• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • Mango destina 42 millones de euros a transformar sus oficinas en un Campus en I+D+i

Empresas

Mango destina 42 millones de euros a transformar sus oficinas en un Campus en I+D+i

Por Jaime Martinez

4 mar. 2021

Madrid – Decidida ya no solamente a impulsar el cambio hacia una industria de la moda más sostenible y comprometida, sino también a cambiar los modos de trabajar de sus equipos con el objetivo tanto de dar un mejor servicio a sus clientes como de fomentar sus propios valores de marca, la multinacional española Mango ha anunciado la completa transformación de sus oficinas centrales en Palau-solità i Plegamans, provincia de Barcelona, para dar cabida a lo que ha denominado como el nuevo “Campus Mango”. Un complejo concebido a modo de centro de I+D+i (investigación, desarrollo e innovación) a cuya construcción la compañía destinará una inversión inicial de 42 millones de euros, y que tendrá como principal objetivo el de servir de incubadora a los procesos de transformación y evolución que emprendan desde la compañía.

“El nuevo Campus Mango debe ser la plataforma de referencia para el desarrollo de la nueva moda, inspirada en el talento y la innovación”, nos explica Toni Ruiz, consejero delegado de Mango, a través de unas declaraciones difundidas desde la propia compañía textil. “Un espacio”, añade Ruiz, “en el que el diseño, la formación y la sostenibilidad se abran camino en un entorno phygital donde las personas y nuestros clientes sean el centro”. Así pues, en definitiva de lo se trata es de impulsar “una nueva manera de trabajar” que estará “impregnada por nuestros valores de marca y la cultura de una empresa como Mango, con un marcado espíritu mediterráneo”.

Un campus que servirá para fomentar las aptitudes de sus equipos

Con una superficie total de 93.400 metros cuadrados, de los cuales 61.000 metros cuadrados serán espacio destinado a oficinas, cerca de la mitad del proyecto ya se ha ejecutado a través de los trabajos de remodelación y reforma de algunos de los edificios ya existentes de la sede central de la compañía. Mientras que lo que resta de la práctica totalidad del proyecto conllevará la construcción de un nuevo espacio, de 20.000 metros cuadrados, destinados a oficinas. Unas obras que la empresa tiene pensadas iniciar a finales de este ejercicio de 2021, con el objetivo puesto en que el nuevo “Campus Mango” pueda pasar a estar ya plenamente operativo de cara al ejercicio de 2024.

El que desde la compañía se haya decidido dotar al que será su nuevo cuartel general del apelativo de “Campus”, responde al desarrollo profesional de los empleados que desde el nuevo complejo se buscará maximizar. Fomentando en ese transcurrir unos nuevos modos de trabajar que los deberán preparar para garantizarles esa “flexibilidad necesaria” para afrontar las futuras necesidades de la compañía ante un panorama de la moda cada vez más cambiante y acelerado.

“El nuevo Campus Mango debe ser un motor de cambio para la organización”, añade Ruiz. “Queremos promover un nuevo modelo de trabajo que permita a todos nuestros colaboradores trabajar de acuerdo con la estrategia de ‘customer centricity’, que debe regir todas nuestras decisiones e iniciativas”, para lo que “estamos apostando por construir una cultura de empresa empoderando” que permitirá “a nuestros colaboradores” poder liderar “las iniciativas que van a convertirse en las principales palancas de cambio de la compañía”.

Unas instalaciones sostenible que servirán para atraer el talento

Entre los objetivos que pretende este nuevo Campus, también está el de buscar atraer y retener a un mayor número de talentos, tanto nacionales como internacionales. Algo que se perseguirá poniendo a su disposición las últimas herramientas que les garanticen poder llevar a cabo sus labores de la manera más óptima, así como a través de la concepción de los nuevos espacios y la incorporación de las últimas tecnologías. Y todo ello rodeado de una atmósfera de marcado acento sostenible.

“Con este proyecto, Mango pretende crear un ecosistema de referencia e ir un paso más allá en la manera de trabajar”, explican desde la multinacional textil. “El Campus Mango quiere generar una nueva forma de colaborar, conectar, aprender e innovar dentro de la organización”. Atrayendo con esos nuevos modos de trabajo a un nuevo talento que podrá desarrollarse profesionalmente rodeado de unos “espacios flexibles, abiertos e inclusivos”, especialmente “ideados para impulsar la colaboración y la creación de comunidad, a la par que para promover el bienestar de todos los empleados con una cultura integrada y única”.

Para ello “se construirá un entorno en el que convivan lo digital y analógico y que, a la vez, inspire a todos los colaboradores para potenciar la creatividad”. Sirviendo además el recinto como un nuevo muestra de la firme apuesta de Mango por la sostenibilidad, uno de sus principales ejes estratégicos de cara al crecimiento de la compañía, con la incorporación de soluciones de eficiencia en el consumo energético, sistemas de producción de energía fotovoltaica, de monitorización de consumos o previendo la instalación de puntos de carga eléctrica.

Photo Credits: Cortesía de Mango.