• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • Europa está perdiendo más de 74 millones de euros por no reciclar, según un informe de Fashion for Good

Europa está perdiendo más de 74 millones de euros por no reciclar, según un informe de Fashion for Good

Por Alicia Reyes Sarmiento

4 oct 2022

Empresas |INFORME

Imagen de Mel Poole en Unsplash

La plataforma Fashion for Good, que a través de acuerdos de colaboración con diferentes comunidades busca que la industria de la moda sea mejor en todos los aspectos posibles, ha aunado esfuerzos con Circle Economy en el marco del proyecto “Sorting for Circularity Europe”.

Tras recoger información de diversa índole junto a marcas clave y líderes de la industria de toda Europa, los resultados de la iniciativa —publicados a finales de este pasado mes de septiembre— ponen de manifiesto la inmensa oportunidad de acelerar el reciclaje textil que se está desaprovechando actualmente y que, de empezar a explotar, favorecería la tan necesaria transición hacia la circularidad de la moda y, además, generaría sustanciales beneficios económicos para el sector.

Y es que el análisis llevado a cabo indica que el 74 por ciento de los textiles de bajo valor posconsumo desechados en Bélgica, Alemania, los Países Bajos, Polonia, España y el Reino Unido, que suponen una cantidad total aproximada de 494.000 toneladas, permitiría su reciclaje fibra a fibra. Esto representa el potencial de generar un valor adicional de 74 millones de euros al año al reintroducir los textiles clasificados y reciclados en la cadena de valor.

Solo el 2 por ciento de los textiles post consumo se destinan al reciclaje de fibra a fibra actualmente

Utilizando la innovadora tecnología de infrarrojo cercano (NIR) para determinar la composición de las prendas, tarea que tradicionalmente se realizaba de forma manual, el proyecto analizó un total de 21 toneladas de prendas posconsumo. El trabajo de campo se realizó en dos periodos de tiempo distintos, Otoño/Invierno de 2021 y Primavera/Verano de 2022, para tener en cuenta los cambios estacionales en los tipos de prendas que entran en las instalaciones de clasificación.

Grupos internacionales como Adidas, Bestseller, Inditex, Zalando o H&M han sido socios clave del proyecto y otros tantos como Levi Strauss & Co., Otto Group y PVH Corp participaron como parte del grupo de trabajo más amplio de este proyecto realizado en los seis países mencionados, lo que hace de este informe la instantánea más completa y representativa de la composición de los residuos textiles en Europa hasta la fecha.

Se descubrió que el algodón era la fibra dominante (42 por ciento), seguida de una gran presencia de mezclas de materiales (32 por ciento), de las cuales casi la mitad consistían en polialgodón (12 por ciento). Sobre la base de tres características, la composición del material, la presencia de perturbadores, como cremalleras y botones, y el color, el 21 por ciento de los materiales analizados se consideran adecuados como materia prima para el reciclaje mecánico, mientras que el 53 por ciento son adecuados para el reciclaje químico. Esto supone una importante oportunidad para la circularidad, ya que actualmente solo el 2 por ciento de los textiles postconsumo se desvían al reciclaje de fibra a fibra.

"A medida que aumentan los compromisos y las políticas de reciclaje de textiles de fibra a fibra, así como la cantidad de residuos textiles recogidos, la infraestructura necesaria para impulsar el avance hacia los sistemas circulares requiere una inversión significativa a escala”

Katrin Ley, directora general de Fashion for Good

La directora general de Fashion for Good, Katrin Ley, defiende en un comunicado compartido por la organización que este proyecto “sienta las bases de conocimiento que permitirán a los actores clave ponerse en marcha”, pues tanto “para tomar decisiones de inversión informadas, así como para evaluar el caso de negocio para la monetización a través del reciclaje, se necesita una comprensión más profunda de las características del panorama europeo actual de los textiles posconsumo”.

En este contexto, estos textiles poco valiosos engloban tanto a los residuos textiles como a los no reutilizables, que dado que no pueden tomar otra forma se destinan a la industria del automóvil o, lo que es más habitual, se incineran, pues según indican en el informe, el comercio mundial de textiles de segunda mano ha alcanzado su saturación de mercado.

Los resultados apuntan a que si se desvían los productos textiles del reciclaje y la incineración hacia oportunidades más prometedoras se podría recuperar su valor y, además, informan a las marcas sobre las mejores prácticas que deben adoptar en materia de diseño circular, así como a las agencias y organizaciones de recogida de textiles para construir la infraestructura necesaria y educar e involucrar mejor a los consumidores en las prácticas adecuadas de clasificación y eliminación.

La industria exige circularidad

Es probable que en los próximos años la cantidad de residuos textiles aumente, debido al aumento del consumo y la eliminación, y a la legislación entrante, así como la Directiva Marco de Residuos, por lo que cada vez se hace más y más urgente encontrar salidas a los mismos.

Para apoyar este mantenimiento y desarrollo de la capacidad de clasificación, el aumento de las inversiones y los cambios políticos desempeñan un papel fundamental desde Fashion for Good exponen que existe un sólido argumento comercial para clasificar estos textiles, con el fin de mantener y aumentar la capacidad de clasificación en Europa.

Desde la organización animan a utilizar el Manual de Clasificadores y el “Informe Sorting for Circularity Europe'' como guía para llevar a cabo más ensayos y continuar construyendo una comprensión de la composición de la fibra, la clasificación y los procesos de reciclaje.

Algunas de las recomendaciones clave de su manifiesto, son las siguientes:

Para todos los recolectores, clasificadores y recicladores

  • Proporcionar un acceso abierto a los ensayos y a los datos que puedan apoyar y dirigir la inversión en la infraestructura necesaria.
  • Actualizar y utilizar la base de datos de recicladores para conocer los destinos del reciclaje mecánico y químico.
  • Canalizar más inversiones en nuevas tecnologías de clasificación necesarias para aumentar la cantidad de textiles considerados adecuados como materia prima para el reciclaje mecánico y químico.
  • Unirse a plataformas digitales como Reverse Resources y Refashion Recycle para desbloquear y conectar la oferta con la demanda.

Para las marcas y los fabricantes

  • Comprometerse aún más a adoptar prácticas de diseño circular e incorporar fibras recicladas en las carteras de productos, tal como exige el próximo Reglamento de diseño ecológico de productos sostenibles de la Unión Europea.

Para los responsables políticos

  • Tener en cuenta el informe Sorting for Circularity Europe y otros estudios relevantes a la hora de desarrollar herramientas, marcos y legislación como: el marco armonizado de Responsabilidad Ampliada del Productor, la vía de los Pasaportes Digitales de Producto en el sector textil y el Reglamento de Ecodiseño para Productos Sostenibles.

Recycler's Database, Reverse Resources y Refashion Recycle

A partir del proyecto, se han identificado dos plataformas digitales abiertas, Reverse Resources y Refashion Recycle, para poner en contacto los residuos textiles de los clasificadores con los recicladores, como herramientas fundamentales para facilitar las conexiones necesarias para impulsar una mayor circularidad en los próximos años.

Tras una evaluación de las plataformas digitales adecuadas dentro y fuera de la industria textil, Reverse Resources cuenta actualmente con 51 recicladores, 19 gestores de residuos y 945 fabricantes activos en su plataforma, mientras que la francesa Refashion Recycle tiene 103 recicladores y 66 clasificadores incorporados a su plataforma, así como 52 soluciones de reciclaje, 245 interesados y 78.000 toneladas de textiles y calzado para reciclar. Esto representa una gran parte de la industria europea de la circularidad.

Además de las recomendaciones detalladas en el informe, se han puesto a disposición otros dos recursos de la industria, desarrollados por Circle Economy: Recycler's Database, una base de datos que mapea las capacidades de los recicladores textiles, iluminando lagunas cruciales entre la industria de la clasificación y el reciclaje, y un Sorters Handbook de código abierto para guiar a la industria de la clasificación, fomentando y apoyando nuevos análisis.

Cumbre de los mayores clasificadores textiles europeos

El proyecto Sorting for Circularity Europe reúne a los mayores clasificadores textiles industriales de la región europea, entre los que se encuentran el Grupo Boer, I:CO -parte del Grupo SOEX-, JMP Wilcox —parte de Textile Recycling International—, Modare-Cáritas, Wtórpol y TEXAID, situando a los principales actores de la industria en el centro del proyecto.

Se inició para abordar esta laguna de conocimiento, explorando los textiles postconsumo en profundidad, proporcionando información significativa en la que basar las decisiones de inversión, los desarrollos políticos y los próximos pasos hacia la circularidad.

Pretende aumentar la armonización entre la industria de la clasificación y el reciclaje, estimulando un mercado de reciclaje para los textiles no deseados que puede generar nuevas fuentes de ingresos para los clasificadores y desbloquear la demanda para los recicladores y las marcas.

Fuente del informe: Sorting for Circularity Europe project. Disponible en la página web oficial de Fashion for Good.

Fashion For Good
Moda Sostenible