• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • Autónomos, sector primario y transportistas convocan un “Paro Nacional” en España para el 24 de febrero

Empresas

Autónomos, sector primario y transportistas convocan un “Paro Nacional” en España para el 24 de febrero

Por Jaime Martinez

14 ene. 2021

Madrid – En una unión que califican de “histórica”, asociaciones de trabajadores autónomos de los más diversos sectores, incluyendo algunas de carácter nacional y general como Autónomos Unidos Para Actuar AUPA, así como otras de ámbito local, provincial y autonómico del sector primario y logístico, se han reunido bajo el nombre “Unión de Asociaciones Libres” y acordado la convocatoria de un Paro Nacional de 24 horas para el próximo 24 de febrero.

Este llamamiento a detener durante toda una jornada la actividad de las empresas del sector primario, de transportistas y autónomos, se hace como consecuencia de la grave crisis que atraviesan los profesionales de estos tres colectivos. Una difícil situación que vendrían sufriendo desde hace largo tiempo fruto de sus respectivos problemas sectoriales, y que se habría visto agravada tras la irrupción de esta pandemia por coronavirus que ha terminado por empujarles a convocar este “Paro Nacional”. Una jornada que no descartan que sea la primera de muchos otros “paros” que plantearían realizar hasta lograr una acción por parte del Gobierno que logre paliar la difícil situación en la que se encuentran.

“La grave crisis que atraviesa todo el Sector Primario”, integrado por agricultores, ganaderos y pescadores, asó como “transportistas y todo tipo de autónomos, está llegando a un punto sin retorno”, explican en su comunicado desde la Unión de Asociaciones Libres, integrada por más de 25 organizaciones de todos los rincones de España. “Por los muchos motivos que existen, y que se relacionan en un Manifiesto conjunto, estos tres colectivos hemos decidido unir nuestras fuerzas, bajo el nombre de ‘Unión de Asociaciones Libres’ y hemos acordado convocar un Paro Nacional de 24h, para el día 24 de Febrero”.

En cuanto a los detalles del Paro, este consistirá “en el cierre de todos los negocios y empresas de autónomos, transporte y de todo el Sector Primario, acompañado de movilizaciones”. Una punto en el “que debido a la pandemia que padecemos”, explican, se llevará a cabo con “una Marcha Motorizada por provincia, finalizando con la entrega del Manifiesto en las Delegaciones de Gobierno”. “Se trata de un paro al que pueden seguir otros”, apostillan, “hasta conseguir que el gobierno español atienda nuestras demandas”.

De la crisis del coronavirus a la deslocalización y la política agraria de la Unión Europea

Entre los principales problemas en los que buscan ahora poner el foco las organizaciones de esta nueva Unión de Asociaciones Libres, encontramos unas series de denuncias que si bien responden a demandas sectoriales que han venido realizando algunos de estos colectivos a lo largo de los años, en su suma confeccionan un claro tapiz de las carencias económicas que demostraría la estructura economía de nuestro país. Unas faltas que no habrían hecho sino más que evidenciarse de manera más clara con la llegada de esta pandemia.

Desde el sector de los autónomos esgrimen de este modo que “el Covid19 está llevando a los autónomos al límite de su resistencia, y son precisamente quienes más empleo crean”. Por ello demandan que “es necesario que la administración adopte medidas de apoyo para compensar los daños de la pandemia, como así han hecho otros países; que se reforme el sistema de cotización RETA, que se reduzcan los impuestos abusivos” y “que se eliminen los agravios comparativos con empresas extranjeras a las que se les dan todo tipo de facilidades, mientras que no se tiene en cuenta los costes sociales y ecológicos de las empresas españolas en el cumplimiento de la exigente normativa europea”.

Mientras tanto desde el colectivo de transportistas, se denuncian las prácticas de aquellas grandes compañías que operan en nuestro país, pero que mantienen sus sedes en otros mercados. Una política de deslocalizaciones que, defienden, perjudica de manera directa a los profesionales españoles del sector. “Grandes empresas del sector del Transporte se deslocalizan; operan en España o desde España, pero sitúan su sede fuera de España”, explican desde la Unión de Asociaciones Libres. “Estas empresas contratan conductores de países extranjeros en donde los salarios son muy bajos”, lo cual termina generando “Dumping Social, falta de competitividad de nuestras pequeñas empresas y autónomos del transporte, camioneros españoles que se quedan sin trabajo”, mientras “se imponen salarios bajos, trabajos extraordinarios” u “horas extras que no se abonan”.

Los riesgos de una Europa sin soberanía alimentaria

En cuanto al sector primario, desde las asociaciones adscritas a este Paro Nacional ponen el foco de sus demandas en las políticas internacionales de una Union Europa que “ha enterrado la Ley de la oferta y la demanda y viola sistemáticamente los objetivos de la PAC”, la Política Agraria Común, “y uno de los tres principios básicos de la misma, el Principio de Preferencia Comunitaria”. “Los productos de terceros países no están llegando a Europa para complementar lo nuestro, sino para sustituirlos”, enfatizan. “Esta invasión de productos que llegan a Europa sin límite de cupos ni compensaciones arancelarias hacen que la oferta siempre supere a la demanda y los precios en campo caigan por debajo de los costes de producción”.

“En una paranoia sin límites”, añaden en su comunicado, “las normativas que emanan de la UE y de las administraciones españolas cada vez son más exigentes y restrictivas con la producción española, pero en cambio, no se exige lo mismo a los productos que llegan desde fuera”. “Esta falta de reciprocidad ocasiona que la situación del olivar tradicional sea dramática”, haciendo que “un cultivo de los más antiguos, solidarios y benignos para la humanidad” se vea “abocado a la muerte”. Una “misma suerte” que estarían corriendo “cítricos, uva, fruta de hueso y hortalizas en general”. Eso en el campo, mientras que en el mar “los planes de gestión de pesca de la UE y los repartos que se hacen en la secretaría General de Pesca arruinan a nuestros pescadores”, denuncian. “La ganadería y la apicultura no escapan a esta absurda situación, y la calidad de nuestros productos lácteos, nuestra carne y la pureza de nuestra miel sucumben a los precios bajos que marca la importación desde terceros países, de calidad no garantizada”. “Con la ruina de agricultores, ganaderos y pescadores, Europa se puede quedar sin un sector tan estratégico como es el Primario y sin la necesaria Soberanía Alimentaria; la alimentación de los europeos quedará en manos, bien de terceros países, o de grandes corporaciones agroalimentarias”.

Photo Credits: Cortesía de la asociación de Autónomos Unidos para Actuar Aupa.