American Apparel entra en bancarrota ¿y ahora qué?

Lo que muchos han calificado de crónica de una muerte anunciada, se ha convertido finalmente en una realidad para American Apparel. Después de meses de especulación, las guerras internas, las luchas financieras y montones de polémica, el minorista de ropa ha solicitado el concurso de acreedores voluntario.

Más allá de la quiebra ¿cuáles son las posibilidades reales de American Apparel de darle vuelta a su futuro?

"American Apparel está en las primeras etapas de un cambio de tendencia de funcionamiento," según el abogado de American Apparel, Scott Greenberg de Jones Day. La empresa ha expuesto ante el juez federal de bancarrotas Brendan Shannon en una audiencia que ha conseguido los 90 millones de dólares de financiación necesaria para pagar sus cuentas pendientes, incluyendo los salarios.

American Apparel se pondrá en manos de sus acreedores

p>La marca más grande "Made in EE.UU.", presentaba a principios de octubre su petición para acogerse al capítulo 11 de protección de bancarrota después de haber agotado todas las demás formas de luchar contra su creciente deuda, exceso de inventario y los crecientes costes en responsabilidades legales ligados a su fundador Dov Charney.

Apenas días después, los representantes de American Apparel han dado a conocer que, en lugar de subastar sus activos, la compañía intentará implementar un rumbo bajo el control de sus acreedores.

Gracias a esta estrategia de recuperación, los fondos de cobertura como Monarch Alternative Capital, también proporcionarán 70 millones de dólares de capital nuevo en los próximos seis meses. El plan de reestructuración aprobado por la empresa cederá la propiedad de la compañía a los fondos de cobertura que han aportado la financiación.

"American Apparel es un producto único que realmente puede destacar. La gente todavía quiere ir a las tiendas, probarse sus prendas", destaca Burt Flickinger, director gerente de la consultora minorista Strategic Resource Group, en una entrevista con Reuters. Flickinger explicó que, a su juicio, el grupo podría tener una mejor oportunidad de recuperarse de la bancarrota que otras firmas como Wet Seal y Cache.

Juez Shannon se mostró de acuerdo sobre la singularidad de American Apparel: "No es una marca típica. En muchos sentidos es algo cultural", dijo el juez durante la audiencia con el minorista de moda: "El compromiso con la manufactura textil estadounidense es, supongo, parte del mensaje y parte del ADN que la compañía busca compartir, comunicar y confiar”.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO