El fabricante francés de gafas Logo se ha visto obligado a declararse en suspensión de pagos con efecto inmediato debido a su incapacidad para encontrar una solución de negocio viable.

Hace tres días, el Tribuna de Comercio de la región del Jura, en Francia, dictaba la liquidación de la pequeña empresa de fabricación de gafas Logo, responsable de los anteojos firmados por Tag Heuer, propiedad del conglomerado de lujo LVMH.

Tal y como destaca la televisión nacional francesa, los jueces “no podían dejar de señalar el fracaso de esta pyme fundada en 1896, que no tiene ni perspectiva ni dinero en efectivo”. Se trata de una nueva quiebra en la industria de las gafas francesa, que sólo cuenta con 1.500 empleados y que desde hace mas de tres décadas sufre un éxodo masivo de empresas y talento a los mercados italiano y chino.

Tal y como explican fuentes cercanas a la empresa, el detonante de la quiebra ha sido la retirada del mercado de las gafas marca Tag Heuer por parte de su dueño, el gigante del lujo LVMH. Hasta la fecha, el aprovisionamiento de gafas para la marca líder en relojería suponía para Logo la fabricación de 40.000 monturas de gafas al mes.

De acuerdo con la prensa local, existía un comprador para Logo, que propuso salvar 34 puestos de trabajo en la empresa, siempre que las licencias de fabricación se mantuvieran. No obstante, LVMH, rechazó esta propuesta.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO