El BCE anuncia un programa de “emergencia” de 750 mil millones de euros

Madrid – El Banco Central Europeo (BCE) sorprendía en la tarde-noche de ayer anunciando un la puesta en marcha de un ambicioso programa de compra de emergencia por pandemia (PEPP) por valor de 750 mil millones de euros. Paquete que viene a sumarse a los 120.000 millones de euros que el BCE ya adelantaba el pasado jueves como primera medida económica frente al coronavirus.

A lo largo de un comunicado emitido por la propia central bancaria de la Unión Europea, el consejo de gobierno de la entidad ha anunciado el lanzamiento de este nuevo paquete de estímulos, de carácter temporal, dirigido a la compra de activos tanto públicos como privados. Medida excepcional con la que buscará contrarrestar los “grandes riesgos” para la política monetaria y las perspectivas para la zona euro que supone el creciente brote de coronavirus COVID-19.

Compra de activos públicos y privados

Bajo las siglas PEPP (Pandemic Emergency Purchase Programme), el programa se mantendrá activo hasta finales de 2020 y contará de una dotación total por valor de 750 mil millones de euros. Valor que irá destinado a la compra de todas las categorías de activos elegibles bajo el programa de compra de activos (APP) existente, tanto públicos como privados.

Para la compra de deuda pública, las asignaciones de prioridad se realizarán atendiendo al capital de los distintos bancos centrales europeos. Lo que se traduce en que se comprarán más activos de las principales economías del euro que de las más pequeñas. Sin embargo, aseguran desde el BCE, las directrices del PEPP serán flexibles, permitiendo cambios de distribución en las prioridades de compra de deuda pública de los distintos países y regiones europeas. Entre ellas Grecia, cuyo gobierno recibe una “exención” de los requisitos para la compra de deuda por parte del BCE.

El organismo mantendrá el programa de compra de deuda pública hasta que considere que los efectos de esta crisis del coronavirus han terminado. Garantizando que en ningún caso esto lo llevará a cabo antes de final de año. De igual modo, también ha abierto la puerta a la compra de papel comercial de carácter privado emitido por entidades corporativas, y no únicamente financieras. Para lo que se regirá por criterios de calidad crediticia.

Un mensaje de tranquilidad y confianza

En el mismo comunicado la institución presidida por Christine Lagarde se compromete a “apoyar a todos los ciudadanos de la zona euro en este momento extremadamente desafiante”. Con ese objetivo, “el BCE se asegurará de que todos los sectores de la economía puedan beneficiarse de condiciones financieras favorables que les permitan asimilar este ‘shock’”. Beneficios que intentará llevar, “igualmente”, desde a familias a empresas, entidades bancarias y gobiernos nacionales.

“El Consejo de Gobierno hará todo lo necesario durante su mandato”, aseguran desde un BCE que afirma estar “totalmente preparado para aumentar el tamaño de sus programas de compra de activos y de ajustar sus disposiciones tanto como sea necesario y durante el tiempo que sea requerido”. Para lo que no dudará en “explorar todas las opciones y contingencias con el objetivo de apoyar la economía en este duro trance”. Subrayando nuevamente que “en la medida que algunas de las limitaciones autoimpuestas puedan obstaculizar al BCE” en el alcance de cho fin, “el Consejo de Gobierno de la entidad entrará a revisarlos en su justa medida” para asegurar que “su acción sea proporcional a los riesgos a los que nos enfrentamos”. “El BCE no tolerará ningún riesgo para la correcta implantación de su política monetaria en toda de la zona euro”, apostillan con contundencia su comunicado desde el Banco Central Europeo.

Photo Credits: Banco Central Europeo.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO