• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • Alibaba depura responsabilidades tras la denuncia de abusos sexuales de una empleada

Alibaba depura responsabilidades tras la denuncia de abusos sexuales de una empleada

Por Jaime Martinez

9 ago 2021

Empresas

Photo Credits: Alibaba Group Corporate Campus en Hangzhou, China.

Madrid – Desde el gigante chino de la tecnología y del e-commerce Alibaba, emitían, hace escasamente unas horas, un comunicado oficial desde el que anunciaban las primeras acciones que han comenzado a adoptar desde la compañía como respuesta a los graves actos denunciados por una de sus empleadas. Trabajadora, cuyo nombre no ha trascendido, que ha confesado haber sido víctima de abusos sexuales por parte de un cliente de la compañía, a los que habrían seguido una supuesta violación por parte de su supervisor directo. Unos hechos que ella misma se habría encargado de trasladar poco después al departamento de recursos humanos de Alibaba, sin que desde el mismo se decidieran a emprender las acciones necesarias para protegerla de su supuesto agresor.

Los hechos en cuestión habrían sucedido hacia finales del pasado mes de julio. Fechas para las que la víctima, cuyo nombre no se ha desvelado, fue presionada por un alto ejecutivo de Taoxianda, una de las divisiones de Neighborhood Retail, filial de alimentación a su vez del Grupo Alibaba, para que le acompañara la noche del día 27 a una cena de negocios con clientes en la ciudad de Jinan, al sur de Pekín. Según la propia empleada, después de ser obligada a beber de una bebida durante la cena, cayó inconsciente, siendo víctima de abusos sexuales en el propio restaurante por parte de un cliente no identificado. Poco después, y según el relato de la propia supuesta víctima, recogido por diferentes medios nacionales e internacionales como South China Morning Post, propiedad de Alibaba, era su propio supervisor el que se habría encargado de llevarla hasta un hotel debido a su estado de embriaguez, donde la empleada se despertaba la mañana del día 28 completamente desnuda. Después de llamar a la policía y de revisar las cintas de seguridad del establecimiento, en las que se vería al supervisor, conocido por el sobrenombre de “Quyi”, entrar en la habitación donde se encontraba la empleada en hasta 4 ocasiones durante esa misma noche, el alto directivo fue detenido e interrogado por la policía, pero puesto en libertad después de 24 horas.

Una vez de vuelta, para el día 2 de agosto, en el cuartel general de Alibaba en la ciudad de Hangzhou, la supuesta víctima se encargó de trasladar todos los hechos al departamento de recursos humanos de Alibaba y a sus principales directivos, solicitando un periodo de baja y la destitución del que era su jefe directo. Petición que si bien habría sido aceptada en un primer momento, los mismos directivos del departamento de recursos humanos se habrían encargado de no llevar a la práctica. Razón que condujo a la empleada a decidirse por tomar cartas en el asunto, no dudando en irrumpir en el comedor de la empresa este pasado viernes 6 de agosto, altavoz en mano, para dar buena cuenta a sus compañeros de las agresiones sexuales que habría sufrido. Una acción que no pudo completar debido a la intervención de los equipos de seguridad de la compañía, que no obstante no pudieron impedir que durante el sábado la empleada contase su versión de todo lo sucedido a través de las redes sociales. Un testimonio que inmediatamente se hizo viral, llevando el asunto y a Alibaba a acaparar 7 de los 30 principales temas de actualidad más comentados en Weibo, red social china similar a Facebook y Twitter.

Photo Credits: Alibaba Group Corporate Campus en Hangzhou, China.

Primeros despidos y dimisiones

Como respuesta al testimonio hecho público por la que no es sino una de sus trabajadoras, desde el Grupo Alibaba han hecho publica una carta, firmada por su propio presidente y director ejecutivo, Daniel Zhang, en la que es el propio máximo directivo de la multinacional quien se encarga de adelantar las primeras actuaciones que se están llevando a cabo con el fin de depurar todas las responsabilidades. Unas medidas que, subraya Zhang, son y serán independientes de aquellas que puedan derivarse de la investigación que mantienen en curso desde la policía de Jinan.

De este modo, y tal y como anuncia Zhang, la compañía ha tomado la decisión de que, una vez que ya el propio Quyi ha confesado que efectivamente hubo actos de carácter íntimo con la empleada mientras se encontraba en una situación de embriaguez, este será despedido y nunca volverá a ser contratado por ninguna de las compañías vinculadas al Grupo Aliaba. Debiendo ser la policía, apuntan, en el marco de sus investigaciones, la que determine si finalmente ha cometido un delito de abuso o de violación contra la empleada.

Salpicados por el escándalo, han dimitido —o más bien han sido cesados— de sus cargos tanto LI Yonghe, presidente de Neighborhood Retail, como Xu Kun, responsable de su departamento de recursos humanos. A los que desde Alibaba acusan de no haber mostrado la suficiente empatía y “sensibilidad” a la hora de dar justa respuesta a una denuncia de un acto tan “horrendo” como lo es el de “una violación”. Mientras que por último la directora de personal de Alibaba, Judy Tong, sufrirá una amonestación y un demérito en su expediente. Una serie de actuaciones que vendrán acompañadas de distintas acciones en el ámbito interno de la compañía, con las que se buscarán reforzar una nueva política de sensibilización y protección de los derechos de sus trabajadores.

“Si bien nuestro Grupo de trabajo interno tardará todavía algún tiempo en determinar cuales han sido las responsabilidades de cada uno dentro de esta serie de hechos, creemos que el jefe de una empresa es tan responsable del negocio como de su cultura de trabajo”, explica Daniel Zhang a través de su carta. “Cuando la empleada denunció un acto horrendo, como es una violación”, los directivos de Neighborhood Retail “no realizaron las decisiones oportunas ni tomaron las medidas adecuadas”. “No tuvieron en consideración sus sentimientos a la hora de entrar a valorar sus demandas, ni llevaron a cabo las apropiadas vías de comunicación. Como presidente de esta empresa, Yonghe carecía de la sensibilidad, de la valía y de la atención hacia los empleados que se espera del cargo”. Mientras que desde el departamento de Recursos Humanos de Alibaba, todos los procesos se mostraron como “racionales, pero carentes de empatía”, sumando graves fallos como lo es que el “en caso de una investigación criminal, no se suspendieran de inmediato a los principales implicados”. “Esto evidencia el que existe un problema en nuestra cultura empresarial y de capacitación”, y ante “este problema sistémico, la dirección debe de rendir cuentas”.

Ya para finalizar, Zhang destacaba el que “las investigaciones sobre otras partes relevantes ligadas a estos hechos siguen abiertas”, y “a medida que los hechos se aclaren, ofreceremos una actualización lo antes posible”. Mientras que en lo que respecta “a nuestra colega, este incidente le ha provocado un daño terrible”, y “haremos todo lo posible por cuidar de ella”.

ALIBABA
E-COMMERCE
Polémica