La facturación de la firma española de moda infantil Bóboli creció un 20 por ciento hasta alcanzar los 29 millones de euros en 2014, según ha informado la compañía en un comunicado.

La empresa además acaba de tras ladar su sedecentral a Llinars del Vallés (Barcelona) en un espacio de 10.000 metros cuadrados de almacén que dará cabida a casi 4 millones de prendas para responder a los pedidos de los clientes.

Bóboli ha señalado que estos cambios coinciden con el relevo generacional al frente de la compañía, ya que el fundador de la empresa, Francisco Algás, ha pasado el testigo a sus hijas Mónica y Arancha Algás, nuevas consejeras delegadas, centradas en el área comercial y en el área de producto, respectivamente.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO