La marca de ropa de lujo italiana Ermenegildo Zegna ha sufrido una desaceleración en el crecimiento durante 2014, con lo que su beneficio neto para el año cayó a 71 millones de euros. El retroceso ha sido de un 28,1 por ciento anual.

Según la compañía, muchas fueron las razones detrás de este revés: desde un impacto de los impuestos y gastos excepcionales relacionados con el re-lanzamiento de su proyecto Agnona, a la desaceleración económica de China, la recesión en Rusia o las fluctuaciones monetarias adversas.

El EBITDA alcanzó los 185 millones de euros (un 15,3 por ciento de las ventas). El grupo dirigido por Gildo Zegna develó que "importantes inversiones en Italia ascienden a 20 millones de euros" con miras a reforzar el control de la cadena de suministro.

Asimismo, el grupo cerró 2014 con una caída en las ventas de un 4,7 por ciento a 1.210 millones de euros, lo que refleja algunas dificultades en los mercados extranjeros - cabe destacar que el 90 por ciento de los ingresos de la compañía proviene del extranjero.

Como explicó la compañía el lunes. Ermenegildo Zegna se ha visto golpeado por el consumo más lento en China y Rusia, así como por la paridad entre el dólar, el yuan y el yen.

Pese a haber echado el freno en el último ejercicio, China sigue siendo el mayor mercado, seguido por los EE.UU.