• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • La gran distribución advierte: “España avanza hacia un infierno fiscal”

La gran distribución advierte: “España avanza hacia un infierno fiscal”

Por Jaime Martinez

22 sept 2021

Empresas

Photo Credits: Alfonso Merry del Val, presidente de Anged. Fotografía de archivo.

Durante la clausura de la Asamblea Anual de Anged —la Asociación Nacional de Grandes Empresas de la Distribución— celebrada en el día de ayer, Alfonso Merry del Val, presidente de una organización que representa los intereses de grandes grupos con vínculos en la economía española como El Corte Inglés, C&A, la Fnac, Ikea, Media Markt, Leroy Merlin o el grupo de modas Tendam, entraba a hacer balance de la situación en la que se encuentra actualmente el sector comercial en España, tras más de un año y medio de pandemia.

A lo largo de su intervención frente a una asamblea de la que participaban la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, y el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, del Val ya no solo entraba a subrayar los cambios que se han acelerado como consecuencia de esta pandemia por coronavirus, sino que también aprovechaba para invitar a la clase política para que se reuniera y a que acercasen posturas en torno a los grandes asuntos de Estado. Un llamamiento que, visto lo visto, es de esperar que continúe cayendo en saco roto, pero que del Val lanzaba junto a un mensaje especialmente dirigido a un Ejecutivo, al que solicita que mantenga la actual reforma laboral y que trabaje para evitar que España termine entrando en un “infierno fiscal” que termine frenando la ta necesaria recuperación de la economía.

“Hemos pasado momentos muy delicados con la pandemia”, y que han resultado “críticos para nuestras empresas”, con valores de unas pérdidas de facturación, según Anged, de un -10,2 por ciento en 2020. Como respuesta, “hemos tenido que adoptar medidas severas para contener la dureza de la crisis”, y “la recuperación no será fácil porque hay grandes corrientes que están transformando nuestra sociedad y economía”. No obstante, “les animo a ser optimistas porque tenemos los mimbres y talento para afrontar el futuro con trabajo y desde la leal colaboración público-privada”. Una suma de esfuerzos que se presentaría como fundamental llegada la hora de apuntalar una recuperación, para la que es necesaria la construcción de esos consensos, como demuestra, en palabras de del Val, el que “los países más competitivos y ricos comparten un modelo institucional estable, un marco jurídico seguro y un gran consenso político en torno a las grandes cuestiones de Estado”.

Photo Credits: Alfonso Merry del Val, presidente de Anged, junto a Reyes Maroto, ministra de Industria, Comercio y Turismo. Fotografía de archivo.

Necesario mantenimiento de la reforma laboral

Partiendo de esa necesidad de sumar, en lo que refiere a esas permanente sombras que constantemente planean sobre una posible derogación de la actual reforma laboral, del Val defiende el que se mantenga, al tiempo que se avanza, desde una mirada más amplia por todas las partes, en intentar poner fin a los desequilibrios propios que presenta el actual mercado laboral español.

“Pocas cuestiones suscitan tanto consenso entre expertos e instituciones económicas como mantener la reforma laboral de 2012 y avanzar en la flexibilidad”, precisaba del Val durante su intervención. No obstante, tampoco habría dudas de que “el mercado laboral precisa de reformas ambiciosas que miren al futuro”, pero para el presidente de Anged estas deben adoptarse “desde un amplio y constructivo acuerdo en la Mesa del diálogo social”. Un marco que debe servir para trabajar en esa serie de avances, pero evitando los “dogmatismos” ante el riesgo que se presenta de terminar volviendo a un “modelo regresivo, rígido e intervencionista, propio de los ochenta, que tuvo letales consecuencias para el empleo en España y otros países”. “Tenemos que resolver desequilibrios estructurales, como la temporalidad”, pero “con un enfoque realista” que tenga en cuenta la eventualidad propia de ciertos sectores de la economía, precisaba.

Trabajar para evitar seguir avanzando hacia un “infierno fiscal” que frene la recuperación

En cuanto a lo que se refiere a la actual “deriva fiscal” del país, tal y como la definen desde Anged a través de un comunicado, tanto desde la Asociación como su presidente hacen un llamamiento para que se corrija la actual carga impositiva del país, y se opte por reducirla, siguiendo así corriente más empática que han demostrado tener un buen número de otros países europeos de nuestro entorno. Una serie de políticas que se presentan como antagónicas con respecto a las adoptadas a nivel nacional por el Ejecutivo, y con las que “España avanza hacia un infierno fiscal que frena la recuperación”.

“La mayor parte de los países están reduciendo sus impuestos para salir de la crisis, mientras que en España la recaudación fiscal en relación con el PIB ha aumentado un 6,5 por ciento en el último año, según datos del IEE”, detalla del Val. Quien recordaba que en España “las empresas aportan 7 puntos más que el promedio europeo en la recaudación fiscal total”. “Debemos aspirar a un sistema fiscal moderno, competitivo y homologable al de nuestro entorno”, sentenciaba el presidente de Anged, en lugar de avanzar “hacia un infierno fiscal, que en el muy corto plazo consigue elevar la recaudación, pero que es demoledor para el futuro”.

Los riesgos para la sostenibilidad de contar con 17 fronteras interiores

Poniendo ya el foco de atención sobre el actual momento que vive el sector comercial en España, del Val subrayaba el nuevo rol, acelerado por la pandemia, que han pasado a desempeñar tanto la digitalización del comercio como la sostenibilidad, convertidos ambos en los nuevos pilares del actual panorama consumista. Destacando, en lo que refiere a la sostenibilidad, el importante papel que juegan las grandes empresas de la distribución como entidades tractoras de unas políticas sostenibles, para las que solamente demandan que exista una misma unidad de criterios que evite la redacción de 17 normativas autonómicas, más otra estatal, cuyas premisas puedan entrar en contradicción.

Los grandes grupos se presentan así como “aliados imprescindibles”, añade del Val, en la transición hacia una nueva economía más sostenible, gracias al “efecto multiplicador” que logran ejercer sobre el sector económico a través tanto de sus operaciones como de las de sus proveedores. No obstante, para que esto se produzca es indispensable trabajar para evitar “normas estatales y autonómicas que se contradigan entre sí, penalizando la productividad y la unidad de mercado, con 17 fronteras medioambientales absurdas”. Una fragmentación del mercado interno que termina también perjudicando la digitalización de las empresas, con una España que “sigue siendo el 2º país de la UE con más restricciones operativas al ejercicio del comercio”, en un momento en el que “los consumidores ya adquieren el 51 por ciento de sus compras online en plataformas globales” radicadas “en otros países”.