Transcurría tan solo 36 segundos de juego del clásico partido de baloncesto universitario entre Duke y Carolina del Norte. Cuando las zapatillas (tenis) de Zion Williamson estallaron pr