París prepara las pasarelas para su "Prêt-à-porter"

París abre este martes su Semana de la Moda de "Prêt-à-Porter", una cita de fondo y forma cada vez más heterogéneas, que coincide con una serie de cambios al frente de grandes firmas como Chloé y Givenchy. La capital francesa, que tomará el relevo de Milán, acogerá 82 desfiles otoño-invierno, nueve menos que en septiembre, concentrados en ocho en vez de nueve días.

Tres firmas, la china Uma Wang, y las marcas francesas Jour/Né y Atlein, entran por primera vez en el programa oficial. Uno de los momentos más emotivos de esta Semana será el último desfile, el jueves, de la directora creativa de Chloé, Clare Waight Keller. Después de seis años, la creadora británica dejará a fines de marzo la marca propiedad del grupo suizo Richemont, que todavía no ha desvelado el nombre de su sucesor.

Otro puesto vacante: la dirección artística de Givenchy, que dejó el italiano Riccardo Tisci a fines de enero. A falta de creador, la marca del grupo de lujo francés LVMH no desfilará durante la Semana de la Moda, como tampoco lo hará Carven, contentándose con una presentación estática, a la espera del debut del suizo Serge Ruffieux.

París prepara las pasarelas para su "Prêt-à-porter"

Esta gran cita de la moda parisina, que se celebra a varias semanas de las elecciones presidenciales en Francia, podría tener tintes políticos, como ya fue el caso de la Semana neoyorquina y de la londinense, en las que destacaron las referencias a la elección de Donald Trump o al Brexit.

La Semana de la Moda, en plena transformación

Estos eventos también estuvieron marcados por una evolución de los formatos tradicionales de los desfiles, especialmente en Nueva York. La diversidad es la reina: desfiles mixtos, otros que mezclan géneros o que ofrecen la posibilidad de comprar al momento ("see now, buy now") o incluso marcas que abandonan la pasarela y adoptan la realidad virtual.

"Cada uno trata de hallar la solución que más le conviene. Se trata de mantener un marco y de permitir esta diversidad", comentó el presidente ejecutivo de la Federación francesa de la Costura, Pascal Morand. Pero los desfiles no se acabarán. "Es exactamente como los conciertos, hoy en día tienen más importancia. La experiencia sensorial no puede ser reproducida mediante la realidad virtual", dijo Morand.

Como en Londres o Milán, algunas casas que desfilan en París se pasaron a los shows que alían las colecciones femenina y masculina. En cambio, París permanece mayoritariamente hostil a la ola de "see now, buy now", una opción adoptada por marcas anglosajonas como Burberry y Tommy Hilfiger, que acaba con el tradicional periodo de espera de seis meses para poder comprar las prendas presentadas en las pasarelas.

París prepara las pasarelas para su "Prêt-à-porter"

Pese a ello, es en París donde el gigante sueco H&M presentará este miércoles por primera vez bajo este formato una colección primavera-verano para el hombre y la mujer. La Semana de la Moda en París organiza unos 300 desfiles anuales, de los cuales la mitad corresponden a marcas extranjeras. El evento genera un volumen de negocios de 10.300 millones de euros, según las últimas cifras de la Federación francesa de la Costura. (AFP)

Photos: Catwalkpictures

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO