Una nueva industria textil es posible

Ayer, 24 de abril, se cumplieron tres años desde la catástrofe de Bangladesh, uno de los mayores siniestros de la historia textil con 1.100 fallecidos. Un hecho que dejó al descubierto la cara oculta de la moda. Desde entonces, diversas instituciones, tanto fuera como dentro de España, decidieron no quedarse con las manos cruzadas y hacer algo al respecto para cambiar el funcionamiento de esta industria. En este contexto, nació Slow Fashion Next, la plataforma de moda sostenible en España, cuyo compromiso es mostrar que existe una alternativa al “fast fashion”. Para conseguirlo, este fin de semana, han celebrado sus quintas jornadas #ModaSostenibleMT, donde más de 300 personas entre diseñadores, emprendedores y profesionales del sector se han reunido con un mismo leitmotiv: “una nueva industria textil es posible”. Y así conseguir que la moda sea más responsable, humana y consciente de su entorno.

Una nueva industria textil es posible

Según esta organización, “son cada vez más los empresarios y emprendedores de la moda que buscan poder producir ropa sin dañar el medio ambiente y siendo socialmente responsables”, sobre todo tras el derrumbamiento del edificio Plaza Rana Savar. De un modo u otro, el slow fashion ha entrado en la agenda de políticos y empresarios. Uno de los ejemplos más mediáticos, en lo que respecta al low cost, ha sido la cadena sueca H&M con su nueva colección “H&M Conscious”, y con su activa colaboración con el grupo del lujo Kering y la empresa de innovación en reciclaje Worn Again. Según Gema Gómez, fundadora de Slow Fashion Next, “la conciencia va en aumento y con ella, los proyectos”. Cada vez existen más emprendedores y nuevas firmas que apuestan por el ecofashion y por un modelo de negocio ético aunque se trate de “un sector todavía muy emergente. Un sector muy tierno que necesita una mejor estructura, pero también más financiación por parte del gobierno”, explica Gema Gómez. “Si queremos una moda sostenible hay que apostar a todos los niveles: política, educación, financiación y conciencia pública”, añade. Por ello, en estos tres días se han tratado temas como la producción, el e-commerce, la importancia de la innovación social y ambiental, o de cómo emprender y crecer desde la responsabilidad para formar a todos aquellos que quieran abrir su propio negocio.

Una nueva industria textil es posible

El consumo masivo vs. consumo responsable

Uno de los máximos representantes en nuestro país de moda sostenible es Javier Goyeneche, presidente y fundador de Ecoalf. Una marca que ya está presente en medio mundo y que sigue innovando para poder crear ropa a partir de residuos como las botellas de plástico o las redes de pescadores. Como él apuntó durante su intervención, “500.000 millones de bolsas de plástico son usadas cada año en el mundo”, con tan solo una vida media de 30 minutos para después descomponerse en 450 años cada una. “Donde unos ven basura, nosotros vemos materia prima”, explicaba Goyeneche. “Lo que nosotros hacemos es diferente. Mientras que la mayoría de empresas de moda invierten su dinero en lo que el público ve (publicidad, imagen…), nosotros lo hacemos en lo que no se ve. Buscar partners y colaboraciones en todo el mundo, asociarnos con gestores de residuos, hablar con los pescadores de Levante para llevar a cabo la iniciativa ‘Upcycling the oceans’…”, comenta. Para el fundador de Ecoalf, el problema está en “nuestra mentalidad”. Tal y como dice, “no tiene sentido esa obsesión por la que tiene que haber una tendencia nueva cada veinte días, es ridículo”.

Una nueva industria textil es posible

Otro de los retos con los que se encuentra la moda sostenible es que el consumidor concibe “el reciclaje como algo peyorativo y que lo ecológico es caro”, admite Javier Goyeneche. Por eso, uno de los principales objetivos son la calidad, pero también la estética y el diseño. “Nuestra obsesión es que el precio no sea una excusa por no comprar moda sostenible”, continúa Goyeneche. Por su parte, la fundadora de Slow Fashion Next piensa que “grandes compañías como Inditex tienen un gran poder de tracción para cambiar las reglas del juego. Hay que cambiar el modelo de negocio, la compra masiva es absurda”. Mientras que Jaime de la Figuera, director de MOMAD Metropolis piensa que “una empresa 100 por ciento sostenible es una utopía, pero que hay que trabajar para que la moda sostenible tenga una representación en España”. Por ello, el Salón Internacional de Textil y Complementos abrirá en septiembre un nuevo espacio divulgativo, junto a las distintas asociaciones textiles de Madrid, Cataluña y Andalucía, así como empresas como Skunkfunk y Ecoalf.

Photos: Slow Fashion Next y Ecoalf


 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO