• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • Inditex, Amazon y Patagonia lideran el compromiso coZEV por envíos “cero emisiones” para 2040

Inditex, Amazon y Patagonia lideran el compromiso coZEV por envíos “cero emisiones” para 2040

Por Jaime Martinez

22 oct 2021

Empresas

Photo Credits: Unsplash.

Acaba de nacer la Cargo Owners for Zero Emission Vessels (coZEV). Una nueva coalición empresarial de carácter sostenible, auspiciada por el norteamericano Aspen Institute de Washingont DC, mediante la que se persigue acelerar el progresivo avance hacia una industria global menos contaminante y más comprometida con el entorno y las personas, en esta ocasión fomentando el compromiso por adoptar un transporte marítimo mediante buques capaces de propulsarse con combustibles limpios cero en emisiones para el año 2040. Un objetivo al que han decidido sumarse, como primeros firmantes de la nueva coalición, un amplio número de grupos líderes a escala internacional, como lo son Amazon, Brooks Running, Frog Bikes, Ikea, Inditex, Michelin, Patagonia, Tchibo y Unilever.

Según las estimaciones del Aspen Institute, a día de hoy el transporte marítimo impulsado por fueloil pesado produce alrededor de mil millones de toneladas de contaminación climática ambiental, lo que equivaldría a tantas como las de un país del G7 o a las que realizan todas las centrales eléctricas de carbón de los Estados Unidos juntas. Representando actualmente el 3 por ciento de todas las emisiones de gases de efecto invernadero a escala global, porcentaje que, según las previsiones que manejan, podría aumentar hasta el 10 por ciento para 2050 en el caso de que la industria continuase dependiendo de los combustibles de alta intensidad de carbono. Y eso sin olvidar que el transporte marítimo también genera entre el 10 y el 15 por ciento de las emisiones de óxido de azufre y de óxido nitroso a escala global. De ahí la urgencia por acelerar la descarbonización de este sector concreto de la logística de la que hacen uso los principales grupos internacionales.

“Para mitigar estos impactos negativos y alinearse con los objetivos del Acuerdo de París, la industria del transporte marítimo debe hacer la transición hacia combustibles carbono zero para mediados de esta década de 2020, usarlos a escala para 2030, y estar completamente descarbonatizada para 2050, a más tardar”, defienden, a través de un comunicado, desde la iniciativa coZev. Coalición que representa, en palabras de Ingrid Irigoyen, directora de la Iniciativa por la descarbonización del transporte marítimo del Aspen Institute, “un paso histórico en la lucha contra el cambio climático, con su aguda visión para aprovecharse del liderazgo climático corporativo para acelerar la descarbonización de la industria del transporte marítimo mundial”.

“El transporte marítimo ha sido durante mucho tiempo un importante productor de contaminación ambiental y climática, y los intentos por dejar de utilizar combustibles fósiles se han enfrentado a importantes obstáculos, incluida una percepción de falta de demanda entre los clientes de transporte de mercancías que ha terminado sofocado las inversiones y la escalabilidad de posibles soluciones”, añade Irigoyen. Pero “al establecerse hoy este ambicioso objetivo”, subraya, “un grupo de líderes industriales está cambiando en sentido de ese mensaje. Y esto es solo el comienzo, ya que esperamos que este movimiento pueda crecer rápidamente entre las empresas líderes en el cambio climático”. Lo que “nos permitirá impulsar economías de escala, innovar, e impulsar una oleada de confianza entre los inversores y los principales actores de las cadenas de valor, demostrándoles que sí existen oportunidades comerciales en hacer lo correcto”.

“La red coZev está sin duda cambiando el sentido de las conversaciones sobre las soluciones climáticas para el transporte marítimo, y más allá”, se encargaba de explicar por su parte Dan Porterfield, presidente y director ejecutivo del Aspen Institue. “El transporte marítimo, al igual como todos los sectores de la economía mundial, debe descarbonizarse rápidamente si queremos resolver esta crisis climática, y las empresas multinacionales serán actores clave para catalizar esta transición hacia el uso de una energía limpia en el transporte marítimo”. Por esa razón, “aplaudimos a los firmantes de la Declaración de ambición de coZEV 2040 por su liderazgo, y urgimos a otros líderes de la carga marítima, actores de las cadenas de valor y gobiernos a que unan sus fuerzas con nosotros”.

Con la vista en poder incentivar políticas e inversiones con las que acelerar esta “transición verde”

Con su adhesión a esta iniciativa, los firmantes se comprometen a trabajar de manera conjunta en esa ambición inicial de lograr alcanzar un transporte marítimo de cero emisiones de gases de efecto invernadero para 2040. Un objetivo para el que, a través de coZev, las empresas podrán trabajar de manera conjunta y colaborativa para establecer los primeros corredores marítimos cero emisiones. Unas vías con las que se conseguirá lanzar así un importante mensaje de confianza, que permita incentivar políticas e inversiones empresariales dirigidas al desarrollo de unas mismas soluciones sostenibles, pero a mayor escala. Para lo que desde coZev se valdrán del poder económico, creativo y de la alta influencia de la que disponen los grandes grupos líderes que ya se han adherido a la coalición, y de los que vengan.

“Si bien mostrar señales de que sí existe una demanda para hacer envíos de cero emisiones de carbono es esencial para poner en marcha esta transición, las empresas que trabajan con coZEV también reconocen que las fuerzas del mercado por sí solas no llevarán estas soluciones a escala”, añaden desde la colación. “Por esta razón”, apuntan, “los signatarios de la declaración para 2040 también están pidiendo a los legisladores de políticas de todo el mundo que tomen medidas rápidas y ambiciosas para promover la descarbonización del transporte marítimo, dentro de sus ámbitos de decisión nacional, regional e internacional”.

“Si el transporte marítimo se descarbonizará o no ya no es un debate”, concluye Irigoyen. “La pregunta ahora más bien está en cuánto de rápido podemos lograr alcanzar ese objetivo colectivo, y qué actores de las cadenas de suministros y qué países serán capaces de aprovechar las increíbles oportunidades comerciales que esta transición representa”.