• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • Las empresas de moda que prometen pagar a sus proveedores

Las empresas de moda que prometen pagar a sus proveedores

Por Weixin Zha

18 ago. 2020

Empresas

Tras el estallido del Covid-19, empresas de moda cancelaron pedidos por valor de miles de millones con sus proveedores, trasladando sus problemas a los más vulnerables: los propietarios de las fábricas y sus trabajadores. Tras muchas críticas, más de una docena de empresas como H&M y Levi Strauss dieron un giro de 180 grados en sus decisiones, mientras que otras, como Bestseller y Primark, siguen siendo el objetivo de las ONG a pesar de sus promesas públicas.

Ante la caída masiva de las ventas durante la pandemia, muchas marcas de ropa reaccionaron reduciendo y cancelando pedidos. Sin embargo, otras se han comprometido públicamente a aceptar al menos los pedidos que están en marcha. En la mayoría de los casos, sin embargo, sigue sin estar claro cuándo serán pagados exactamente y qué ocurrirá con los pedidos que aún no han entrado en producción. Según la iniciativa PayUp de la organización no gubernamental estadounidense Remake, 19 empresas de moda han prometido pagar a los proveedores por todos los pedidos que han sido cancelados o puestos en pausa debido al coronavirus.

Para entrar en la categoría de “pagado” de la lista de ReMake, estas empresas también deben comprometerse a pagar a los proveedores por los pedidos cancelados y en producción en su totalidad y a tiempo, sin pedir descuentos. Aquellos que se nieguen a hacerlo, permanecerán en la categoría “no pagado” de la lista de peticiones de la ONG, que ya ha reunido más de 260.000 firmas.

Entre los grupos de moda que aún no han pagado se encuentran, al 22 de julio, C&A, Forever 21, y URBN Group - el propietario estadounidense de las marcas Anthropologie, Urban Outfitters y Free People.

18 mil millones de dólares estadounidenses en salarios aún sin pagar

“Pedimos a las marcas que simplemente respeten las condiciones de pago originales, eso es lo que significa para nosotros ser puntuales”, dijo la fundadora de Remake, Ayesha Barenblat, en un correo electrónico a FashionUnited. “Muchos están pidiendo descuentos y empujando los términos de pago, resultando en fábricas que no pueden pagar la nómina y dejando a los trabajadores muriendo de hambre en las calles.”

El fabricante de denim Levi Strauss & Co es uno de los negocios que la ONG incluye entre las empresas pagadoras. “Estamos tomando la responsabilidad total - y pagando en su totalidad - por todos los pedidos terminados, listos para ser enviados y los pedidos en curso,” anunció Levi’s en su sitio web a principios de julio. Sin embargo, la marca estadounidense ha ampliado los plazos de pago dentro de los “estándares de la industria”. No ha pedido descuentos. Levi’s además quiere asegurarse de que los hilos y telas que ya han sido pedidos no serán descartados. “También planeamos utilizar las materias primas ya recibidas por los proveedores para los pedidos de productos en temporadas posteriores”, dijo la empresa.

En total, Remake estima que las empresas de moda de todo el mundo aportaron 22 mil millones de dólares estadounidenses como resultado de su campaña de pago. Para ponerlo en perspectiva, eso es cerca de la mitad de los 40 mil millones de dólares en salarios debidos a los trabajadores de la industria de la confección al comienzo de la pandemia Covid-19. Las 19 empresas que se han comprometido públicamente a pagar a sus proveedores y que han entrado en la lista de Remake son a día de hoy Adidas, Asos, Gap, H&M, Inditex, Kiabi, Levi Strauss & Co, LPP, Lululemon, Marks & Spencer, Next, Nike, PVH, Ralph Lauren, Target, Tesco, Under Armour, Uniqlo, VF Corporation. “Sin embargo, todavía hay más trabajo por hacer”, dijo Remake en su sitio web de peticiones.

Foto: Captura de pantalla de la lista en el sitio web de Remake

Primark ha vuelto a hacer pedidos por un valor de mil millones

Muchas empresas de moda han tenido que hacer frente a una disminución masiva de los ingresos desde el brote del coronavirus y algunas tuvieron que despedir a sus propios empleados en todo el mundo. Debido al cierre de tiendas y a la reducción de la demanda de los consumidores, muchas están experimentando dificultades de pago. Pero lo que Remake no entiende cómo ciertas marcas de moda siguen pagando dividendos a los accionistas mientras dejan a los trabajadores sin pagar.

El gigante irlandés de la moda rápida Primark apareció en los titulares en abril con su promesa de pagar 370 millones de libras (424 millones de euros) a sus proveedores. Con esto, Primark pagó por todos los artículos que estaban en producción en ese momento y que debían ser entregados antes del 17 de abril. Después de la reapertura gradual de sus tiendas, el minorista pudo volver a hacer pedidos de más de mil millones de libras (mil cien millones de euros) para la próxima temporada de otoño-invierno, dijo un portavoz la semana pasada. “Esperamos que al reanudar los pedidos podamos empezar a reconstruir juntos los efectos que el Covid-19 ha tenido en toda nuestra industria”. Sin embargo, Remake sigue listando a la empresa de descuento textil entre las empresas que “no han pagado” todavía.

¿Pagado o no?

“Primark también ha sido mucho mejor en las relaciones públicas que pagando”, dijo la fundadora de Remake Ayesha Barenblat cuando se le preguntó el 28 de julio por qué Primark sigue en su lista a pesar de su declaración pública. La ONG se queja de que Primark no reveló qué porcentaje de sus responsabilidades totales no pagadas representa la cantidad prometida de 370 millones de libras esterlinas. De acuerdo con el Consorcio de Derechos de los Trabajadores de la ONG, las conversaciones con los proveedores han revelado que aún están pendientes cientos de millones de dólares por los que Primark no se ha comprometido a pagar. Además, el retraso en el pago de los pedidos está poniendo a muchas fábricas en una situación difícil.

Primark anunció el viernes que ha hecho pedidos por 1.2 billones de libras para las próximas temporadas. El minorista también se comprometió a pagar a los proveedores de prendas de vestir en su totalidad por todas las prendas terminadas pendientes y a utilizar o pagar por cualquier deuda de tela terminada. Queda por ver si Remake quitará a Primark de su lista, que fue actualizada por última vez el 22 de julio.

Remake es igualmente crítico con la declaración pública de Bestseller. La empresa danesa que está detrás de marcas como Vero Moda, Jack & Jones y Only anunció a principios de julio que liberaría los pagos de los pedidos actuales de inmediato y haría pagos anticipados hasta octubre para asegurar que los proveedores tengan fondos suficientes para continuar las operaciones. A pesar de sus esfuerzos, la empresa sigue apareciendo en la lista de Remake como “sin pagar”. Cuando se le preguntó, un portavoz dijo que Bestseller está tratando de minimizar su impacto en las cadenas de producción mundiales y se refirió a su anuncio a principios de julio para obtener más información. “Cualquier cambio en los términos y volúmenes ha sido necesario debido a la masiva interrupción y ha sido acordado con nuestros proveedores a través de acuerdos individuales. La atención se centra en llevar a nuestros socios a través de la crisis”, añadió.

En el desigual equilibrio de poder entre las empresas de moda y los proveedores, las conversaciones individuales suelen acabar con descuentos y cancelaciones retroactivas, lo que causa problemas de liquidez a los proveedores y hace que no se les pague a los empleados en su totalidad y a tiempo, según Remake. Bestseller también insiste, según la información del Consorcio de Derechos de los Trabajadores, en que los pedidos sólo se consideran cancelados si el respectivo proveedor está de acuerdo.

¿Quién controla si las empresas de moda pagan realmente?

¿Cómo puede Remake controlar si las empresas de moda cumplen sus promesas teniendo en cuenta las complejas cadenas de suministro y los miles de proveedores? “Hablamos con los proveedores con regularidad, al igual que otras organizaciones, y nuestras fuentes incluyen el Consorcio de Derechos de los Trabajadores, el Rastreador de Negocios y Derechos Humanos, y nuestra propia correspondencia directa con las marcas de la lista #PayUp”, explica Barenblat. Para mantener a las marcas controladas, Remake les exige que publiquen sus declaraciones en línea para que los proveedores tengan la oportunidad de confirmar si las marcas están pagando o no.

Según la lista de la ONG, las siguientes empresas aún no se han comprometido públicamente a pagar: Arcadia, Bestseller, C&A, Edinburgh Woolen Mill, Fashion Nova, Forever 21, JCPenney, Kohl’s, Li & Fung/Global Brands Group, Mothercare, Primark, Ross Stores, Sears, The Children’s Place, TJX, URBN, Walmart/Asda.

Este artículo ha sido previamente publicado por FashionUnited.com y traducido y editado por Belén Bednarski

Foto: Cortesía de Clean Clothes Campaign