• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • LVMH, ¿tras los pasos de Ralph Lauren?

LVMH, ¿tras los pasos de Ralph Lauren?

Por Jaime Martinez

25 feb 2022

Empresas

Photo Credits: El diseñador neoyorquino Ralph Lauren. Ralph Lauren, página oficial.

A lo largo de esta semana no han hecho más que extenderse entre los mentideros de la moda, los rumores sobre el creciente interés que el holding internacional francés LVMH, compañía líder especializada en el sector del lujo propietaria de casas de moda como Louis Vuitton, Christian Dior o Loewe, de la cadena de cosmética Sephora o de bodegas como Dom Pérgnon o Ruinart, estaría mostrando por adquirir la multinacional de la moda estadounidense Ralph Lauren. Objetivo para el que habrían venido manteniendo conversaciones con la compañía de moda norteamericana durante los últimos años, conversaciones que se habrían intensificado de un tiempo a esta parte.

A día de hoy existen pocas compañías internacionales que puedan ni si quiera plantearse la opción de llegar a entrar a pujar por una multinacional de la talla de Ralph Lauren. Un Grupo cuya valoración superaría en estos momentos los 8.000 millones de dólares, y cuya adquisición por parte de LVMH llegaría a firmar un nuevo máximo histórico en cuanto a una firma de moda corresponde, guardando el claro potencial de llegar a superar holgadamente cualquiera de las adquisiciones previas que ha venido realizando, a excepción seguramente de la de Tiffany’s. Cadena de joyería que LVMH adquiría finalmente a comienzos del pasado año de 2021, por una cantidad total de 15.780 millones de dólares. Cifra que bien se encarga de poner de manifiesto el músculo económico con el que cuenta el holding internacional francés, y que de hecho no ha hecho más que fortalecerse durante estos últimos dos años de pandemia, como respuesta del gusto de los consumidores por unos bienes de lujo que ha logrado disparar a LVMH a unos ingresos totales por valor de 64.215 millones de euros y hasta un beneficio neto de 12.036 millones de euros, al cierre de su último ejercicio de 2021.

Unas cifras que, para ponerlas en el adecuado contexto, se sitúan muy por encima de las registradas por Ralph Lauren. Multinacional que por su parte, y a la falta de que cierre su último periodo anual, finalizaba su ejercicio fiscal de 2020/2021 con unas ventas totales por valor de 4.400,8 millones de dólares y con unas pérdidas de -121,1 millones de dólares, como consecuencia de la pandemia. Pudiendo tomar como reflejo más neutro de la compañía unas cifras de 2019 en las que las ventas se mantuvieron en unos 6.159,8 millones de euros, mientras que el beneficio alcanzó los 384,3 millones de euros.

Una operación que preservaría el legado de Ralph Lauren y con la que LVMH seguiría consolidándose en los Estados Unidos

Dando visos de una cierta credibilidad a la noticia, o al menos no decidiéndose a desmentirla por entero, a las informaciones que se encargaban de comenzar a divulgar desde el medio de noticias Axios, desde LVMH han respondido negándose a entrar a comentar las informaciones, mientras que desde Ralph Lauren todavía no han respondido a la solicitud del equipo británico de FashionUnited de ofrecer algún comentario al respecto. Una puesta de perfil, que se está produciendo mientras los distintos analistas no dudan en entrar a alabar las ventajas que la operación podría llegar a representar para ambos grupos de la moda, que se convertirían así en los protagonistas de una de las mayores operaciones de compra de la historia. Todo ello en el caso de que lograse finalmente completarse esta operación, alumbrada a la luz de unos rumores que bien podrían representar unas filtraciones interesadas, lanzadas en el marco de las negociaciones por tratar de elevar el precio de la oferta, o de incluso despertar el apetito inversor de alguna otra compañía o grupo interesado en tomar las riendas de Ralph Lauren.

En este sentido, en lo que respecta a la multinacional norteamericana, se entiende que su integración dentro de LVMH permitiría a Ralph Lauren, uno de los principales símbolos del denominado “estilo americano”, asegurar su futuro y su legado, uniéndose a un holding como la compañía francesa que ha hecho de la defensa y de la buena protección de la historia de sus diferentes marcas comerciales su principal bandera y señal de identidad. Una característica que sería la que más estaría pesando en las cavilaciones del diseñador y empresario Ralph Lauren, en un momento en el que su marca ya es sinónimo de la mejor moda estadounidense, y en el que, llegada ya a la edad de los 82 años, estaría encontrándose en la necesidad de retirarse por completo de los órganos de dirección y de diseño de la compañía. Unos trabajos en los que ya viene siendo arropado, entre otros profesionales de elevado perfil, por parte de su propia familia, con su hijo David Lauren ocupando un puesto de dirección dentro del organigrama de la empresa como director de marca y de innovación.

Mientras tanto, por parte de LVMH, históricamente la multinacional francesa ha evitado la adquisición de grandes compañías y grupos norteamericanos, dadas las diferencias, a su entender, que existen en los enfoques que se le da al término de “bienes de lujo” en Europa y en los Estados Unidos. Una circunstancia que desde la multinacional francesa verían ahora con nuevos ojos, tras el éxito que estaría cosechando tras la adquisición de Tiffany’s. Compañía que han embarcado en un relanzamiento hacia nuevas y más jóvenes audiencias, en lo que desde LVMH están percibiendo como su apertura a un nuevo capítulo que es está iniciado con unos muy buenos y excelentes resultados. Uno réditos que, más allá de términos económicos, la están permitiendo profundizar y comenzar a marcar una mayor huella en un mercado tan estratégico como lo es el estadounidense, para frente a cuyo público se estaría preparando para armar un completo portafolio de marcas nativas, de cara a poder así dar la batalla frente a grupos como Michael Kors o Tapestry, propietaria esta de marcas de lujo especialmente conocidas por los consumidores norteamericanos, como lo son Coach, Kate Spade y Stuart Weitzman.

adquisiciones
LVMH
MODA LUJO
RALPH LAUREN