El final del año pinta difícil para Richemont

Cie. Financière Richemont SA arrastró las bolsas europeas el pasado viernes después de que el grupo de lujo suizo presentara resultados por debajo de sus previsiones de ganancias anteriores.

De hecho, la compañía con sede en Ginebra provocó una venta masiva de títulos después de que dijera que sus ganancias netas para los seis meses finalizados el 30 de septiembre se elevaron a 1.100 millones de euros, por detrás de las expectativas de 1.230 millones de euros de los analistas.

A la raíz de la noticia, la acción perdió un 9,1 por ciento en el índice del mercado suizo dada la reacción negativa del grueso de los inversores hacia estas cifras y a las expectativas de Richemont para el resto del año, que califica de "difícil".

El presidente de Richemont Johann Rupert expresó las preocupaciones de la compañía para los próximos meses, diciendo que, "para el segundo semestre del año, esperamos que la situación, en particular en el comercio mayorista, continúe siendo un reto."

El grupo suizo, cuyas marcas incluyen Chloe, Vacheron Constantin y Mont Blanc, entre otras, señaló un aumento general de las ventas de un 3 por ciento en unidades monetarias constantes a 5,8 millones de euros en la primera mitad del año. Las ganancias netas aumentaron un 22 por ciento, a 1.100 millones de euros.

Débiles resultados de Richemont confirman una tendencia a la baja para el lujo

"Los resultados de Richemont confirman un entorno difícil para la demanda de artículos de lujo, así como un probable final de bajo perfil para un 2015 suave para la industria", escribe Luca Solca, analista de Exane BNP Paribas.

En general, el sentimiento de los analistas hacia los resultados fue unánime: las cifras fueron decepcionantes.

Los puntos principales señalados por los expertos del mercado como motivos de preocupación son los siguientes: generalización de ventas a la baja debido a menores ventas en monedas locales; la reducción de la rentabilidad debido a un franco suizo fuerte; y el anuncio de que Stanislas de Quercize, el jefe del negocio de Cartier de Richemont, deja el puesto por razones personales.

De hecho, De Quercize también dejará el comité de gestión del grupo Richemont, pero permanecerá en la empresa como presidente de Richemont Francia. El grupo ha avanzado que la posición será asumida por Cyrille Vigneron, el presidente de LVMH Japón, a partir del 1 de enero.

La elección de un ejecutivo con una sólida experiencia en Asia no es casual, especialmente cuando la situación en Hong-Kong y Macao, dos de los mayores mercados para las empresas de bienes de lujo, permanece "extremadamente difícil" según el CEO de Richemont, Gary Saages. Por el lado positivo, la China continental ha regresado al crecimiento, con ventas de hasta el 1 por ciento durante el período, dijo Saage, impulsadas por un fuerte aumento en las ventas al por menor, aunque los pedidos al por mayor se mantuvieron moderados.

Las buenas noticias vinieron de la división de joyería del grupo, cuyas ventas aumentaron un 18 por ciento, mejorando así mismo el beneficio operativo. La compañía, propietaria de Cartier y Van Cleef & Arpels, se beneficia de una mayor preferencia de los consumidores para la joyería de marca, una tendencia que se espera continúe en los próximos meses, según el 'Wall Street Journal'.

"La joyería está creciendo regionalmente en todas partes, en todos los puntos de precio," aseguró Saages. "La joyería es, probablemente, más dinámico que los relojes", añadió el principal ejecutivo de Richemont a este respecto.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO