New York – La marca de moda británica Jack Wills busca comprador. El minorista ha contratado a varios asesores de KPMG para que analicen todas las opciones para su futuro, incluyendo una posible venta.

Jack Wills ha encargado a la firma de consultoría KPMG que lleve a cabo “una revisión del negocio y explorar futuras oportunidades", según un comunicado emitido por el grupo de moda. Mientras tanto, la dirección de la empresa “sigue centrada en su estrategia de desarrollo de nuevos productos, mejorando los márgenes e impulsando la eficiencia de los costos, que ya está cosechando beneficios ".

Fuentes cercanas al asunto citadas por ‘The Guardian’ indican que Jack Wills se habría visto obligado a buscar comprador después de su principal acreedor, HSBC, amenazara con cerrarle el grifo. De igual manera, el propietario del grupo de moda desde 2016, Bluegem Capital Partners, ha dejado claro que no está dispuesto a poner más dinero tras inyectar más de 20 millones de libras.

Fundada en 1999, Jack Wills se convirtió rápidamente en la marca favorita de los estudiantes adinerados en Reino Unido. Actualmente cuenta con 10 tiendas independientes en el Reino Unido y cerca de 100 puntos de venta, varios en Oriente Medio. La marca se separó de la compañía del fundador Peter Williams el verano pasado después de meses de desavenencias con su socio financiero y propietario actual, Bluegem, quien fichó a la ex ejecutiva de Debenhams, Suzanne Harlow, para dirigir la empresa de moda.

HSBC es el principal prestamista de Jack Wills, a quien ha extendido financiación por más de 30 millones de libras en total. Gran parte de esos préstamos vencen en 2020 y 2021. Aunque Bluegem Capital se comprometió a ofrecer apoyo financiero por al menos un año a principios de 2019, la empresa acumula pérdidas por valor superior a 14 millones de libras según las últimas cuentas disponibles.

A cierre de esta edición, Bluegem no ha hecho declaraciones al respecto.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO