Kering: del hundimiento de Gucci al éxito de Bottega Veneta

Madrid – El holding multinacional francés Kering, compañía especializada en el sector de la moda-lujo y matriz de firmas tan conocidas como Gucci, Saint Laurent, Bottega Veneta o Balenciaga, hacía públicos ayer sus resultados fiscales respecto del primer trimestre de su actual ejercicio de 2020. Periodo durante el que registró una caída de sus ingresos del -15,4 por ciento, desde los 3.785,3 millones de su anterior ejercicio hasta los 3.203,2 millones de euros de este primer trimestre de 2020. Todo ello como consecuencia directa del impacto del brote de coronavirus sobre su modelo de negocio. Afección que ha hecho caer la cifra de ingresos de todas sus principales casas de moda, a excepción de Bottega Veneta. Firma que logra terminar este complicado trimestre con un sorprendente aumento del +10,3 por ciento, generando unos ingresos por valor de 273,7 millones de euros.

“La pandemia del COVID-19 ha tenido un fuerte impacto en nuestras operaciones del primer trimestre”, apunta François-Henri Pinault, presidente y director ejecutivo de Kering, a través de un comunicado; en relación a un brote sobre el que “tomamos inmediatamente medidas con las que garantizar la seguridad y el bienestares de todas las personas vinculadas a Kering en las diferentes partes del mundo, así como de nuestros clientes”. “También brindamos nuestro apoyo a las comunidades en las que estamos especialmente presentes, ayudando a cubrir las necesidades de carácter extraordinario generadas por esta crisis sanitaria, especialmente entre trabajadores de la salud y hospitales”. Por ello, “me gustaría expresar mi más sincero agradecimiento a todos nuestros empleados, por el compromiso inquebrantable que han demostrado ante esta situación sin precedentes”.

Retomando el aspecto económico, “tras un comienzo de año muy prometedor para todas nuestras casas, la rápida propagación del COVID-19 ha afectado a nuestro comportamiento en nuestros principales mercados”, añadía Pinault. Quien asegura que el grupo está “trabajando arduamente para asegurar la continuidad y pronta recuperación de todos nuestros negocios”. “Ajustar nuestros costes y preservar nuestro volumen de efectivo son las principales prioridades a implementar en todos los niveles del Grupo. Nuestra sólida estructura financiera y nuestra agilidad nos servirán ante este difícil periodo. Mi confianza en el futuro de Kering reside en la fortaleza y los valores de nuestras Casas, que lograrán emerger de este periodo de incertidumbre hasta lo más alto, así como en nuestra capacidad para combinar la visión a largo plazo con las urgentes necesidades inmediatas a corto plazo”.

Caídas del -16 por ciento en moda

Atendiendo a los aspectos más generales experimentados por el Grupo francés a lo largo de este “agitado” primer trimestre, la compañía apunta al buen comportamiento con el que arrancaba en enero. A medida que el coronavirus fue expandiéndose, el mes de febrero comenzó a arrojar contrastes con el comienzo del cierre de sus tiendas en diferentes áreas de la región de Asía-Pacífico. Para finalmente llegar a un mes de marzo en el que sus cuentas experimentaron un fuerte deterioro tras el cierre gradual de sus tiendas en Europa y los Estados Unidos, la interrupción del turismo y el cierre parcial de sus instalaciones logísticas y fábricas.

Como consecuencia de esta perspectiva, el grupo finalmente logró generar unas ventas por valor de 3.203,2 millones de euros, de los que 3.065,7 —un 95,7 por ciento— fueron generados por sus firmas de moda; que en su conjunto acumulan una caída de ventas del -16 por ciento frente a los 3.648,1 millones obtenidos en el mismo periodo del pasado año. Una bajada generalizada a la que se sumaba una caída del -6,8 por ciento de su red mayorista, que se vieron en parte compensadas con el fuerte aumento que la compañía registraba en su canal de ventas online, en el que experimentó un fuerte aumento del +21,1 por ciento.

Del hundimiento de Gucci al buen comportamiento de Bottega Veneta

Prestando atención al comportamiento de sus principales marcas comerciales, Kering experimenta caídas generalizadas a excepción de en Bottega Veneta. Firma que sorprende registrando un fuerte aumento a pesar del presente clima de incertidumbre y de paralización económica.

Por peso, con una facturación de 1804,1 millones de euros en primera posición se encuentra la firma italiana Gucci. Cuyas ventas experimentan una caída del -22,4 por ciento respecto de los 2.325,6 millones de euros obtenidos durante el mismo periodo de su pasado ejercicio.

En segunda posición en importancia se encontraría Yves Saint Laurent, cuyas ventas caen un -12,6 por ciento desde los 497,5 hasta los 434,6 millones de euros. Una bajada mucho menos acentuada que desde Kering apuntan como resultado de su menor exposición a los mercados asiáticos y a su buen comportamiento durante gran parte del trimestre en Europa Occidental y América del Norte.

A pesar de que, al igual que el resto de las casas de moda, la capacidad de la marca durante la última parte del trimestre se ha visto profundamente afectada, no deja de sorprender el buen ritmo de crecimiento de Bottega Veneta. Firma que consigue culminar este primer trimestre, repleto de retos, registrando un aumento de sus ingresos del +10,3 por ciento. Con caídas de ventas en las regiones de Asia-Pacífico y de Japón, pero con increíbles subidas del +25,4 por ciento en Europa Occidental, de hasta un +31,3 por ciento en Norteamérica y de un +55,1 por ciento en el canal mayorista. Y es que parece que nada puede contra el talento de la nueva dirección creativa que rige la marca, capitaneada por el diseñador británico Daniel Lee.

Al margen de sus principales firmas de moda, Kering lograba recoger a través de sus otras casas una cifra totalizada por valor de 553,3 millones de euros. Cifra un -4,1 por ciento inferior frente a los 576,9 millones obtenidos en 2019.

Junta General de Accionistas para el 16 de junio

Con motivo de la actual situación de excepcionalidad surgida como consecuencia de la pandemia por coronavirus, la Junta Directiva de Kering a acordado que finalmente su Junta Anual de Accionistas se lleve a cabo el próximo 16 de junio de 2020. Reunión que servirá para aprobar las cuentas finales del ejercicio de 2019; los nuevos acuerdos de dividendo para este año, con una bajada del -30 por ciento frente al inicialmente propuesto; y el nuevo baremo de retribuciones para sus directivos, que contempla la reducción de un -25 por ciento de la remuneración fija del Director Ejecutivo y la supresión del complemento variable tanto para él como para el Deputy Chief Executive Officer. Así como la reducción en un -30 por ciento de los honorarios de todos sus directivos.

Principal agente del sector de la moda-lujo, Kering es una multinacional francesa responsable del diseño y la fabricación de toda clase de artículos de moda, cuero, joyas y relojes. Productos que comercializa a través de sus distintas marcas, entre las que encontramos firmas tan conocidas como Gucci, Saint Laurent, Bottega Veneta, Balenciaga, Alexander McQueen, Brioni, Boucheron, Pomellato, DoDo, Qeelin, Ulysse Nardin, Girard-Perregaux o su línea de gafas Kering Eyewear. Una completa red empresarial en la que al término de su pasado ejercicio empleaba a cerca de 38.000 trabajadores. Ejercicio de 2019 que lograba culminar con un volumen de ingresos por valor 15,9 mil millones de euros.

Photo Credits: Cortesía de Bottega Veneta, campaña colección Otoño/Invierno 2019/2020.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO