El fabricante italiano de prendas de cachemira pronosticó el martes un crecimiento de dos dígitos en su partida de ingresos de este año después de que su beneficio subyacente mejorara en un 8,4 por ciento en 2014, gracias a la demanda elástica del sector lujo.

Los inversores se apresuraron a tomar ganancias, mientras que este impulso dure, afectando substancialmente al valor, que perdió un 5,08 por ciento en la Bolsa de Milán, cerrando a 18,31 euros por título.

El minorista terminó el pasado año con un beneficio neto (excluyendo intereses minoritarios) de 33,06 millones de euros, frente a los 30,45 millones euros de 2013.

Dado el crecimiento, los directores de Brunello Cucinelli han propuesto la distribución de un dividendo de 0,12 euros por acción, ligeramente superior al de 0,11 euros por acción distribuido el año pasado.

Por otra parte, los analistas que siguen la acción para Kepler Cheuvreux y Natixis empeoraron su calificación de las acciones de Brunello Cucinelli, rebajándolas de 'comprar' a 'mantener' y recortando además su precio objetivo sobre la acción de 19 a 18 euros.

Mientras tanto, Nomura ha fijado su precio objetivo para el minorista italiano entre 18 a 18,5 euros por acción y reiterado que la empresa necesita reducir la exposición de su cartera.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO