La marca de moda estadounidense reportó la semana pasada sus resultados para el segundo trimestre, resultados que no han hecho sino acrecentar la preocupación por el minorista de moda.

Los tres meses finalizados el 29 de julio estuvieron marcados por una caída de los ingresos totales a 560,9 millones de dólares (-2 por ciento).

Para el trimestre finalizado el 29 de julio, las ventas en tiendas abiertas al menos durante un año – también conocidas como ventas comparables - disminuyeron un 5 por ciento, lastrando la partida de ingresos totales en un 2 por ciento hasta los 560,9 millones de dólares. Las ventas de la marca insignia del grupo, J.Crew, cayeron 7 por ciento a 443.1 millones de dólares.

Mientras tanto, la deuda de la compañía ha seguido creciendo, rozando los 1,72 millones de dólares al final del trimestre.

El beneficio ajustado antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización subió 65 por ciento a 63.1 millones de dólares de 38.3 millones de dólares en comparación con el mismo trimestre del año anterior, ayudado por una disminución en los costes.

La nota positiva la añadió la marca más pequeña del grupo, Madewell, cuyas ventas aumentaron un 19 por ciento a 93,1 millones de dólares durante el segundo trimestre de 2017.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO