Dos años de cárcel por devolver ropa usada de Zara

Madrid- Dos años de cárcel es lo que el grupo español Inditex, matriz de la cadena de ropa Zara, pedía como condena a una vecina de Zaragoza que devolvía de manera sistemática prendas de ropa usada, previamente adquirida en las diferentes tiendas con las que la multinacional cuenta en la capital aragonesa. Una práctica con la que la mujer, de 31 años y natural de León, se aprovechaba de la política de devoluciones de la compañía, mediante la que facilita a sus clientes la devolución de prendas en un plazo de un mes, siempre que estas no hayan sido utilizadas previamente.

Una práctica con la que la mujer lograba renovar su vestuario a coste cero, y para el que había ideado un meticuloso sistema de cambio de etiquetas, a la vista está que no del todo infalible. Tal y como descubrió, y denunció, la multinacional, la denunciada adquirida nuevas prendas cuyas etiquetas, tanto internas como externas, después colocaba en las prendas ya usadas con las que contaba en su armario y que devolvía como si fueran las recién adquiridas. Un sistema que la cadena tardó varios meses en detectar, y que la denunciada realizaba de manera meticulosa hasta el punto de llegar a descifrar el código de barras que correspondía a cada tonalidad de prenda.

Condena de 6 meses de cárcel y prohibición de acceder a las tiendas Zara de Zaragoza

Durante la celebración del juicio, celebrado el pasado 30 de septiembre en Zaragoza, la denunciada tuvo que hacer frente a una acusación por un delito de estafa continuada por la que la fiscalía solicitaba una condena de 15 meses de cárcel. Pena que desde Inditex elevaban a los dos años, mientras que la defensa solicitaba la libre absolución.

A lo largo del proceso la multinacional logró demostrar hasta seis operaciones fraudulentas realizadas por la acusada entre octubre de 2017 y marzo de 2018, así como detalles de su modo de actuación. Como que para realizar sus devoluciones sin levantar sospecha, la mujer rotaba, tal y como recoge el medio local el Heraldo, por los diferentes establecimientos con los que la cadena cuenta en Grancasa, Puerto Venecia y en el paseo de las Damas de Zaragoza. O el hecho de que nunca pedía la devolución del dinero, sabedora de que en tal caso la devolución debía de ser autorizada por la persona encargada del establecimiento y que “su mayor conocimiento del ‘stockage’”, indica la sentencia, “les hubiera permitido detectar que la prenda devuelta no se correspondía con la etiqueta”. Por lo que la acusada se dirigía siempre a cajeras, conocedora de que estas únicamente prestan atención a que las etiquetas externas e internas de las prendas coincidan.

Una vez demostrada la veracidad de los cargos, que la multinacional descubrió a través de sus mecanismos internos de control antifraude, la responsable del Juzgado de lo Penal número 4 de Zaragoza decía dirimir la causa condenando a la acusada a seis meses de cárcel, y a la prohibición de acceder a los establecimientos de la cadena en la capital aragonesa.

“El hecho de que tanto la etiqueta interior como la exterior sean coincidentes y que sean colocadas precisamente en prendas de similar color”, indica la sentencia, “evidencia el mecanismo engañoso y el ánimo de lucro, pues de esa manera renovaba el vestuario a coste cero”.

Photo Credits: Inditex.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO