• Inicio
  • Noticias
  • Moda
  • Moda después de la corona: tendencias de color y estilo de vida para SS22

Moda después de la corona: tendencias de color y estilo de vida para SS22

Por Katrien Huysentruyt

25 jun. 2021

Moda

CKS

Amberes: cada seis meses, la observadora de tendencias Hilde Francq de Trend Studio Francq Colors comparte los colores y tendencias más importantes durante el Seminario Color Trend. El factor corona ha hecho que esta edición sea más emocionante y FashionUnited estuvo presente (de manera virtual) tomando nota de todo lo que podemos vendrá para el Verano 2022.

No hay absolutamente ninguna duda de que la pandemia tendrá un impacto en las tendencias sociales y de estilo de vida. Francq detecta cuatro factores sociológicos que impulsan las tendencias de estilo de vida, no solo en la moda, sino también, por ejemplo, en el diseño. Ponemos el foco en cuatro de ellos: el Residente, el Esencialista, el Manitas y el Lunático, con diferentes paletas de colores y combinaciones, desde los tonos neutros hasta los más vanguardistas. Cada tendencia también vendrá acompañada con una preferencia específica de materiales y patrones.

El residente

La primera tendencia se basa en el auge de todo lo local. Los diseñadores se vieron obligados a trabajar con materiales de su propio entorno durante el cierre, pero los consumidores también han empezado a apoyar más la economía local. Esta tendencia empezó a tomar protagonismo en 2020, y definitivamente se generalizará en 2022. Los consumidores quieren productos típicamente locales, auténticos y únicos, elaborados con materiales y procesos locales. Las posibilidades de combinación que propone Francq para cada carta de color comienzan con una opción sutil y segura y se extienden hasta aplicaciones más vanguardistas. Por ejemplo, los colores arena del Resident se pueden combinar sutilmente con el marrón, una combinación al alza para el Verano 22. Todo puede parecer hecho a mano o de segunda mano en lo que respecta a los materiales y la producción, incluidas las imperfecciones. Los patrones se combinan con cuadros, rayas en tonos cálidos de inspiración sombrilla de playa o estampados de flores y plantas. Las materias primas se alían con la naturaleza con diseños pintados sobre nuevos materiales como la paja.

El esencialista

La nostalgia asociada a los noventa ha venido para quedarse, aunque tomará una forma diferente: añoraremos los aspectos minimalistas de los noventa para el Verano 22. Esta predicción está en consonancia con una tendencia más general: después de toda crisis hay una vuelta a lo esencial. En toda su simplicidad, esta tendencia está en el polo opuesto del Residente. Aunque se inspira en la tendencia de los años 90, en esta ocasión las formas son más suaves, los colores más sutiles y sofisticados, y los materiales más ecológicos. La tendencia se manifiesta en una paleta algo más apagada en lo que al color se refiere. El Essentialist promueve la comodidad con las siluetas básicas de gran tamaño, vistas en temporadas anteriores, y el uso de bloques de color. También hace sus pinitos con contrastes de formas y materiales semitransparentes.

El Tinkerer

Es la tendencia más lúdica y colorida y aboga por una vuelta a la creatividad infantil, mostrando la la necesidad de un pensamiento menos racional a favor de la emoción. Dado que la producción real de artículo es más importante que el resultado, el Tinkerer no trata de realizar objetos perfectos, sino que opta por algo infantil y espontáneo, permitiendo que tenga un aspecto bastante desordenado. La inteligencia artificial se utiliza para aportar aleatoriedad y espontaneidad al proceso de diseño. No existen combinaciones de colores incorrectas dentro de la paleta de esta tendencia creativa. En cuanto a los accesorios, utilizan materias primas como la resina transparente, la arcilla o el Jesmonite. Además, el cultivo de los propios materiales definitivamente también se convertirá en algo común para el verano de 22.

El loco

Francq ve al Lunático como “alguien que admira la luna”. La vuelta a la naturaleza permite redescubrir cómo la luna influye en los ritmos terrestres. La agricultura biodinámica, que cosecha y siembra siguiendo el ritmo de las diferentes fases lunares, ya es una moda y seguramente también se convertirá en una tendencia. La investigación ha demostrado que incluso el mercado de valores, uno de los negocios más impredecibles, está influenciado por esto: la luna nueva genera mucha más especulación. Las paletas de colores inspiradas en la luna se complementan con texturas granuladas y polvorientas. Además de todo tipo de metales, también veremos muchos bioplásticos con una transparencia sucia, como si estuvieran cubiertos con una capa de polvo lunar.

Evolución del color

El observador de tendencias insiste en que una marca siempre debe mantener el equilibrio 80-20 al comprar o diseñar. Esta es la proporción dentro de una colección de 20 por ciento de colores de tendencia, versus 80 por ciento de colores comerciales. Si una marca es más vanguardista, el porcentaje de tonalidades más difíciles de vender se puede reducir al 40 por ciento. De hecho, rescataremos muchos de los colores del Otoño 21 para la Primavera 22, aunque con algún matiz ligeramente modificado.

Este texto ha sido previamente publicado en FashionUnited.uk y traducido y editado por Paula V.Pinuaga.