Esprit: desplome en Asia y caídas generalizadas del -12,9 por ciento

Madrid- La multinacional de moda y complementos Esprit, compañía con sede en Alemania y central financiera en Hong Kong, hacía públicos ayer sus resultados financieros respecto de su último año fiscal, finalizado el pasado 30 de junio de 2019. Periodo durante el que la compañía registró unos ingresos por valor de 12.932 millones de dólares de Hong Kong (HKD), unos 1.495,81 millones de euros.

La cifra supone una disminución de un -12,9 por ciento respecto de los 15.455 millones de HKD (1.787,84 millones de euros) de ingresos que la compañía genero durante su ejercicio de 2018. Mientras que el beneficio del grupo durante este ejercicio paso de 7.534 a 6.431 millones de HKD (743 millones de euros), y las perdidas operativas lograron reducirse, pasando de 2.253 a 2.080 millones de HKD (240,32 millones de euros).

“El último año financiero marcó el comienzo de un año de cambios muy significativos para el Grupo, y será recordado como una etapa crucial para el cambio y el regreso de Esprit a una rentabilidad a largo plazo”, se encargaba de indicar a través de un comunicado Raymond OR Ching Fai, presidente de Esprit. “Nuestra misión el año pasado fue la de formular un plan capaz de reajustar la dirección y los establecimientos estratégicos del grupo, asegurándonos de poder contar con el talento adecuado para impulsar una ejecución eficiente del plan con el objetivo de lograr resultados positivos. Me complace anunciar que el año fiscal 18/19, ha sido un año de grandes avances positivos en ambos frentes. Ahora contamos con un plan estratégico claro, y con el equipo adecuado para devolver Esprit al crecimiento y la rentabilidad”.

“Haciendo un balance de mi primer año aquí al frente de Esprit, no puedo más que sentirme extremadamente orgullosos de nuestro equipo y del progreso que hemos logrado”, declaraba por su parte Anders Kristiansen, CEO de Esprit desde junio de 2018. Al tiempo que indicaba que “es evidente que se necesitan cambios audaces” y que “creo firmemente que podemos alcanzar nuestros ambiciosos objetivos con el tiempo”. Finalidad para la que Kristiansen cree indispensable 1) agudizar la identidad de marca de Esprit; 2) mejorar la oferta de productos, la relación con el cliente y el posicionamiento de la marca; 3) reducir la complejidad y mejorar el análisis de las cuentas del grupo, convirtiéndolo en una organización más eficiente; y 4) eliminar las áreas de negocio que generan pérdidas, para construir una base más solida sobre la que sostener el modelo de negocio del grupo en el futuro.

Medidas sobre las que la multinacional ya habría avanzado, a través de iniciativas como el cierre de 169 tiendas “no rentables”, la disminución de su plantilla y del número de nuevas contrataciones, reajustes en su catálogo de productos, la creación de nuevas colecciones, o nuevas estrategias en el desarrollo de productos y en el área del negocio mayorista del grupo, pieza central del nuevo modelo comercial de Esprit. Cuyas cifras para este último ejercicio se habría visto lastradas, según el propio Kristiansen, por decisiones como la de cerrar las tiendas no rentables, o salir de los mercados de Australia y Nueva Zelanda. Resultados sobre los que el directivo tiene una visión optimista, ya que por primera vez desde el ejercicio 2015/16, la caída de ingresos (-12,9 por ciento) es inferior a la disminución del espacio comercial del grupo, que durante este último ejercicio disminuyó cerca de un -14,3 por ciento.

Por mercados

Dentro del plan estratégico de la compañía, en su decisión de mostrar unas cuentas más claras, el negocio del grupo se ha reorganizado en torno a las áreas de Alemania, Resto de Europa (incluyendo América y Oriente Medio), Asía Pacífico (APAC) y Global Eshop. Mercados todos ellos con pronunciadas bajadas de ingresos durante este último ejercicio fiscal.

En Alemania, el mercado más grande de la compañía representado el 51,7 por ciento del total de los ingresos del grupo, Esprit registró una caída de ingresos del -10,4 por ciento, hasta los 6.687 millones de KHD (773,53 millones de euros). Con su negocio de retail disminuyendo cerca de -12,8 por ciento, hasta los 2.226 millones de HKD (257,542 millones de euros). Y su sección mayorista un -12,3 por ciento, hasta los 2.200 millones de HKD (254,511 millones de euros).

En su área de negocio para el resto de Europa, que representa cerca del 38,8 por ciento de sus ingresos totales, el grupo registró una caída del -9,5 por ciento en su volumen de ingresos, hasta los 5.012 millones de HKD (579,717 millones de euros). Con bajadas del -7,6 por ciento en su negocio retail, y de un -15,5 por ciento en el mayorista; lastrada principalmente por la caída del -25,1 por ciento en la zona del Benelux.

En la región de Asia-Pacífico por su parte, que representa cerca del 9,5 por ciento de los ingresos totales del grupo e incluye, principalmente, a los mercados de China, Singapur, Hong Kong, Taiwán, Macao, Tailandia o India; el grupo registró un hundimiento del -33,2 por ciento de sus ingresos, llegando a generar tan solo 1.233 millones de HKD (142,613 millones de euros). Con bajadas del -34 por ciento en su área retail y de un -12,1 por ciento en la sección mayorista, acuciadas, según el propio grupo, por la reducción en un 35,5 por ciento del espacio de ventas y por la salida de la empresa de los mercados de Australia y Nueva Zelanda (ANZ).

Por su parte su división “Global Eshop”, que comprende el negocio digital del grupo a nivel global y supone el 27 por ciento del total de sus ingresos, experimentó una bajada del -6.6 por ciento, hasta los 3.728 millones de HKD (431,20 millones de euros).

Perspectivas para el próximo ejercicio

Para el próximo ejercicio fiscal en el que ya se encuentra la compañía, el grupo continuará avanzando en la ejecución de su plan estratégico, consciente de los “desafíos e incertidumbres” que presenta el actual entorno macroeconómico, a causa de unas tensiones comerciales “que dañan el crecimiento” y “pesan sobre el sentimiento del consumidor”.

Entre sus objetivos para el año fiscal 19/20, el grupo aprovechará al máximo el nuevo espíritu de marca y la fortaleza de su nueva administración, para renovar su línea de productos y mejorar la experiencia de compra en todos los canales de Esprit. Al tiempo, continuará con sus medidas de reestructuración y ahorro de costes, llevando a cabo más cierres de establecimientos. Medidas que compensará aumentando el gasto en áreas como la de comercio electrónico o marketing, con la visión de fomentar el futuro crecimiento de la compañía.

“Nuestro objetivo es lograr un ligero aumento interanual en el margen de beneficio bruto, principalmente a través de menos descuentos, al tiempo que mantenemos un precio minorista estable”, indicaban desde la propia multinacional. Que apunta que “si bien el grupo confía en su buena dirección estratégica, el ambicioso proyecto que tiene por delante, combinado con el entorno de un mercado desafiante y exigente, puede hacer que presente desequilibrios en su ejecución a corto plazo”. Añadiendo que “a medida que el grupo avance por este viaje, realizará un continuo seguimiento de su progreso y su rendimiento, para poder adaptar y realizar los ajustes oportunos cuando sea necesario”.

Photo Credits: Esprit, página oficial.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO