La ONG dedicada a la defensa de los animales PETA, ha presentado una denuncia a las autoridades de Texas en Estados Unidos, sobre “actos de crueldad a los animales en una granja de cocodrilos de ese Estado proveedora de pieles para Hermès. La firma francesa ha respondido que su red de granjas respeta las normativas pero que actuará con sanciones si en algún momento se descubre lo contrario.

En el curso de una investigación encubierta durante el otoño 2014 – un film que se ha publicado en el canal de YouTube de PETA – la ONG afirma que los trabajadores de la instalación, Lone Star Alligator Farms, en Winnie, Texas, abrieron a caimanes vivos y los mantuvieron en fosas atestadas.

En el marco de la misma denuncia, PETA dijo haber investigado a otro proveedor de la firma francesa. Se trata de Padenga Holdings una granja de cocodrilos situada en Kariba, Zimbabwe, donde los animales, según PETA son mantenidos en pésimas condiciones. PETA afirma que Padenga tiene una participación en la granja de Texas.

Hermès ha respondido al respecto que cuenta con “una sólida red de granjas asociadas para asegurar la mayor calidad en la provisión de pieles. Todas las pieles que utiliza Hermès provienen de granjas a las que Hermès exige las mejores condiciones de acuerdo a la normativa internacional”, asegura.

“Estas granjas respetan las normativas establecidas por la Convención de Washington (1972) que define los parámetros de protección de especies específicas. Estas reglas establecidas bajo la égida de las Naciones Unidas han sido beneficiosas para la protección de los cocodrilos: estas granjas reintroducen en la naturaleza una parte de sus crías de manera de contribuir a los ecosistemas locales”.

La empresa de lujo aseguró que continuamente verifica todos los procedimientos y si en algún momento se procede no conforme a lo pactado, tomará medidas.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO