Leyendo la letra pequeña para garantizar que los modelos comerciales circulares son realmente sostenibles

Amsterdam - No es un secreto que cuando se trata de la circularidad, la industria de la moda se enfrenta a múltiples problemas, desde la sobreproducción a la infrautilización, hasta la creciente montaña de desechos textiles. Un vuelco hacia la moda rápida en las últimas dos décadas ha llevado a la notable reducción de la vida útil de la ropa (cuánto tiempo se usa realmente) en comparación con su vida útil técnica (cuánto tiempo se podría usar). McKinsey estima que entre 2000 y 2014, los consumidores empezaron a comprar un 60 por ciento más de pero conservandola por la mitad de tiempo, y que hasta el 70 por ciento de la ropa en los armarios no se usan.El rápido ciclo de compra y desecho de ropa impulsa la demanda de fabricación ininterrumpida y contribuye a que las industrias de la moda derrochen y contaminen. Entre 2005 y 2016, el impacto de la industria en el cambio climático aumentó en un 35 por ciento, con un aumento del consumo per cápita como motor clave. DE continuar operando así, podemos esperar un aumento adicional del 49 por ciento en el impacto del cambio climático para el 2030, según un informe de Quantis.

Este artículo fue escrito por Gwen Cunningham, Responsable del Programa Circle Textiles en Circle Economy, para FashionUnited.

La prolongación de la vida útil de las prendas de vestir se considera una de las formas más eficaces de reducir el impacto general de la industria textil. En los últimos años han surgido muchas iniciativas de reventa y alquiler, como respuesta a estos retos, y con el objetivo de prolongar la vida útil de las prendas de vestir existentes y reducir la necesidad de obtener nuevos recursos y la fabricación.

No nos extraña que muchos innovadores y marcas, que lideran el movimiento, quieran comunicar sobre la forma en que su iniciativa ayuda a las personas y al planeta. Y con razón: el consumidor debe ser informado, de manera transparente y clara, sobre cómo el alquiler y la reventa frena el impacto total de la industria.

Leyendo la letra pequeña para garantizar que los modelos comerciales circulares son realmente sostenibles

En la imagen de arriba: “Si todos comprasémos un articulo usado en lugar de uno nuevo este año, nos ahorrariamos:” De ThredUp - 2019 Fashion Resale Market and Trend Report ThredUp - 2019 Fashion Resale Market and Trend Report

Pero calcular, validar y comunicar el verdadero impacto de los modelos de alquiler y reventa no es tan sencillo. Esto puede demostrarse, tal vez, por la gran cantidad de formas en que los pioneros del movimiento eligen comunicarse. La plataforma de reventa Thredup afirma en su sitio web que "si todo el mundo comprara un artículo usado en lugar de nuevo este año, ahorraríamos": 5.7 billones de libras de emisiones de CO2, 11 billones de kWh de energía, 25 billones de galones de agua y 449 millones de libras de residuos". Como parte de la iniciativa Patagonia's Worn Wear, la compañía afirmó que "comprar equipamiento usado significa un artículo nuevo menos que tenía que ser fabricado, aligerando la carga de nuestro planeta". Plataformas como The RealReal y Rent the Runway han hecho afirmaciones similares sobre los recursos ahorrados por cada artículo revendido y alquilado. The RealReal calculó que "13 mil toneladas métricas de carbono y 608 millones de litros de agua se han ahorrado con la ayuda de compradores y consignatarios desde la fundación de The RealReal". Mientras tanto, Rent the Runway sugirió que "cada vez que alquilas, participas en la economía de la ropa compartida. Esperamos que esto reduzca la cantidad de ropa que termina en la parte de atrás de los armarios de nuestros miembros y en los vertederos."

El uso de la palabra esperanza aquí por Rent the Runway apunta bien al quid de la cuestión. Como exploramos brevemente en nuestro último blog, hay una necesidad de leer y alinear la letra pequeña. Si bien el potencial de impacto de los modelos de negocio circulares es convincente y ha sido reconocido tanto por la industria como por las entidades sin fines de lucro, debemos seguir siendo críticos y estimar y evaluar el verdadero impacto que cada uno de estos modelos realmente tiene, para asegurarnos de que mantengan su promesa circular. Al hacerlo, se deben considerar cuatro factores críticos.

1. Abordar la supuesta sustitución y utilización

Cuando se diseñan y ejecutan con intención, los modelos de alquiler y reventa podrían contribuir a la disminución de la producción y el consumo de nuevas prendas, permitiéndonos hacer más con menos - " podrían " es la palabra crítica aquí. Para determinar con precisión si esto es así, debemos considerar dos indicadores de impacto.

En primer lugar, está la cuestión de la utilización, es decir, el número de veces que se usa una prenda antes de que deje de usarse. La utilización total de un artículo puede calcularse multiplicando el promedio de uso de una prenda de vestir por año por el número de años que se conserva la prenda.

La ropa hoy en día está masivamente infrautilizada. Según una investigación de la Fundación Ellen MacArthur, la utilización de la ropa ha disminuido en un 36 por ciento en todo el mundo en comparación con hace 15 años. ¿Cómo nos aseguramos de que los modelos de reutilización y alquiler, de hecho, aumentan la utilización de la ropa, en comparación con el actual modelo de referencia (lineal)? En otras palabras, ¿cómo se asegura que las prendas que circulan a través de los modelos de reventa y alquiler tienen un mayor "número de usos", y preferiblemente, una mayor vida útil?

En segundo lugar, viene la cuestión críticamente importante de la sustitución. Muchas marcas afirman actualmente que la compra de una prenda de segunda mano o el alquiler de un artículo ocurre en sustitución de la compra de una prenda nueva. Por lo tanto, asumen que la reutilización desplaza el consumo y la producción de artículos nuevos uno a uno, y compensa cualquier impacto relacionado en consecuencia. ¿Pero cómo sabemos que los clientes que compran un artículo de segunda mano, o alquilan un artículo, no compran también ropa nueva, además?Además, ¿podrían ciertos modelos de reutilización estimular el aumento del consumo per cápita, por ejemplo, recompensando a los revendedores con créditos o descuentos en la tienda y, de este modo, incentivando la compra adicional, o despertando el apetito del cliente por "más" a través de modelos de alta conveniencia y bajo compromiso de alquiler? En estos casos, los modelos de negocio de reutilización podrían paradójicamente impulsar el crecimiento de las ventas primarias de una marca, y deshacer cualquier ambición de reducir el impacto.

"El objetivo de un negocio es aumentar los ingresos, no aumentar el número de cosas que fabricamos cada año. Estamos tratando de "canibalizar" las ventas a primer precio de nuestros socios, porque queremos cambiar todo el sistema de cómo nos dedicamos a la ropa, el diseño, la producción, la venta y la recuperación de los productos. No queremos un sistema lineal de ropa que se enganche a una bola circular al final. Queremos doblar todo el sistema para que se convierta en circular" Jeff Denby, cofundador del Taller de Renovación.

Leyendo la letra pequeña para garantizar que los modelos comerciales circulares son realmente sostenibles

Una estadística ampliamente adoptada del informe " Valueing our Clothes" de WRAP

Una estadística que ha sido ampliamente adoptada dentro de la industria para apoyar esto es del informe de 2012 "Valorando de nuestra ropa" (Valuing our Clothes ) de The Waste and Resources Action Programme (WRAP) que afirma que "extender la vida de la ropa por nueve meses más de uso activo reduciría las huellas de carbono, agua y desechos en alrededor de 20-30 por ciento cada una". Prometedoras estadísticas, que pueden sonar como música para los oídos de la marca y del consumidor. Sin embargo, es importante que las marcas tengan en cuenta las suposiciones y los cálculos sobre los que se basa esta estadística de la industria y, por consiguiente, que comprendan que estos mismos ahorros de impacto podrían no ser aplicables a su modelo específico de reventa/alquiler. En este caso, las estadísticas suponen una tasa de sustitución del 60 por ciento, es decir, si se utilizan 10 prendas durante más tiempo, se sustituye la compra de 6 prendas nuevas. Además, las marcas deben esforzarse por utilizar las cifras más actualizadas. Desde entonces, el WRAP ha mejorado su método, actualizando la tasa de sustitución hasta el 30 por ciento, así como el impacto correspondiente. Sin embargo, muchas empresas y ONG siguen utilizando la información obsoleta de 2012.

"La medición creíble del impacto es imperativa para crear confianza con los principales interesados. Ya sean miembros de la junta directiva o inversores, responsables políticos o consumidores, todos quieren y necesitan saber que la empresa está ayudando en lugar de obstaculizar el progreso hacia nuestros objetivos compartidos, como los Objetivos de Desarrollo Sostenible (SDG). La idea de una economía circular es buena, pero tenemos que demostrarlo". Sam Gillick-Daniels, analista principal del WRAP

2. Construir una cadena de producción de bajo impacto y alto valor de uso final

Los modelos de alquiler y reventa requieren elaboradas capacidades de recolección, limpieza, clasificación, reparación, lavandería, comercialización de productos de segunda mano y más, y cada paso de esta nueva cadena de valor circular tiene su correspondiente impacto.

Leyendo la letra pequeña para garantizar que los modelos comerciales circulares son realmente sostenibles

El impacto ambiental de la limpieza en seco debe ser considerado en el diseño de modelos de negocio circulares. Cortesía de Unsplash.

Las repercusiones medioambientales relacionadas con el diseño operacional del modelo -por ejemplo, las emisiones de agua, productos químicos y gases de efecto invernadero resultantes del aumento de la logística, la lavandería y el embalaje- deben calcularse por adelantado, a fin de diseñar el proceso de recuperación más eficiente. Esto podría implicar, por ejemplo, el uso de tecnologías de bajo impacto en el ozono para la higienización, o criterios estrictos de recuperación a fin de reducir el transporte de un solo artículo.

Sin embargo, también debe prestarse atención al alcance social del modelo, teniendo en cuenta tanto el efecto directo sobre el empleo, en la creación de nuevas profesiones y aptitudes circulares, y el "efecto de filtración", a lo largo de la cadena lineal de suministro.

Al igual que la cadena de valor en la producción, la cadena de valor de uso final depende enormemente de la mano de obra. La cadena de valor de los textiles usados alberga actualmente una cantidad y variedad significativa de trabajos y habilidades en las áreas de recolección, clasificación, reparación, remanufactura, comercialización, etc. Actualmente, se estima que se crean 20 puestos de trabajo por cada 1.000 toneladas de textiles usados recogidos y clasificados para su reutilización y reciclaje en empresas sociales de toda Europa. La investigación y consultoría independiente CE Delft estima que cada kilogramo adicional de textiles reciclados podría crear entre 6 y 7 puestos de trabajo adicionales, lo que hace que los textiles constituyan el sector de reciclaje con más trabajo en los Países Bajos.

Éstas varían desde los recolectores y clasificadores tradicionales de textiles post-consumo hasta, por ejemplo, las actividades de reparación en tienda que ofrece Nudie Jeans, o la refabricación a escala en la que The Renewal Workshop es pionera en su última instalación de Ámsterdam. A medida que empiezan a germinar nuevas cadenas de suministro circulares en toda Europa, y a nivel mundial, debemos asegurarnos de que el sector de la reutilización y el reciclado aborde de manera proactiva las cuestiones relacionadas con la calidad de esos puestos de trabajo, incluida la salud y la seguridad, los salarios dignos, la representación y el diálogo social.

Además, aparte de contar las oportunidades de empleo creadas mediante el desarrollo de nuevas cadenas de suministro circulares, es esencial considerar dónde pueden desaparecer los puestos de trabajo equivalentes en la actual cadena de suministro "lineal". El aumento de la reutilización y el reciclaje podría desplazar la producción de productos nuevos y los trabajos vinculados a ellos. Debemos priorizar una transición justa, que guíe a los trabajadores en riesgo hacia nuevos empleos, y además, considerar cómo los beneficios económicos de los modelos comerciales circulares podrían ser remunerados a lo largo de toda la cadena de valor.

3. Incentivar el diseño circular, con un sistema circular

La esperanza es que los modelos de negocio circulares incentiven a un mejor diseño - diseño basado en principios de durabilidad, reparabilidad, etc. Para aumentar de forma efectiva la utilización de las prendas, y hacer circular continuamente las prendas a través de modelos de negocio de alquiler o reventa, el producto en cuestión debe ser adecuado. Las tasas de utilización más elevadas requieren una mayor longevidad y durabilidad de la prenda, así como una cierta versatilidad de diseño o un estilo duradero.

Leyendo la letra pequeña para garantizar que los modelos comerciales circulares son realmente sostenibles

La etapa de diseño determina aproximadamente el 80 por ciento de todos los impactos ambientales relacionados con el producto, según la investigación de la UE. Imagen: Unsplash

No es una coincidencia que muchos de los modelos de negocio circulares más establecidos y exitosos de la industria sean de marcas como Houdini, The North Face y Eileen Fisher, cuyos productos están diseñados para una larga vida, y hechos con el rendimiento y la atemporalidad en mente. En estos casos, sus respectivos modelos de negocio actúan como un testamento de la calidad del producto, y viceversa, el propio modelo incentiva la mejora continua del producto. Cada uno sostiene al otro.

En el caso de las marcas que operan en los segmentos de mercado de menor valor o sensibles a las tendencias, la durabilidad física y/o emocional podría actuar como una barrera de entrada. El último informe de Accenture y Fashion for Good hace eco de este sentimiento, y señala que la calidad del producto es también una palanca crítica para el modelo de negocio general de un sistema de alquiler o reventa circular - la cantidad de ingresos que puedes generar por prenda depende de la cantidad de prendas o propietarios que esa prenda pueda prácticamente soportar, es decir, el potencial de ingresos durante la vida útil de tu prenda.

4. Desviar la ropa usada de terminar en la montaña de desechos textiles

Por último, aunque las tasas de utilización, las tasas de sustitución y los impactos operacionales incorporados pueden variar, una cosa es cierta: los modelos de alquiler y reventa desvían las prendas usadas de los vertederos y la incineración alargando su vida útil.

No debe subestimarse la importancia de este área de impacto. Según las investigaciones de la Fundación Ellen MacArthur, más de la mitad de los artículos de moda rápida producidos se descartan en menos de un año, mientras que la industria mundial del textil y la vestimenta es actualmente responsable de 92 millones de toneladas de desechos al año, cifra que se prevé que aumente a 148 millones de toneladas para 2030, según la Global Fashion Agenda. La actual pandemia de COVID-19 está intensificando este desafío, y marcando el comienzo de la correspondiente pandemia de desechos, en toda la cadena de producción. Los 980 millones de artículos que se estima (fuente: Brac.net) que fueron cancelados en Bangladesh (suficientes para tres artículos de ropa por cada persona en los Estados Unidos) equivaldrán sin duda a una creciente montaña de existencias pre-consumo no vendidas. Mientras tanto, los cierres internacionales han puesto fin a la exportación de textiles post-consumo, en mercados clave de reutilización en toda África y Europa oriental, y la clasificación de los textiles usados también se ha detenido en muchos países. Los desechos textiles tanto pre como post consumo se almacenarán indefinidamente, y existe un riesgo considerable de que esos volúmenes se depositen en vertederos o se incineren, una vez que alcancen su nivel máximo, los precios del mercado se desplomen y el almacenamiento local se agote.

Es decir, aunque el impacto de la reventa y el alquiler tiene un potencial insatisfactorio -por ejemplo, en la sustitución del consumo normal- estos modelos siempre contribuirán a reducir la montaña de desechos textiles, y esto no es un servicio despreciable, especialmente en una industria post-COVID-19, pero también dada la velocidad general a la que actualmente nos deshacemos de nuestra ropa.

Un avance colectivo

Como hemos examinado, no se da por sentado que los modelos comerciales circulares tendrán un impacto positivo general. Tenemos que seguir siendo críticos y autorreflexivos al diseñar y probar estos modelos circulares emergentes. Las marcas que están impulsando tales modelos, deben diseñar con la intención de tener un impacto positivo para la gente y el planeta y construir medios efectivos para monitorear y evaluar cuáles son los resultados reales.

Las marcas deberán hacer un esfuerzo concertado para medir la medida en que su modelo de recomercialización o de alquiler/suscripción desplaza la compra de nuevos artículos, evaluar las tasas de utilización de las prendas de vestir en comparación con una base de referencia, anticipar y calcular los impactos operativos asociados al proceso e incorporar principios de diseño circular para mejorar la calidad y la durabilidad de las prendas de vestir.

En cuanto a la cuestión de la sustitución y la utilización, lo ideal sería que las marcas o las plataformas independientes de reventa/alquiler recogieran estos datos de sus clientes. Sin embargo, evaluar esto a través de encuestas directas a los clientes es un gran esfuerzo, y no hay ningún estándar o directriz de la industria disponible (todavía) para apoyar este proyecto. El WRAP y el Instituto de Recursos Mundiales (WRI) están elaborando directrices sobre este tema que se publicarán más adelante en 2020, pero se trata de un área emergente con desafíos sin resolver. Por ejemplo, se ha cuestionado la capacidad del consumidor para informar de manera realista sobre la forma en que utiliza su ropa. Se requerirá un esfuerzo de colaboración de la industria para encontrar la mejor manera de rastrear los datos sobre la sustitución y la utilización y comunicar el impacto que se está produciendo. ¿Qué datos existentes están disponibles y cómo deberían utilizarse correctamente como referencia? ¿Qué responsabilidad recae en las marcas y plataformas para evaluar su propio impacto y cómo recogerán datos sobre estas cifras? ¿Qué papel puede desempeñar la tecnología (por ejemplo, el etiquetado inteligente, la inteligencia artificial) en el seguimiento de los datos? Todas estas son preguntas que la industria necesita abordar colectivamente y adelantarse - y rápidamente - a medida que el mercado de alquiler y reventa continúa creciendo, y potencialmente superará incluso a la fast fashion, en los próximos 10 años.

"Switching Gear": Towards a Circular Business Model", es un proyecto apoyado por la Fundación Laudes, dirigido por Circle Economy, que guía a cuatro marcas de ropa en un proceso de innovación circular hacia el diseño y lanzamiento de modelos de negocio piloto de alquiler y reventa para 2021.

Para apoyar la aplicación práctica de estos proyectos piloto y permitir una mayor aceptación de los modelos comerciales circulares en la industria de la ropa, Circle Economy ha unido sus fuerzas con el socio estratégico Fashion For Good. A través de esta asociación, Circle Economy y Fashion for Good trabajarán conjuntamente para impulsar la formación de una poderosa Red de Capacitación mundial de más de 50 proveedores e innovadores de soluciones circulares, marcas líderes y expertos en la materia, hasta el final de 2021. Si estás interesado en unirte a la Enabling Network, ponte en contacto a través del sitio web de Circle Economy aquí.

Este artículo ha sido previamente publicado por FashionUnited.uk y traducido y editado por Belén Bednarski Imagen principal: Unsplash

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO