• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • Frasers Group ofrece un crédito de 50 millones de libras para salvar Arcadia (Topshop)

Frasers Group ofrece un crédito de 50 millones de libras para salvar Arcadia (Topshop)

Por Jaime Martinez

30 nov 2020

Empresas

Madrid – Antes las últimas informaciones que apuntan a la inminente declaración de quiebra de la compañía británica Arcadia, propiedad del empresario Sir Philip Green e integrada por una cartera de marcas comerciales entre las que se incluyen las cadenas de tiendas de moda Topshop, Dorothy Perkins, Topman o Burton, se dispondría a salir en su ayuda ni más ni menos que el igualmente empresario británico Mike Ashley, fundador y principal accionista de Frasers Group, matriz a su vez de cadenas de moda tan conocidas como Sports Direct y de los grandes almacenes House of Frasers. Quien, a través de su compañía, habría estado ultimando los preparativos para conceder a Arcadia una línea de crédito de emergencia por valor de unos 50 millones de libras.

Los fondos irían destinados a lograr mantener a flote, por el momento, al Grupo británico dueño de Topshop, dando viabilidad así a su modelo empresarial y ayudando a mantener buena parte de los cerca de 13.000 puestos de trabajo que pasarán a encontrarse en situación de riesgo una vez que se confirme la declaración de quiebra. Y todo ello mientras, de manera paralela, se estaría ya avanzando en las acciones para designar a los administradores concursales que deberán pasar a dirigir este proceso de quiebra en el que, de ser aceptada la línea de crédito, Frasers Group partiría con ventaja llegado el extremo de poder adjudicarse parte o el total de la compañía británica.

Interés por comprar todas las marcas comerciales de Arcadia

Así al menos lo recogen las últimas informaciones difundidas desde el canal de noticias británico Sky News. Desde donde aseveraban, hace menos de 48 horas, que desde Frasers Group se comenzaron los preparativos para presentar esta solicitud de préstamo antes de que Arcadia se decida a solicitar la declaración oficial de quiebra, en lo que sería una estrategia similar a la empleada por Ashley frente al colapso de otras grandes minoristas, como los grandes almacenes Debenhams.

“Esperamos que Sir Philip Green y Arcadia Group se comuniquen con nosotros hoy para discutir cómo podemos apoyarlos a ayudar a salvar la mayor cantidad de puestos de trabajo posible”, señalaba Chris Wootton, director financieros de Frasers, al citado medio británico, confirmando con sus declaraciones la oferta de préstamo presentada por Frasers este pasado sábado. Una propuesta que otras fuentes cercanas a la compañía, consultadas igualmente por Sky, apuntan a que se concedería mediante una línea de crédito garantizado cuyo objeto último sería el de evitar la declaración concursal, y con ello la consiguiente entrada de la administración a dirigir el concurso de acreedores. Propuesta que ven con escepticismo diferentes consultores, que apuntaban a un truco publicitario y a ser una mera artimaña la oferta de préstamo de Ashley. Quien, a pesar de la rivalidad que lo enfrente a Green, o precisamente por ese motivo, no dudaba en confirmar a ITV News el mismo viernes su interés en comprar todas las marcas comerciales de Arcadia.

La última en caer frente a los efectos del coronavirus

De confirmarse la declaración de quiebra del grupo Arcadia, que todo hace indicar que se produciría de manera oficial este mismo lunes, la compañía se convertiría en una de las mayores empresas británicas en ser víctima de los efectos de esta pandemia por coronavirus, sumándose así su nombre al de las cadenas Edinburgh Woolen Mill y Cath Kidston y al de los grandes almacenes Debenhams. Que, en una situación similar a la de ahora experimentada por Arcadia, entraba en los juzgados el pasado mes de julio, dando así inicio a un proceso de adquisición del que finalmente decidía salirse Frasers una vez rechazada su oferta de compra por valor de 125 millones de libras, muy lejos de los 300 millones que solicitaba la compañía. Desde donde, tal y como ya señalábamos, se rechazó la oferta de un crédito de 40 millones de libras que, en una operación similar a la actual sobre Arcadia, les ofreció Ashley en diciembre como alternativa a la declaración concursal.

“Somos conscientes de las recientes especulaciones de los medios sobre el futuro de Arcadia”, se encargaban de informar, a través de un comunicado, desde la compañía británica hacia finales de la pasada semana. “El cierre forzoso de nuestras tiendas durante periodos prolongados, como consecuencia de la pandemia por Covid-19, ha tenido un impacto material importante en la actividad comercial de nuestro modelo de negocio”, proseguían. “Como resultado, los directivos de Arcadia han estado trabajando en una serie de medidas de contingencia para asegurar el futuro de las marcas del Grupo”, que “continuarán comercializándose” a medida que “nuestras tiendas abran nuevamente en Inglaterra” tan pronto “como se levanten las restricciones gubernamentales del Covid-19 la próxima semana”.

¿Hacia un nuevo modelo exclusivamente digital?

Entre esas “medidas de contingencia” es donde se comenzaba a barajar con la posible declaración de quiebra del Grupo británico. Entre cuyos pretendientes, más allá de Frasers Group, la misma Sky situaba al grupo de moda online Boohoo. Lo que alimentaba las posturas que apuntaban a que Arcadia terminase reorientando su modelo empresarial hacia el canal exclusivamente digital.

Actualmente la compañía emplea a cerca de 15.000 trabajadores a través de una red comercial compuesta por aproximadamente 500 establecimientos, muchos de los cuales mantienen todavía sus puertas cerradas como consecuencia de las últimas limitaciones a la actividad comercial decretadas por parte del Gobierno británico para frenar la expansión del coronavirus. Brote que, al igual que sobre una amplia mayoría de compañías de la industria del retail, ha causado unos duros efectos sobre las cuentas de Arcadia. Desde donde se tomaron medidas dirigidas a mitigar el impacto de la pandemia sobre su actividad comercial, entre ellas el anuncio, el pasado mes de julio, de la supresión de unos 500 puestos de trabajo sobre el total de 2.500 con los que cuenta en sus oficinas centrales.

Photo Credits: FashionUnited.

Adquisiciones
Arcadia
CORONAVIRUS
Frasers Group
quiebra
TOPSHOP