La Generalitat de Cataluña rectifica y adelanta la reapertura de los centros comerciales

Madrid – Victoria, a medias, para los operadores y tiendas adheridas a los centros comerciales de Cataluña. Espacios que, frente a las restricciones previamente aprobadas por la Generalitat para mantener su actividad detenida hasta el próximo 21 de diciembre, podrán comenzar a abrir sus puertas, previsiblemente, a partir del próximo lunes 7 de diciembre. Una decisión que el Gobierno Autonómico se encargaba de comunicar en el día de ayer como parte de su “Plan de apertura progresiva de actividades”, y que permitirá que las tiendas puedan operar, aún con ciertas restricciones, las semanas previas a las fiestas de Navidad. Una operatividad que sin embargo no podrán ejercer durante el Black Friday. Jornada de descuentos que viene a representar el punto de inicio de esta campaña de ventas, la más importante del año para muchas empresas, y de la que deberán despedirse en este 2020 todos los establecimientos físicos ubicados en el interior de uno de los 49 centros comerciales que existen en Cataluña.

En una rueda de prensa celebrada a primera hora de la tarde del día de ayer, 20 de noviembre, eran el vicepresidente del Govern y consejero de Economía y Hacienda, Pere Aragonès, y la consejera de Presidencia y portavoz del Govern, Meritxell Budó, los encargados de dar a conocer los detalles de este plan de desescalada. Un programa para la progresiva reactivación de aquellas actividades, económicas y sociales, que se han visto afectadas por las decisiones de la Generalitat, adoptadas de cara a frenar la incidencia durante esta segunda ola de contagios por coronavirus, que ha quedado dividido en un total de 4 fases. Tramos que comenzarán a aplicarse a partir del próximo 23 de noviembre, con una vigencia estimada cada uno de ellos de unos 15 días, y que podrán reajustarse en función de los indicadores sanitarios, permitiendo, llegado el caso, una mayor flexibilización en las medidas restrictivas y de aforamientos.

Se trata así, tal y como se encargaba de señalar el propio Aragonès, de un plan con un horizonte de, “como mínimo”, dos meses, que “busca hacer compatible la responsabilidad sanitaria con la reactivación social y económica, tan necesaria para tantas empresas y trabajadores”. “Hemos conseguido cambiar la dinámica de la pandemia sin haber tenido que recurrir a un confinamiento estricto”, subrayaba Aragonès, destacando al tiempo cómo el ratio de transmisiones del coronavirus en Cataluña se ha logrado consolidar en una cifra inferior a 1, mientras el volumen de contagiados se ha estabilizado en una cifra cercana a la de 2.000 personas.

“Estamos saliendo, y eso es gracias al esfuerzo colectivo de toda la ciudadanía, especialmente de los sectores económicos más afectados por las medidas” restrictivas, añadía el vicepresidente del Govern. “No queremos correr riesgos”, y por eso la decisión del Gobierno de la Generalitat es la de “avanzar, paso a paso y con toda seguridad, mirando siempre la evolución de los datos sanitarios”. “El que presentamos hoy no es un plan de desescalada como el de la pasada primavera”, apuntaba Aragonès, “y eso quiero dejarlo bien claro”, sino que “es un plan de retorno progresivo de algunas actividades económicas, que toda la ciudadanía tenemos que abordar con mucha responsabilidad”, siendo por ello necesario el “no bajar la guardia ni un instante”. “Vamos bien, pero la situación sanitaria continúa siendo muy grave”, alertaba. “Colaboremos para acabar de superar esta segunda ola de la pandemia y, sobre todo, para evitar una tercera oleada durante el invierno y antes de que llegue la vacuna”.

Un plan de 4 tramos, con los centros comerciales de Cataluña abiertos para el 7 de diciembre

Partiendo de una situación actual que contempla, entre otras restricciones, un confinamiento nocturno que va de las 22:00h de la noche hasta las 06:00 de la mañana, y una limitación comercial que obliga a un aforo del 30 por ciento en las tiendas de menos de 800 metros cuadrados de superficie comercial, a la limitación a ese mismo ratio y superficie máxima para las tiendas de mayor superficie, y el cierre de todos los centros comerciales, a excepción de las tiendas de primera necesidad que se encuentren en su interior o aquellas tiendas que disfruten de acceso directo a la vía pública, comenzará a aplicarse el primer tramo del plan de apertura a partir del próximo 23 de noviembre para toda Cataluña.

Durante esa primera fase, y con una duración de 15 días, se mantendrá el mismo toque de queda, desde las 22:00h hasta las 06:00h. Así como las mismas restricciones que afectan al aforo y la apertura de los centros comerciales, mientras que en las tiendas de más de 800 metros cuadrados el aforo pasará ya a establecerse en relación con su superficie de venta total. Estando igualmente entre los puntos más destacados de esta primera fase el relacionado con la reactivación de la hostelería. Que podrá volver a operar en terrazas, hasta las 21:30h, garantizando una distancia mínima de 2 metros entre comensales y un número máximo de estos de 4 por mesa, excepto que se trate de grupos burbuja; mientras que en el interior podrán operar a un 30 por ciento de su capacidad.

La Generalitat de Cataluña rectifica y adelanta la reapertura de los centros comerciales

Ya durante la aplicación del segundo tramo de este Plan de reapertura, que previsiblemente debiera comenzar a aplicarse a partir del 7 de diciembre, las tiendas podrán elevar hasta un 50 por ciento su aforamiento. En cuanto a los centros comerciales, estos podrán volver a abrir sus puertas, excepto sus zonas comunes, con un aforo máximo del 30 por ciento. Mientras que la hostelería podrá elevar la capacidad de sus servicios de sala hasta el 50 por ciento del aforo.

En la tercera parte del Plan diseñado por la Generalitat, cuya aplicación sería a partir del 21 de diciembre, en relación con la actividad comercial los centros comerciales, las tiendas y la restauración mantendrían las mismas restricciones en cuanto a aforo y medidas de seguridad. Mientras que ya en la última y cuarta fase de este Plan de reapertura, cuyo inicio se daría para el 4 de enero de 2021, las tiendas se mantendrían en una capacidad del 50 por ciento de su aforo, al que igualmente elevarían su capacidad los centros comerciales, cuyas zonas comunes se mantendrían cerradas. Manteniéndose de igual modo en ese 50 por ciento la capacidad máxima del establecimientos de hostelería, cuyos comensales no obstante podrán ya elevarse hasta un número de 6.

Desde el inicio hasta el final de la aplicación de este Plan de apertura, la Generalitat contempla, por ahora, que se mantenga el confinamiento nocturno desde las 22:00h hasta las 06:00h, excepto para causas justificadas. Siendo aventurado en estos momentos poder establecer qué ocurrirá tras la finalización de esos 15 días que debiera durar la aplicación del cuarto tramo del Plan, y si tras su finalización pasarán a levantarse todas las restricciones, toque de queda incluido, o si sin embargo alguna de ellas se mantendrá durante un tiempo más prolongado. Aspectos para los que habrá que esperar a la evolución de los efectos de la propia pandemia.

Photo Credits: Generalitat de Catalunya.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO