El Gobierno francés ha puesto en marcha unas propuestas legislativas que prohíben destruir las prendas que no han sido vendidas en la industria textil. De este modo, el ejecutivo avanza hacia la economía circular.

Las propuestas planteadas por el gobierno obligan a todas las empresas textiles a donar las piezas que no lleguen a ser comercializadas y se prohíbe la incineración de las mismas. El ejecutivo busca crear un ambiente propicio para la asociación entre empresas textiles con instituciones de reciclado u ONGs.

Para el Gobierno francés el sector de la moda debería dejar de desperdiciar las piezas que no pudieron vender, del mismo modo que no se desperdicia la comida en el sector de la alimentación. El portal Modaes indicó que la industria de la moda deberá reorganizar sus procedimientos de reciclaje para el año 2019. El objetivo final es calibrar la cantidad de desechos que se genera en cada una de las etapas.

La organización Eco TLC señaló que solo en Francia se generan 600 mil toneladas de ropa y calzado, lo que equivale a nueve kilos de ropa por habitante. De ellos, únicamente se recuperan un tercio de los textiles y se comercializan en tiendas de segunda mano o se destina para usos industriales.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO