¿Está la burbuja de Gucci a punto de estallar?

El problema con las burbujas es que inevitablemente, en algún momento estallan. Algunas duran mucho tiempo, como la burbuja de Internet, que duró de 1994 al año 2000 y que hizo que las empresas de Internet alcanzaran su punto máximo para luego colapsar en marzo de 2000, con resultados negativos, incluso para Amazon y eBay. Pero lo más común, es que las burbujas estallen tan rápido como aparecen. Lo mismo ocurre con la moda. Las marcas que ahora están en el punto de mira, rara vez mantienen el mismo impulso de crecimiento durante varios años.

Los inversores preocupados por la inevitable desaceleración de Gucci

Mientras que las casas de lujo dieron a conocer sus cifras semestrales esta semana, los inversores han seguido de cerca a Gucci, propiedad de Kering, que ha experimentado un crecimiento de dos dígitos durante los últimos tres años, pero actualmente está experimentando una desaceleración. Aunque es poco probable que Gucci caiga, será interesante ver cómo reacciona el negocio florentino y la empresa matriz Kering cuando la desaceleración se haga más evidente. Porque al parecer, la burbuja ya no crece al mismo ritmo.

¿Deberían saltar las alarmas?

Las ventas de Gucci aumentaron un 12,7 por ciento en el segundo trimestre, por debajo de las expectativas de los analistas, que vaticinaban un 14,5 por ciento. Según Bloomberg, es esta desaceleración la que preocupa a los principales inversores de la marca.

Después del anuncio de estos resultados por parte del grupo de lujo, las acciones de Kering cayeron un 9,9 por ciento en París . Según Bloomberg, “Gucci tiene una comparativa difícil, con unas ventas que aumentaron un 40 por ciento hace un año, y un 20 por ciento en el trimestre anterior. Kering ha intentado persuadir a sus inversores de que el crecimiento de la marca se está normalizando y que los productos de aire retro del diseñador Alessandro Michele no pasan de moda”.

En comparación con LVMH, cuyos resultados trimestrales aumentaron un 20 por ciento, Kering podría perder terreno. Un débil desempeño en Estados Unidos, en parte relacionado con la caída del número de visitantes chinos, ha pesado sobre las ventas de Gucci y otras marcas de Kering, asegura Reuters. El director financiero de Kering, Jean-Marc Duplaix, ha comentado: “Es un mercado que cada vez es más difícil, lo hemos comprobado con todas nuestras marcas”.

Sin embargo, los ingresos totales del Grupo Kering alcanzaron los 7.364,4 millones de euros, un 15,2 por ciento más a base comparable.

En un comunicado de prensa, François-Henri Pinault, presidente del consejo de Administración, ha comentado: “Durante la primera mitad del año, registramos resultados sólidos. Los ingresos de Kering superaron con creces la tendencia del mercado y fueron rentables. Generamos ingresos adicionales por valor de 1,2 mil millones de euros durante seis meses y nuestro margen operativo alcanzó un récord de 29,5 por ciento. Nuestra estrategia está claramente dando sus frutos. El éxito de nuestras marcas, basado en la creatividad, la innovación y la dedicación hacia nuestros clientes, combinado con una ejecución rigurosa y disciplina financiera, ha propiciado un crecimiento orgánico al alza con una rentabilidad sostenible”.

Este artículo ha sido previamente publicado por Fashionunited.uk y traducido y editado por Paula V. Pinuaga.

Crédito de la foto: Facebook de Gucci

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO