Nuevas tendencias y nuevos consumidores: así es el nuevo universo de la moda postcoronavirus

Madrid – No hay duda de que este año 2020 quedará para siempre marcado por esta pandemia por coronavirus. Un virus que ha traído consigo, además de unas funestas consecuencias sanitarias y económicas, importantes cambios que están afectando a nuestra vida cotidiana, a la manera de relacionarnos y, sí, también a la manera de consumir moda. En este caso impulsando prácticas que el propio sector ya venía adelantando desde hacía algunos años, como la moda de segunda mano o el uso de materiales sostenibles, como consecuencia directa o un reflejo en sí mismos del auge de un nuevo perfil de consumidor, mucho más concienciado por el medio ambiente y por las consecuencias, especialmente sociosanitarias, que su manera de actuar puede terminar suponiendo tanto para él como para sus allegados y para su entorno.

Analizando precisamente todos estos cambios dentro de la industria de la moda es como nos encontramos con “La cara inteligente de la moda”; el primer informe semestral de la plataforma de compraventa de moda y de artículos de lujo Vestiaire Collective. Un dossier elaborado a partir de datos recogidos entre su propia comunidad internacional y de estudios de mercado, con los que desde la plataforma nos presentan las nuevas tendencias y las nuevas prácticas de compra que están manifestando sus usuarios a lo largo de esta nueva era del coronavirus. Destacándose de entre todo ellos, como ya adelantábamos, aspectos como el continuo auge de la sostenibilidad y la llegada de un nuevo estereotipo de consumidor, capaz de reflexionar y de cuestionarse sus propios valores y su conducta con el fin de buscar unas mejores maneras de consumir moda.

“Dicen que los valores del ser humano se pueden poner a prueba solo en tiempos de crisis”, nos explica Fanny Moizant, cofundadora de Vestiaire Collective, a través de unas declaraciones difundidas por la propia plataforma. “Los últimos meses”, añade Moizant, “han supuesto un gran reto para todos —incluida la comunidad de Vestiaire Collective—, pero este informe nos aporta un fascinante punto de vista sobre cómo la crisis del coronavirus ha acelerado las tendencias que llevaban mucho retraso en la industria de la moda, sobre lo que valoramos en realidad y por qué”. “El informe”, continúa la directiva, “demuestra que los consumidores —especialmente los millennials y los de la generación Z— están deseando elaborar su propio sentido del estilo y sus costumbres de consumo de otra manera; desean romper con determinadas tradiciones como el fast fashion y asentar modos de pensamiento nuevos sobre la compra y la venta de ropa como los que ofrece Vestiaire Collective”, y es por ello que “espero poder ayudar a impulsar este cambio en los hábitos de compra de los consumidores y contribuir a conseguir que la industria de la moda tenga una cara nueva e inteligente”.

La irrupción de las “compras sociales”

Entre los aspectos más destacados que refleja el informe está el nuevo, y más ambicioso, uso que los consumidores están haciendo de las redes sociales. Unas plataformas que empezaban a generalizarse precisamente con la llegada de la anterior crisis económica, y que han encontrado en la actual un terreno abonado para su expansión hasta campos como las de las relaciones con amigos y con familiares. Campos en los que su uso no estaba tan implantado como comienza a estarlo ahora, lo que está favoreciendo la llegada de un nuevo modelo de conducta que permitirá que los consumidores están mucho más predispuestos a continuar relacionándose a través del medio digital, así como a todos esos cambios que traerá consigo la futura implantación del 5G. Unas nuevas formas de relacionarse que en el ámbito comercial todo hace indicar que se traducirá en el aumento de las comunidades de influencia generadoras de “compras sociales”.

Nuevas tendencias y nuevos consumidores: así es el nuevo universo de la moda postcoronavirus

“Desde que comenzó el año”, apuntan desde Vestiaire Collective, “venimos observando un aumento positivo de la manera de relacionarse de nuestra comunidad”, donde “el seguimiento y la búsqueda de otros miembros ha aumentado muchísimo”. “Los seguidores han comenzado a seguirse entre ellos a diario en más de un 400 por ciento, la búsqueda de nuevos miembros para seguir ha aumentado en más del 570 por ciento y la subida de las ventas entre miembros que se siguen se calcula en más del 82 por ciento, con grandes picos que multiplican hasta por diez estas cifras obtenidas a medida que la crisis del coronavirus iba haciéndose más grande”.

Más sostenibilidad

Junto a los nuevos modos de relacionarse de manera digital, la sostenibilidad es sin duda alguna el otro gran campo de juegos al que se abre la moda de esta nueva era del coronavirus. Como bien demuestra el despertado interés que los consumidores mantienen sobre aquellas marcas que han hecho bandera de la sostenibilidad, como Stella McCartney, LOQ, Marine Serre, Ganni o Veja, convertidas en tendencias entre los usuarios de Vestiaire Collective.

“No se trata solo de una tendencia, sino de un cambio radical de la mentalidad”, apuntan desde la plataforma de compra venta, pues “la idea de la sostenibilidad se ha quedado clavada en la mente y en la forma de actuar de los consumidores, tanto de la generación Z cómo los millennials”. Un aspecto que en el caso de la plataforma, defensora en su naturaleza de un modelo de moda circular, se traducía en su participación en el Mes de la Sostenibilidad con la iniciativa “Actúa&Gana”, en la que se “combinaba formación y recompensas” con le fin de animar a “los miembros a participar en nuestra misión, impulsado por famosos como Lily Cole y Arizona Muse”. Una estrategia que la llevaba a registrar un aumento de los depósitos de hasta un 88 por ciento a finales de mayo y un aumento de un 50 por ciento, desde el mismo mes, de su servicio de envío más sostenible.

Nuevas tendencias y nuevos consumidores: así es el nuevo universo de la moda postcoronavirus

“La sostenibilidad en la moda y el lujo ganó mucha importancia en los últimos años. El año pasado, descubrimos en la investigación global de consumidores de moda y lujo, que más de un tercio de los consumidores cambiaron a una marca menos preferida porque es más sostenible”, apunta por su parte Felix Krueger, director asociado de Moda&Lujo de la consultora BCG.

Nuevas tendencias: el auge de la ropa cómoda

Mientras tanto en el terreno de las nuevas tendencias, en su informe desde la plataforma digital destacan como se ha observado un cambio radical durante esta crisis sobre todo cuanto preveía traer consigo este 2020. Decantando el interés de los armarios de los consumidores de moda hacia tendencias de notable estética sport y hacia prendas mucho más relajadas, cómodas y fáciles de llevar.

“Como era de esperar, aumentó mucho la venta de ropa cómoda y deportiva de marcas como Adidas (+71 por ciento) y Nike (+64 por ciento)”. Un aumento al que contribuyeron personajes conocidos e influencers como Karlie Kloss o Adriana Lima, “que mostraron a sus seguidores sus rutinas de entrenamientos en casa”. Del mismo modo, también se ha observado un mayor interés “por los pañuelos, tanto los de seda de Hermès (+68 por ciento) como los Logomania de Louis Vuitton (+23 por ciento)”, empleados sobre todo durante las primeras semanas como “alternativas elegantes a las mascarillas”. Y por último nuevamente la sostenibilidad, entendida así pues igualmente como una tendencia dentro de nuestros armarios, que se tradujo en aumento destacado durante el “Mes de la Sostenibilidad” de marcas como LOQ (+50 por ciento), Ganni (+47 por ciento), Stella McCartney (+42 por ciento), Marine Serre (+36 por ciento), GMBH (+27 por ciento), Veja (+24 por ciento) o Ulla Johnson (+22 por ciento).

La importancia de los valores: del feminismo a la lucha contra el coronavirus

El defender valores apreciados por las comunidades, tanto locales como globales, como pueden ser la inclusión, el feminismo o, una vez más, la propia sostenibilidad, de igual manera se está convirtiendo en uno de los aspectos más valorados entre los consumidores. Quienes también han entrado a analizar el papel desempeñado por las marcas y compañías durante esta presente pandemia por coronavirus.

“Las marcas que defienden los valores de nuestra comunidad —especialmente la sostenibilidad y el feminismo— han demostrado su valor y son muy populares, pero también se han distinguido gracias a actos culturales de relevancia y a las tendencias de la pasarela”, apuntan desde Vestiaire Collective. Así, los ventas de los artículos de Versace consiguieron aumentar un 18 por ciento impulsadas todavía por “el efecto J.Lo”, así como por el atractivo del “el archivo de la marca”, “compuesto por piezas llamativas e instagrameables de los años 90”. Mientras tanto en el caso de Dior, sus ventas aumentaron un +22 por ciento gracias al “continuo atractivo del bolso Saddle, el renovado interés por el bolso Lady Dior, usado por celebridades como Bella Hadid y Rihanna”, y por “el enfoque permanente de Maria Grazia Chiuri en el empoderamiento femenino”, que ha logrado asegura “una gran popularidad de la marca”. Destacándose por último el increíble aumento del +38 por ciento de las ventas de los artículos de Jean-Paul Gaultier, tras el último desfile del diseñador que ha conducido “el interés por las creaciones de este veterano de la moda” a “su punto más álgido desde hace años”.

Nuevas tendencias y nuevos consumidores: así es el nuevo universo de la moda postcoronavirus

En cuanto a la actuación de las marcas frente a la pandemia, “muchas compañías, incluidas LVMH, Ba&sh, Moncler y MyTheresa”, o la propia Vestiaire Collective, “se sumaron rápidamente a acciones destinadas a apoyar fundaciones y organizaciones benéficas, tanto locales como internacionales”. “Los consumidores notaron a aquellos que pudieron movilizarse y contribuir positivamente a aliviar la situación, según una encuesta de consumidores de BCG realizada durante la crisis”, cuyo resultado arrojaba que “el 37 por ciento de estos, consideraba más atractivas a aquellas marcas que estaban ayudando a las comunidades más necesitadas”.

Los hombres se suman a la circularidad

Lejos de mantenerse alejados de las últimas prácticas y tendencias en moda, la actitud de los hombres dista mucho de las antiguas prácticas con las que venían participando del sector. Mostrándose así a día de hoy con una actitud mucho más activa, y no dudando de participar de esta nueva corriente en circularidad que impulsan plataformas como la propia Vestiaire Collective, donde la moda masculina continúa en ascenso.

“La sección de prendas masculinas continúa en alza, ya que cada vez más hombres optan por la reventa de sus prendas como una manera inteligente de gestionar sus armarios”, apuntan desde la plataforma en este primer informe semestral. “El número de compradores en la plataforma aumentó en +51 por ciento, mientras que el porcentaje de vendedores se situó en +90 por ciento”, desde el último trimestre. Reflejándose en cuanto a artículos un destacable aumento de las zapatillas, “uno de los productos que más interés despierta en 2020, con modelos como las Ace de Gucci que acaparan todos los titulares y han contribuido al aumento del +41por ciento de las ventas trimestrales”. Mientas que en cuanto a marcas, destaca el interés de los hombres por comprar los artículos de Tom Ford (+22 por ciento), Bottega Veneta (+15 por ciento) y de Polo Ralph Lauren (+14 por ciento).

Tendencias a futuro

Como conclusión del informe, y de lo experimentado en los años anteriores, desde Vestiaire Collective destaca de manera concreta 3 aspectos que, a su juicio, serán los que marcarán las tendencias predominantes entre los consumidores para lo que resta de este año de incertidumbres: la moda vintage clásica y atemporal, la sostenibilidad y la necesidad de la búsqueda de mayores recursos.

Sobre primer punto, explican cómo “la demanda de prendas clásicas de Jean-Paul Gaultier, Margiela y Balenciaga es cada vez mayor”, aunque “los clásicos de Prada parecen ser el plato fuerte este año con un aumento de las ventas del +40por ciento en este trimestre”; una tendencia que probablemente “haya impulsado el anuncio de Raf Simons que pasa a formar parte de la casa”.

En cuanto a la sostenibilidad, “la crisis del coronavirus ha dejado muy claro lo que podemos provocar al planeta y, por este motivo, ahora urge hablar sobre la sostenibilidad y el consumo responsable”. “Las marcas con una nutrida agenda sobre sostenibilidad como Vivienne Westwood y Stella McCartney con un crecimiento en las ventas del trimestre del +26 por ciento buscan sentar las bases para el resto del año”.

Respecto a esa búsqueda de nuevos recursos económicos, la plataforma recuerda cómo Vestiaire Collective nació precisamente “de los desafíos de la recesión de 2008, en parte debido a un mayor deseo de liberar fondos con la venta de prendas que la gente ya no usaba”. “Las consecuencias de esta pandemia están reavivando esta necesidad, puesto que es probable que las compras impulsivas se vayan sustituyendo por inversiones más inteligentes en el futuro”. Un hecho que “ya puede observarse en nuestra comunidad en APAC, que ha tratado de sacar provecho de sus compras de lujo al aumentar los depósitos de los relojes de lujo como los Omega y los Rolex, cuyos depósitos crecieron en un +373 por ciento durante el brote de la pandemia”.

Nuevas tendencias y nuevos consumidores: así es el nuevo universo de la moda postcoronavirus

Fundada en 2009 en París, Vestiaire Collective es una de las principales plataformas internacionales de compraventa de moda y artículos de lujo. Una estructura de negocio con la que busca en último término propiciar el desarrollo de un nuevo modelo centrado en la economía circular como alternativa sostenible a la moda desechable, que ha llevado a más de 100 países de todo el mundo. Con sedes en París, Londres, Nueva York, Milán, Berlín y Hong Kong, la plataforma cuenta a día de hoy con más de 9 millones de miembros.

Photo Credits: Cortesía de Vestiaire Collective.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO