• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • Fin de la Navidad en Reino Unido: “Debemos ser realistas”

Fin de la Navidad en Reino Unido: “Debemos ser realistas”

Por Jaime Martinez

21 dic. 2020

Empresas

Madrid – A través de un mensaje directo dirigido a la ciudadanía, el primer ministro del Reino Unido y líder del Partido Conservador, Boris Johnson, anunciaba este pasado sábado 19 de diciembre de 2020 la imposición de nuevas restricciones para gran parte del sudeste de Inglaterra, incluida la capital del país, Londres. Medidas encaminadas a intentar frenar el aumento de los contagios por coronavirus, que desde el Gobierno británico han decidido implementar tras el rápido aumento de los casos registrados en los últimos días.

Las autoridades del país, así como su grupo de asesores en amenazas y nuevos virus respiratorios, sitúan esta nueva gravedad en la incidencia de los casos registrados en el país como consecuencia de la aparición de una nueva cepa del virus, que contaría con una capacidad de propagación considerablemente mayor, de hasta un 70 por ciento. Apreciaciones basadas en el registro de unos primeros datos preliminares sobre la evolución de los contagios, que son los que han conducido finalmente al Gobierno británico a decretar nuevamente el Nivel 4 de alarma sanitaria, bajo cuyas limitaciones pasan a estar las regiones de Kent, Buckinghamshire, Berkshire, Surrey (excepto Waverley), Gosport, Havant, Portsmouth, Rother y Hastings; la ciudad de Londres, incluidos todos sus 32 distritos; y en el este de Inglaterra, desde Bedford y Central Bedford, hasta Milton Keynes, Luton, Peterborough, Hertfordshire, Essex (excepto Colchester), Uttlesford y Tendring, en el condado de Essex.

“Ayer por la tarde me informaron sobre los últimos datos que muestran que el virus se propaga más rápidamente en Londres, el sudeste y el este de Inglaterra de lo que cabría esperar dadas las duras restricciones que ya existen”, explicaba el primer ministro británico en su comunicado; en relación a un aumento de los casos que “pare que están siendo impulsados por la nueva variante del virus, que conocimos a principios de esta semana” y que “podría ser hasta un 70 por ciento más transmisible que la variante anterior”.

“Todavía hay mucho que desconocemos”, continuaba explicando Johnson, y si bien “estamos bastante seguros de que la cepa se transmite más rápidamente, no hay evidencias que sugieran que sea más letal o cause mayor gravedad. Del mismo modo que tampoco hay evidencias que sugieran que la vacuna será menos efectiva contra la nueva variante” del virus. Pero ante estos datos, “ya sabemos lo suficiente como para estar seguros de que debemos de actuar”, razón por la que “me reuní con los ministros del comité de operaciones del Covid la pasada noche y una vez más a primera hora de esta mañana, y reuní al Gabinete al medio día para acordar las siguientes restricciones”. Unas medidas que entraban en vigor a partir de este pasado domingo, y que se mantendrán activas en los términos anunciados hasta, como mínimo, el próximo 30 de diciembre.

Comercios cerrados y límites a la movilidad

Como parte de las nuevas restricciones anunciadas por Johnson, en las zonas afectadas pasa a contar con valor de Ley el mensaje “Quédese en casa” que trae aparejado el Nivel 4 de la alarma sanitaria. Alerta cuya imposición traerá consigo una serie de limitaciones a la libre circulación y a la actividad comercial, para las que, al igual que en las anteriores ocasiones, existirán una serie de excepciones. Incluidas las de los desplazamientos por razones de trabajo o por motivos educativos, para el cuidado de niños o para la práctica del deporte.

En consecuencia, y tal como se encargan de explicar desde el Gobierno británico, las personas no pueden entrar ni salir de las áreas marcadas con el Nivel 4 de la alarma, y los residentes en dichas zonas no podrán pasar las noches fuera de su residencia habitual ni realizar viajes al extranjero. Mientras que los trabajadores deberán pasar al régimen del teletrabajo, permitiéndose los desplazamientos solamente de aquellos que no puedan trabajar desde casa; quienes podrán desplazarse para acometer labores vinculadas a los sectores industriales o de la construcción.

En cuanto al comercio minorista no esencial, cuya actividad se había mantenido limitada desde el pasado 5 de noviembre y hasta este último 2 de diciembre, así como todos los espacios interiores vinculados al ocio, el entretenimiento y el cuidado personal, como piscinas y gimnasios, cines, casinos, boleras, centros de manicura o peluquerías, todo ellos deberán cerrar nuevamente sus puertas.

De igual modo, el Gobierno británico ha introducido nuevas restricciones a los contactos sociales. Consideraciones que llevan a que las reuniones pasen a ser en espacios públicos, y decretando la no obligatoriedad de ir a trabajar y la recomendación de restringir sus salidas fuera de sus domicilios habituales y hacer deporte en el exterior durante las horas de menor afluencia para todas aquellas personas clínicamente consideradas como especialmente vulnerables. Colectivo en el que se incluyen desde las personas con cáncer, a aquellas en terapia de inmunosupresión o con afecciones respiratorias graves.

Nuevas reglas para Navidad

A pesar de que las autoridades han anunciado que las evidencias, por ahora, no sugieren que la nueva variante detectada del virus cause una mayor tasa de mortalidad o que afecte a las futuras vacunas, dado el riesgo que representa en cuanto a la propagación del virus se ha decidido variar el plan establecido para las reuniones y las cenas de estas vacaciones de Navidad.

Así, para aquellas zonas del país que se encuentren en los niveles de alarma 1, 2 y 3, las celebraciones de Navidad podrán reunir a miembros de hasta 3 unidades familiares, pero únicamente durante el día de Navidad.

“Dadas las evidencias que tenemos sobre esta nueva variante del virus, y del potencial riesgo que representa, con gran pesar debo anunciar que no podemos continuar con la Navidad tal y como estaba prevista”, añadía Johnson. Así, “quienes viven en áreas en Nivel 4 no deben mezclarse con nadie de fuera de sus hogares en Navidad” excepto en los casos de aquellas personas que corran “un riesgo particular de soledad o aislamiento”. “En el resto del país, las reglas de Navidad que permitían las reuniones de hasta tres hogares, se limitarán solo al día de Navidad, en lugar de los cinco días que se habían establecido”. Del mismo modo, “no habrá relajaciones el 31 de diciembre, por lo que la gente no deberá romper las reglas durante el Año Nuevo”.

“Se cuanta emoción dispensa la gente a esta época del año y lo importante que es para los abuelos poder ver a sus nietos, y para las familias poder reunirse”, apostillaba el primer ministro británico. Por tanto, “sé lo decepcionante que esto puede llegar a ser, pero desde el comienzo de esta pandemia hemos dicho que nos guiaríamos por las evidencias científicas”, y “cuando cambian, debemos adaptar nuestra respuesta”. “Como su primer ministro, sinceramente creo que no tengo otra alternativa. Si no actuamos, las evidencias sugieren que las infecciones aumentarían, los hospitales se verían colapsados y miles perderían su vida”. “Ahora contamos con una esperanza, una esperanza real, de que pronto podremos librarnos de este virus”, una “perspectiva que crece con cada día que pasa y con cada dosis de vacuna que se administra”.

“Sí, la Navidad de este año será muy diferente, pero debemos ser realistas”, concluía Johnson su declaración. “Estamos sacrificando nuestra oportunidad de ver a nuestros seres queridos en Navidad, para que podamos tener una mayor oportunidad de proteger sus vidas y de poder verlos en las próximas Navidades. Tan seguro como que la noche sigue al día, lograremos derrotar a este virus. Lo derrotaremos, y recuperaremos nuestras vidas”.

Photo Credits: Government of the United Kingdom.