacionista en los resultados de la compañía”.

Photo Credits: Nextil.

Unificación de sus actividades en España

Previamente a esta última actualización sobre sus cuentas, a comienzos del pasado mes de octubre desde Nextil anunciaban la unificación de sus actividades productivas en España. Medida con la que adelantaban una agrupación de los centros de producción de las marcas Dogi y Ritex con los que contaba la compañía en el municipio barcelonés de Masnou. Centros que han pasado a formar una gran planta de producción textil, y solución que la compañía se decidía a implementar junto a una reorganización comercial mediante la que pasa a trabajar por divisiones de producto, en lugar de, como lo venía haciendo hasta ahora, por centros de producción.

Como consecuencia de esta decisión, los negocios de la compañía han pasado a organizarse en las divisiones de Lujo, Deporte, Baño, Íntima y Tejidos médicos. Un “nuevo enfoque comercial permitirá ofrecer un servicio más completo” a los clientes, destacan, fruto de una reestructuración de su modelo empresarial que ha venido igualmente acompañada de un cambio de nombre de dos de las empresas de la compañía: Ritex, que pasa a llamarse Nefe (Nextil Elastic Fabricas Europe), y la especializada en punto Treiss, ahora Nextil Premium Garments.

“Estos cambios”, explicaba en aquel entonces Manuel Martos, director general de Nextil Group, “persiguen el objetivo de consolidar a nuestra compañía como gran grupo textil impulsando nuestros pilares de crecimiento: sostenibilidad e innovación”. Para lo cual, añadía el máximo responsable de la multinacional, “contamos con un equipo de sostenibilidad que está continuamente buscando soluciones para reducir nuestro impacto en el medio ambiente”.

Tras esta reestructuración de sus actividades en España, la compañía ha pasado a disponer de cuatro centros de producción, con dos instalaciones en Portugal, una en los Estados Unidos y otra en España. Centros a los que se sumarán, próximamente, las instalaciones que la compañía proyecta poder llegar a construir en Guatemala.