Digitalización en tiempos de coronavirus: del “streaming” a las compras online

Madrid – Con gran parte de la población global confinada y toda la actividad económica “no esencial” paralizada en una multitud de países, estamos asistiendo nuevamente a un reforzamiento del canal digital. Cuya consolidación se produjo justo a raíz de la última gran crisis económica, y que ahora se erige como única vía para las empresas con la que lograr mantener el vínculo, y la atención, de sus audiencias. Deseosas a su vez de cualquier estímulo que les haga fantasear, aunque sea únicamente por un breve instante, con una cierta situación de normalidad.

“La crisis del coronavirus está afectando a todo tipo de empresas y a todos los sectores, así como a todos los consumidores en buena parte del planeta”, nos indican, mediante un comunicado, desde la desarrolladora española de soluciones tecnológicas Sipay Smart Payment Solutions. “Aun así, no todos sus efectos son negativos, pues negocios como los supermercados están viendo sobrepasadas sus ventas”, mientras “canales como el online también encuentran cifras positivas”. “De cualquier forma, hay algo que sí está impulsando sin duda esta crisis: la digitalización”, subrayan. Situando el uso de herramientas digitales, sobre el apoyo de grandes dosis de creatividad, como los puntales en torno a los que se encuentran trabajando en estos momentos las empresas. Herramientas que se han readaptado a las nuevas necesidades tanto de ellas, como de su público.

Vídeos en streaming

Como hemos podido comprobar a lo largo de estas últimas semanas, el streaming se ha convertido en la opción predilecta de gran parte de la población. Y si ya venía pujando con fuerza, no hay duda de que saldrá reforzado una vez sobrepasada esta crisis por coronavirus.

“El streaming va a ser el rey en los próximos días”, apuntan desde Sipay. “Los vídeos en directo generando conciertos en redes sociales como Instagram, las visitas virtuales a museos, las series y películas, los vídeos en YouTube… Las opciones de entretenimiento con esta tecnología son casi infinitas y en los últimos días han aumentado su oferta y su uso”.

El auge de las videollamadas

A pesar de que la práctica totalidad de los nuevos teléfonos inteligentes y de que plataformas tan utilizadas como WhatsApp llevan integrada la opción de la videollamada, eran escasas las ocasiones en las que se hacía uso de esta modalidad de comunicación. ¿Una cuestión de coquetería? Fuera como fuese, ahora que las circunstancias nos obligan a permanecer distanciados, se han convertido en una de las modalidad más empleadas entre la población, que no dudan en hacer videollamadas en grupo como manera de conectarse con sus amigos y familiares.

“Herramientas como Skype o FaceTime”, entre muchas otras, “se han convertido en fundamentales para la comunicación entre aquellas personas que, dada la situación, no pueden relacionarse de forma física, quedar o hacer sus actividades habituales”. “El uso de estas herramientas se ha multiplicado exponencialmente, tanto a nivel laboral para agilizar las reuniones entre compañeros, como a nivel individual para charlar o incluso tomar un café a distancia con los amigos”.

Redes sociales

Para aquellos más habituados a mantener una vida socialmente activa, no hay duda de que estos “tiempos del coronavirus” en los que debemos permanecer resguardados en casa se les estarán haciendo —como a todos— muy cuesta arriba. ¿Y que hacer con tanto tiempo libre? Además de pan, conectarse y compartir sus impresiones a través de las redes sociales. Plataformas que están mostrando especialmente activas a lo largo de estos últimos días.

“Si el uso de las redes sociales y aplicaciones de mensajería ya estaba generalizado y crecía cada vez más con el aumento del tiempo libre y la necesidad de estar conectados”, nos señalan este Sipay, “sus usuarios están ahora más activos que nunca”, “lanzando retos, mensajes de apoyo, consejos, memes y demás entretenimientos”.

Trabajo en remoto

Pero el aumento del uso de las redes sociales y de la digitalización para mantenernos conectados a nivel personal y/o lúdico, no es solamente a lo que estamos asistiendo. Sino que, y de manera muy llamativa, se está experimentando un increíble aumento de las técnicas de teletrabajo. Un avance que nos permite encaminarnos hacia una modalidad laboral sustentada sobre horarios flexibles y jornadas de trabajo en remoto generalizadas, que habrá que esperar a comprobar si logra consolidarse una vez superada esta situación de excepcionalidad.

El “contenido no solo aumenta a nivel individual, sino que las empresas que ya han implantado el teletrabajo como medida preventiva también dan un mayor uso a canales de comunicación como los chats internos, que sustituyen a las conversaciones y reuniones diarias en la oficina”.

La consolidación de las ventas online

Venía pujando con fuerza, convertido ya en una gran parte del porcentaje de las ventas totales de importantes grupos empresariales, como Mango, Inditex o H&M. Y aunque todo hace indicar que su demanda igualmente ha disminuido, el que gran parte de la población se esté lanzando a realizar sus compras estos días a través de los canales online, puede terminar consolidando del todo esta modalidad de compra entre los consumidores. Que con el paso de los días habrán interiorizado ya estas prácticas, y disfrutado de las ventajas de recibir sus pedidos desde la comodidad de sus casas.

“El cierre de tiendas de bienes que no son considerados básicos, sumado a la preferencia por permanecer en los hogares, está haciendo del ecommerce el canal perfecto para comprar en estos momentos”. “Queda por ver si esta tendencia y cambio de costumbres quedan arraigados y se mantienen una vez pasada la crisis sanitaria”.

Refuerzo de las telecomunicaciones

Desde el punto de vista más técnico, la presente crisis también está suponiendo un verdadero reto para las empresas de telecomunicaciones. Que deben de reforzar sus capacidades ante un incremento de la demanda nunca antes visto.

“Con millones de personas trabajando desde casa, consumiendo video en streaming y todo tipo de contenidos en la red, comunicándose a través de mensajes, videollamadas y llamadas convencionales, y dando un uso intensivo de redes sociales y otras aplicaciones, las empresas de telecomunicaciones tienen por delante un gran reto”. Debiendo “sostener su servicio sin sufrir caídas, de forma que la red funcione bien para todos los usuarios, especialmente en las horas punta en las que el consumo personal se junta con el profesional”. Una excepcionalidad que las llevará a una fase de “gran aprendizaje”, que habrá que esperar a ver en cómo se traduce una vez dejen de estar volcadas en intentar garantizar el servicio al máximo número de usuarios posibles.

“Lo más curioso de esta situación”, concluyen desde Sipay, “es como no solo aumenta la comunicación digital, sino también la analógica”. Sucediéndose los ejemplos “entre las personas de una misma casa o los vecinos que se saludan desde ventanas y terrazas”. “Podríamos estar, por tanto, ante un boom en la comunicación en todas sus formas: digitales, físicas, personales, corporativas…”. ¿Será que a la gente le gusta la gente?

Photo Credits: Pexels.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO