Abercrombie echa el cierre en Madrid

Madrid – La multinacional estadounidense Abercrombie&Fitch hacía públicos en el día de ayer sus resultados financieros relativos al tercer trimestre de su actual ejercicio fiscal. Periodo finalizado el pasado 31 de octubre de 2020, durante el cual las ventas netas del grupo cayeron un -5 por ciento, hasta los 819,65 millones de dólares, en comparación con los 863,47 millones obtenidos durante el mismo periodo del pasado año. Consecuencia de una caída en ventas agudizada por los efectos de esta pandemia por coronavirus, que la compañía logró compensar en parte gracias al aumento del +43 por ciento de las ventas, hasta los 382 millones de dólares, en su canal digital. Valores que terminaban generando un beneficio neto por valor de 42 millones de dólares, con el que logra compensar solamente una pequeña parte de las abultadas pérdidas, por valor de -196,4 millones, que lleva acumuladas durante este ejercicio, tras un primer trimestre en el que las pérdidas ascendieron hasta los -244 millones y un segundo trimestre en el que el beneficio únicamente alcanzó los 5,4 millones de dólares.

“Estoy tremendamente orgulloso del trabajo desempeñado por nuestros equipos globales y por nuestros trabajadores”, se encargaba de apuntar Fran Horowitz, director ejecutivo de la compañía, a través de un comunicado. “Como buen reflejo de su continuo esfuerzo y de su perseverancia, logramos los mejores ingresos operativos en un tercer trimestre de los últimos ocho años”. “Los resultados se han visto impulsados por el crecimiento interanual del +43 por ciento de las ventas online y por la paulatina mejora de las ventas en nuestra red de tiendas global”, mientras que los nuevos “productos y las estrategias en marketing lograron alcanzar a nuestros actuales clientes y a otros nuevas en todas las marcas y regiones”. Esto, “combinado con una estrategia dirigida a mejorar la gestión de nuestro inventario, nos permitió aumentar nuestro beneficio bruto a medida que continuamos ejerciendo un férreo control sobre los gastos, algo que se vio traducido en un mejor margen operativo respecto del obtenido el pasado año”.

Hollister, principal marca comercial del Grupo por volumen de negocio

A tendiendo al comportamiento experimentado por cada una de las principales marcas comerciales de la compañía estadounidense durante este último tercer trimestre, las ventas netas de Hollister cayeron un -7 por ciento, pasando de los 514,77 millones de 2019 a los 476 millones. Mientras que en Abercrombie, que se consolida como la segunda marca comercial del Grupo por volumen de negocio, hicieron lo propio un -2 por ciento, pasando de los 348,7 a los 342,98 millones de dólares.

Mientras tanto por regiones las caídas en ventas fueron generalizadas. Alcanzando en las principales zonas comerciales como los Estados Unidos, principal mercado para la compañía, una bajada del -4 por ciento, hasta los 557,8 millones de dólares, y haciendo lo propio en un -1 por ciento en EMEA, hasta los 190,21 millones, y un -22 por ciento en APAC, hasta los 43,6 millones.

Cierre a su flagship de Madrid y a otras 6 a escala global

Junto a estos indicadores económicos, del balance presentado por la compañía estadounidense en el día de ayer cobran especial importancia las informaciones relativas al paulatino ajuste que, anuncia, continuará aplicando sobre su red comercial. En relación a la cual adelanta el cierre de 7 de sus flagships, a escala global, de su cadena Abercrombie&Fitch, entre ellas del establecimiento con el que cuenta desde 2011 en la madrileña plaza del Marqués de Salamanca. Unos cierres que defiende ante el negativo efecto sobre el margen operativo de la compañía que estos establecimientos habrían venido generando desde el ejercicio de 2019, y situando sus clausuras como parte del continuo proceso de optimización que la compañía lleva a cabo de su red comercial.

Junto al cierre de su flagship de Madrid, que según las últimas noticias las compañía buscará compensar con una próxima apertura en Barcelona, también cerrarán sus puertas durante este ejercicio las flagship de Abercrombie&Fitch de Düsseldorf (Alemania) —que ha cerrado sus puertas precisamente durante este tercer trimestre—, Bruselas (Bélgica), Fukuoka (Japón), Londres (Reino Unido), Munich (Alemania) y París (Francia). Clausuras que vienen a sumarse a las cinco que ha venido acometiendo desde comienzos de su ejercicio de 2017, y con las que estima generar un ahorro de hasta 85 millones de dólares en concepto de pasivos de arrendamiento, frente al apenas 1 por ciento de los ingresos que llegaban los establecimientos a representar en su conjunto.

“Con estos cierres, deberíamos terminar el año con ocho flagship stores en funcionamiento, frente a las 15 con las que contábamos a principios de año”, anunciaba Horowitz. “Estas acciones”, subrayaba, “ se alinean con nuestra estrategia a varios años de reducir nuestra dependencia de zonas dependientes del turismo para reposicionarnos en mercados clave y poder brindar una mejor experiencia omnicanal a nuestros clientes locales”. Finalidad para la cual la compañía ya adelanta el cierre de otras 4 flagship store para 2021, el de otras 2 para 2022 y el de otras 2 para 2023, incluidos en este ejercicio los cierres de la flagship store de Hollister en la 5th Avenue de Nueva York y la de Abercrombie&Fitch de Ginza, en Japón. Cierres que se llevarán a cabo a medida que vayan finalizando los distintos contratos de arrendamiento.

A la espera de los efectos del coronavirus sobre la campaña de Navidad

De cara a lo que resta de ejercicio, desde la alta dirección de la multinacional confían en poder continuar con la tendencia que dejan tras de si sus cifras de negocio en este tercer trimestre. Sabedores no obstante de los ajustes, a la baja, que se pueden registrar a medida que aumentan las incertidumbres y las restricciones para frenar la propagación del coronavirus.

“Sentimos confianza ante los resultados trimestrales obtenidos hasta la fecha, incluida la fuerte demanda que continúa reflejando el canal digital, y con nuestros clientes respondiendo de forma favorable a los nuevos productos”, destacaba el director ejecutivo de Abercrombie. “Sin embargo”, apunta Horowitz, “esta tendencia se va atenuando frente al potencial aumento de las restricciones en las tiendas relacionadas con el Covid, y el aumento de nuestras expectativas de gastos vinculados a los envíos y la manipulación de los pedidos”. “A medida que nos acercamos así al periodo pico de las ventas navideñas”, se encargaba de aclarar Horowitz, “los inventarios permanecen bajo control y contamos con los planes necesarios para poder adaptarnos a las cambiantes condiciones comerciales. Tal y como lo hemos venido haciendo desde el comienzo de la pandemia, emplearemos nuestras mismas y eficientes jugadas para mantenernos dinámicos y poder brindar la mejor experiencia omnicanal posible a nuestros clientes”.

Photo Credits: Abercrombie&Fitch, página oficial de Facebook.

 

Related Products

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO