• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • Europa lastra a una Burberry que vuelve a crecer en China y en los Estados Unidos

Europa lastra a una Burberry que vuelve a crecer en China y en los Estados Unidos

Por Jaime Martinez

12 nov. 2020

Empresas

Madrid – La compañía de moda británica Burberry ha hecho público, hace escasamente unas horas, el balance provisional de sus cuentas relativas a la primera mitad de su actual ejercicio fiscal de 2020-2021. Periodo de 26 semanas que finalizaba el pasado 26 de septiembre de 2020, que la firma ha culminado registrando una caída de sus ingresos del -31,46 por ciento, pasando de los 1.281 millones de libras que obtenía en 2019, a unos actuales 878 millones. Una abrupta caída que sin embargo no ha impedido que la firma logre mantenerse en terreno positivo, reflejando un beneficio operativo por valor de 88 millones de libras, muy distante eso sí, en un -56,44 por ciento, de los 202 millones de libras de beneficio que lograba registrar al final del primer semestre del pasado año.

Todas estas caídas han venido acuciadas por un primer trimestre en el que las ventas comparables de Burberry llegaron a hundirse hasta un -45 por ciento, repuntando ya durante un segundo trimestre en el que tan solo lo hacían un -6 por ciento. Una tendencia al alza que, aseguran desde la compañía, se ha estado manteniendo, e incluso acelerando, durante estos últimos dos meses. Con un mes septiembre en el que se habrían estado manteniendo por debajo de los valores del pasado año en un rango de un solo dígito, y con un mes octubre en el que habrían pasado ya a volver a incrementarse.

“Aunque el impulso que habíamos logrado generar fue bruscamente interrumpido con la llegada del Covid-19 a principios de año, hemos sabido adaptarnos rápidamente, al tiempo que continuamos avanzando en nuestra estrategia” global, explicaba Marco Gobbetti, director ejecutivo de Burberry, a través de un comunicado. “Mientras el virus continúa afectando a las ventas en EMEIA, Japón y el sur de la región de Asia-Pacífico, nos reconforta la recuperación en términos generales que estamos experimentando, así como la sólida confianza que están mostrando nuestra marca y nuestros productos, especialmente entre las generaciones más jóvenes de consumidores”. “En un entorno que sigue mostrándose incierto”, añadía Gobbetti, “continuaremos apostando por crear productos excepcionales, en desarrollar planes de contingencia y ajustar nuestros recursos, mientras aprovechamos la fuerza de nuestra plataforma online para inspirar a los clientes”.

Vuelta al crecimiento en Asia y en América

Atendiendo al comportamiento de la compañía por canales de distribución, durante este primer semestre las ventas del canal retail se redujeron un -30 por ciento, pasando de los 1.004 millones de libras hasta los 704 millones. Mientras que el canal mayorista hacía lo propio un -38 por ciento, bajando hasta los 156 millones de libras, y las ventas mediante licencia caían un -24 por ciento, hasta los 18 millones de libras.

En cuanto al comportamiento de Burberry por regiones, en el área de Asia-Pacífico las ventas han pasado de caer un -10 por ciento en el primer trimestre, a experimentar una subida del +10 por ciento en el segundo, gracias principalmente al buen comportamiento de Corea y de la China continental. Nada que ver sin embargo con el desastroso comportamiento de los mercados de EMEIA (Europa, Oriente Medio y África), donde la caída del -74 por ciento del primer trimestre únicamente se vio reducida a un -39 por ciento en el segundo, principalmente como consecuencia de la limitada recuperación de las ventas en Europa y Reino Unido. Una situación que igualmente contrasta con la mostrada por la firma en la región de las Américas, un mercado en el que experimenta la mayor de sus recuperaciones, pasando de una caída del -70 por ciento en el primer trimestre, a una subida del +21 por ciento durante el segundo, con los Estados Unidos obteniendo los mejores resultados de toda la región.

A compensar las caídas y favorecer la recuperación del volumen de ingresos de la multinacional durante esta primera mitad del año, contribuyó sin duda un canal digital que se situó en un crecimiento en el rango de los dos dígitos tanto en el primer trimestre como en el segundo. Mostrando un comportamiento todavía más excepcional en la región de las Américas, donde alcanzó un aumento de tres dígitos durante el segundo trimestre.

Más ropa cómoda y menos prendas “outerwear”

En lo relativo a la demanda de los productos de Burberry, todas sus líneas se vieron afectadas por los cierres de las tiendas que todavía persistían durante el primer trimestre de su actual ejercicio. Experimentando del mismo modo una fuerte recuperación ya durante el segundo trimestre.

En el caso de los artículos de cuero de la firma, la demanda aumentó dos dígitos en el segundo trimestre, con cerca del 60 por ciento de la demanda siendo protagonizada por ventas de la línea de bolsos para mujer de la firma. En cuanto a las colecciones de moda ready-to-wear, los pantalones y los jerseyes de hombre junto a los vestidos y prendas de punto de mujer fueron los que mayor demanda despertaron en el segundo trimestre. Viéndose más afectadas las ventas de las prendas de mayor abrigo “outerwear”, consecuencia de las restricciones y del aumento del trabajo en remoto.

Crecimiento del +3 por ciento para el tercer trimestre

De cara a lo que resta de ejercicio, desde Burberry, si bien se sienten optimistas como consecuencia de los registros que han obtenido durante este último mes de octubre, prevén que las ventas se continúen viendo afectadas frutos del impacto de los nuevos cierres anunciados en Europa y los que se puedan acometer en otras regiones del mundo. Unas limitaciones que mantienen a aproximadamente cerca de un 10 por ciento de sus tiendas cerradas en estos momentos.

Unas circunstancias que no impedirán, estiman, que la compañía logre regresar a un terreno de crecimiento positivo en el tercer trimestre. Periodo para el que maneja un rango de aumento de sus ventas de aproximadamente un +3 por ciento. Porcentaje que podría ser aún mayor de no haber decidido la dirección reducir la aplicación de descuentos y rebajas sobre los artículos de sus colecciones. Una medida que reconocen que puede suponer un freno en materia de ingresos durante la segunda mitad del ejercicio, especialmente en el tercer trimestre, pero que no obstante contribuirá a los objetivos de reposicionamiento marcados para la firma a largo plazo.

Photo Credits: Burberry.