Cataluña: El referéndum lleva el consumo de moda a la deriva

El sector de la moda también acusa las consecuencias negativas del referéndum de Cataluña 1-0 para conseguir la independencia. Frente a la persistente inestabilidad política que está viviendo la región –y gran parte de la Península Ibérica- se observa un freno significativo del turismo y del consumo, además del inminente escapismo de varias entidades catalanas debido a la presión fiscal y la deriva independentista.

Si bien es pronto todavía para dar cifras exactas sobre las pérdidas económicas en el sector de la moda, según varios analistas financieros, Cataluña se adentra a una crisis latente y sin retorno y España se prepara para una desaceleración económica ya que la comunidad autónoma representa el 16 por ciento del PIB.

Pronovias y Dogi ponen rumbo a Madrid, mientras Mango se queda

El pasado mes de Junio, el dueño e hijo del fundador de Pronovias, Alberto Palatchi, huyendo del infierno fiscal existente en la comunidad autónoma y del desafío independentista liderado por el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, decidió minimizar los riesgos de su empresa y trasladar su sede fiscal a Madrid cuando se haga oficial la independencia.

Dogi, es otra empresa textil catalana que anunció el pasado 6 de octubre a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el traslado de su sede a la capital española. La empresa catalana fue fundada en 1954 y tiene su principal fábrica en la localidad barcelonesa de El Masnou, donde cuenta con 163 empleados, según informa su web corporativa.

A pesar de haber guardado silencio sobre la inestabilidad política en la región hasta ahora, Mango se quedará en Cataluña, donde tiene sede en la localidad barcelonesa de Palau i Plegamans. Fuentes de la empresa han asegurado que la posibilidad de salir de Cataluña ni siquiera está sobre la mesa. Por otro lado, el periódico Ok Diario publica que, a finales de 2015, Mango abandonó la Cámara de Comercio de España, por imposibilidad de sus directivos de atender a las diferentes reuniones y compromisos de la Cámara, puesto que estaban centrados en las obligaciones del día a día de la empresa.

A día de hoy, más de mil empresas han salido de Cataluña y 19 habrían llegado a esta comunidad autónoma, según los últimos datos del Registro Mercantil.

El turismo bajó un 30 por ciento afectando el consumo de moda

El sector turístico, de cara al último trimestre del año, ya registra un retroceso del 20 por ciento en sus reservas y de seguir la actual tendencia, sufriría un descenso de su volumen de negocio de 1 197 millones de euros de media. Y si persiste esa tendencia inestable, el turismo español crecerá este año un 3,1 por ciento, un punto menos de lo previsto.

El consumo turístico ha bajado notablemente este verano, debido a los atentados de Barcelona y Cambrils, y a cambio, los destinos competidores de España como Egipto, Grecia o Turquía han crecido un 45 por ciento, según revela La Vanguardia.

A falta de turismo, que además de los acontecimientos terroristas, registra una caída de alrededor de un 30 por ciento desde el 1 de octubre, día del referéndum de Cataluña (1-0), la moda es el tercer sector, después de la hostelería y la inmobiliaria, que se ve afectada.

Los turistas eligen destinos “más seguros”

El pasado viernes, en el centro de Barcelona, las tiendas estaban prácticamente vacías. En la enseña francesa Sandro, comentan a FashionUnited que las ventas han bajado un 30 por ciento aproximadamente comparado con el mismo periodo un año antes. “El descenso de las ventas se empezó a observar este verano después de los atentados, pero también ha sido más fuerte desde el referéndum de Cataluña”, explica Filippo Zunini, retail manager en Sandro. El director añade que esta caída de las ventas no solo afecta Barcelona, sino también Valencia y las islas Baleares. “El turismo ha bajado en toda la costa mediterránea. Además, con la golden week en China (vacaciones en la primera semana de octubre), casi no hemos visto clientes del gigante asiático en nuestras tiendas como en otros años. Siguen viniendo japoneses y coreanos pero muy pocos chinos. Ellos se van a otro sitio”.

En la tienda Maje del Paseo de Graciá, la encargada observa una bajada del 45 por ciento del tráfico en su tienda. “Me he enterado de que las embajadas de algunos países como los Estados Unidos o China avisan a los turistas de que Barcelona es un destino peligroso y que en cualquier momento puede haber manifestaciones. Además, algunos cruceros por el Mediterráneo han sido cancelados”, comentó.

Liu-jo es otra marca que se suma a los testimonios precedentes. “Viene muy poca gente”, comenta una dependienta de la firma italiana. “Cuando entra gente y se oyen ambulancias o coches de Policía en la calle, se asusta y miran por el escaparate a ver si la situación corre peligro. Desde luego, se nota mucha inseguridad y este contexto tiene repercusión en nuestra facturación que ha bajado alrededor de un 30 por ciento, respecto al año pasado”.

Otras grandes multinacionales como Burberry, Loewe o Desigual, con tiendas situadas en el centro de la ciudad condal, prefieren no pronunciarse al respecto. “Nuestra política es no decir nada”, lanza el encargado de uno de estos establecimientos. Si decimos algo, podemos perder clientela, que sea para un lado o para otro.”

Foto: Nicolas Carvalho Ochoa / DPA / via AFP

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO