• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • Abercrombie potencia la expansión de Gilly Hicks, su marca de moda íntima

Abercrombie potencia la expansión de Gilly Hicks, su marca de moda íntima

Por Jaime Martinez

23 jul 2019

Empresas

Madrid- La compañía estadounidense Abercrombie&Fitch, dueña de las cadenas de ropa Abercrombie y Hollister, está decidida a continuar desarrollando su firma de prendas íntimas Gilly Hicks. De la que el lunes anunciaba que abrirá 4 nuevas pop-up stores en los centros comerciales de Tysons Corner Center (Virginia), Dolphin Mall (Miami), Los Cerritos Center (California) y Baybrook Mall (Texas).

Los cuatro nuevos establecimientos, que previsiblemente se mantendrán abiertos por un periodo de 12 meses, se sumarán a las tiendas Gilly Hicks que la compañía tiene en Honolulu (Ala Moana Center) y Nueva York (Roosevelt Field mall).

Relanzamiento de Gilly Hicks

Esta supone la segunda ocasión en la que Abercrombie apuesta por su cadena de ropa íntima. De la que llegó a contar con hasta 28 establecimientos repartidos por todos los Estados Unidos. Tiendas que terminó cerrando en 2013 a causa de la crisis económica, y del reajuste en el gasto de sus potenciales clientes: el público joven.

A partir de entonces los productos de Gilly Hicks pasaron a estar disponibles, de manera intermitente, en una selección de tiendas Hollister y a través de las páginas online de la compañía. Que finalmente se decidió a darle una nueva oportunidad como marca independiente en 2017. Entre otras razones, debido a una creciente demanda de sus productos, y a los signos de agotamiento que comenzaba a mostrar en su modelo de negocio la gran compañía mundial de prendas de lencería, Victoria’s Secret. Con una imagen que empezaba a resultar “demasiado provocativa” entre sus propios clientes, y que la compañía ha intentado difuminar a lo largo de los últimos años. A la vez que afianzaba su apuesta fuera de Estados Unidos, redoblando sus esfuerzos por expandirse por otros mercados como el europeo.

Pero el tambaleo de Victoria’s Secret en la cúspide de la industria de la moda íntima, no solo ha impulsado a Abercrombie a reafirmar su interés por el sector, que fuentes cercanas a la empresa apunta a que podría suponer uno de sus principales focos de crecimiento. Sino que también ha despertado las aspiraciones expansionistas de otras cadenas de moda íntima como Oysho, Women’secret y de marcas emergentes como Adore Me, Lively o ThirdLove. Que esta misma semana anunciaba que abrirá su primera tienda física en un local del SoHo de Nueva York.

“Estas pop-ups de Gilly Hicks presentan experiencias atractivas y nuevas para nuestros clientes, y ayudan a generar mayor conciencia de marca”, apuntaba Kristin Scott, presidenta de la división de marcas globales de Abercrombie, a través de un comunicado. “Como parte de esta fase de análisis, estamos ansiosos por ver como los clientes responden a estos nuevos e innovadores formatos de Gilly”.

Estancamiento y malas sensaciones entre los analistas

A pesar de la buena acogida de Gilly Hicks entre los consumidores habituales de la compañía, superando, según establece la propia empresa, a otras líneas de productos, lo cierto es que los analistas continúan sin estar convencidos del buen funcionamiento de la compañía. Ni de que esta pueda lograr incrementar sus ventas de manera sostenida.

Estas malas previsiones han llevado a que las acciones de Abercrombie hayan perdido cerca de un 29 por ciento de su valor a lo largo de los últimos 12 meses. Y todo ello a pesar de que durante el último trimestre las ventas de Abercrombie se incrementaron cerca de un 1 por ciento. Y de que Hollister experimentara su décimo trimestre consecutivo de aumento de ventas en sus espacios físicos.

Photo Credits: Abercrombie&Fitch.

ABERCROMBIE&FITCH
Gilly Hicks
HOLLISTER