Conocida como la 'Cenicienta brasileña', Sandra Passos creció en un basurero público antes de construir una improbable carrera en las pasarelas chinas, donde creó una agen